Verone: si no puedes comprarte las joyas más 'top', alquílalas

La startup quiere hacer accesible las piezas de marcas como Tous o Argyor a cualquier bolsillo

Enric Alicarte, CMO y cofundador, y Luis Feliu de la Peña, CEO y cofundador de Verone | Cedida
Enric Alicarte, CMO y cofundador, y Luis Feliu de la Peña, CEO y cofundador de Verone | Cedida

Imagina que pudieras lucir las joyas más espectaculares de marcas como Tous o Argyor, o de diseñadores como Monica Vinader o Helena Rohner. Ya sea para ir a una boda, a una cena de etiqueta o, si quieres, en tu día a día. Pues deja de imaginarlo. Verone hace accesible estas piezas a todos los bolsillos. Y cómo? Con una plataforma de alquiler de joyas.

Más info: Tous inverteix en una startup de lloguer de joies

"Nos proponemos hacer accesible el lujo a todo el mundo", afirma el CEO y cofundador de esta startup, Luis Feliu de Peña. "Es muy difícil poder tener un joyero ilimitado por el elevado coste que tiene", añade. Motivo por el cual decidió impulsar una empresa porque cualquier persona pueda disfrutar de traer unas joyas "de verdad" adecuadas a cada ocasión.

La idea de Verone nace de la cuarta edición del Nuclio Weekend, el programa de incubación de startups de Carlos Blanco, en el cual Feliu de Peña participó. De hecho, el empresario encajaba muy bien dentro del proyecto que Blanco tenía a la cabeza, puesto que Feliu de Peña tiene una larga trayectoria en el sector de las joyas y fue fundador, junto con Laura Ponte, de la compañía Luby y Lemerald. Esta empresa no acabó de cuajar, pero Feliu de Peña se define como un "emprendedor nato" y por eso se lanzó de cabeza con el proyecto de Verone. Un modelo basado en el alquiler de joyas que ya funciona en los Estados Unidos pero que es pionero en Europa.

La experiencia de llevar joyería

Pero la idea del alquiler de joyas de Verone va mucho más allá. "Se trata de hacer un smart shopping, es decir, pruebo el producto y si me enamora, me lo quedo", explica el emprendedor, quien asegura que de este modo fomenta la economía colaborativa y sostenible. Así, Verone pone al alcance de todo el mundo un joyero en el cual, mediante una cuota de suscripción, se pueden alquilar las piezas que el cliente quiera. Y si al final quiere quedarse con la joya, la puede adquirir. Como el rentig ya bastante habitual en el mercado del automóvil, pero con joyas y con opción de compra. Y es que "muchas veces compramos cosas que acaban en un cajón, puesto que sólo las hemos utilizado una vez", señala Feliu de Peña.

Más info: Nuclio Weekend: un fin de semana para parir una startup

Para poder alquilar las joyas de Verone, la persona interesada se tiene que subscribir a uno de los tres planes disponibles. El primero (Renting Casual) es lo más básico y son 29 euros al mes por el arrendamiento de tres joyas mensuales de un valor máximo de 750 euros. El segundo es lo Renting Chic y costa 49 euros al mes por también tres joyas mensuales pero de un valor de hasta 1.500 euros. Y finalmente la suscripción más prèmium consiste en el alquiler de una sola joya valorada en más de 1.500 euros por 79 euros al mes.

De este modo, el usuario recibe gratuitamente las joyas en casa y las puede disfrutar durante 30 días. Ahora bien, si durante aquel tiempo quiere hacer un cambio de pieza, también lo puede hacer sin ningún coste adicional. Y es tan sencillo hacer el pedido de joyas como su devolución.

Feliu de la Peña: "Verone es un 'smart shopping', es decir, pruebo el producto y si me enamora, lo compro"

Feliu de Peña asegura que su público objetivo es "cualquier persona que quiere tener la experiencia de disfrutar y traer joyería, entendiendo como experiencia el hecho que puedas ir cambiante y combinando las piezas en función de tus looks". Es por eso que tienen un perfil de usuario muy diferente, puesto que la variedad de joyas disponibles en la plataforma también es grande.

La startup trabaja con contratos directos y en exclusiva con las firmas de moda, quienes les ceden piezas originales. De hecho, incluso estas marcas en su ecommerce disponen de un apartado que los redirige a Verone por si el cliente quiere alquilar la joya en lugar de comprarla. Y de cada suscripción hecha a Verone, se reparte la cuota entre los proveedores y la misma startup.

La empresa emergente, que cuenta entre sus proveedores marques como Argyor, Luby Lab, Misahara, Yara Figueiredo o Cervera Jewels, cerró a principios de enero un acuerdo con Tous, quién entró en el capital de Verone. Además, actualmente está cerrando también un acuerdo de colaboración con La Más Mona, una empresa de alquiler de vestidos y accesorios de fiesta.

Verone, que opera en el mercado español desde diciembre del 2018, cuenta con seis trabajadores en plantilla y prevé internacionalizarse próximamente.

Más Información
Nuclio Weekend: tienes sólo 48 horas
Hoy Destacamos
Comentarios