MiCuento, un gancho por pequeños lectores

La startup ofrece cuentos personalizados para habituar los niños a leer

Javier Falco y Muriel Bourgeois, cofundadores de MiCuento
Javier Falco y Muriel Bourgeois, cofundadores de MiCuento
Muriel Bourgeois es cofundadora de MiCuento , una plataforma online en que los niños pueden ser "protagonistas de sus historias preferidas". El objetivo de MiCuento es hacer que los niños y niñas puedan disfrutar de la lectura de una manera muy personal. Así, a la vez, hacer que integren el hábito lector desde una edad temprana para combatir el abandono escolar.

Bourgeois, además de estar especializada en educación, es una apasionada de explicar cuentos. "Cuando participaba en festivales de narración oral muchos golpes para atraer la atención de los niños pedíamos a alguien del público el nombre y explicábamos el cuento con él o ella de protagonista y todos restaban fascinados hasta el final de la historia", relata la emprendedora. Como hacer que todos los niños puedan ser protagonistas de sus historias? Con este objetivo Bourgeois y su socio decidieron emprender.

En el web de MiCuento se ofrecen 13 historias en que el protagonista puede ser el niño: se puede escoger el color de cabellos, género, color de los ojos, de la piel e incluso la ciudad o pueblo donde vive. Las historias, dirigidas a niños de entre 0 y 9 años, se pueden escoger dependiente de los intereses de la criatura o su edad. Después de hacer el pedido, el niño o niña recibirá a la cabeza de una semana un libro con tapa dura dedicado y personalizado donde él o ella es el protagonista.

Este año pasado MiCuento ha incorporado a su dossier de productos, que ofrece en catalán y castellano, una versión personalitzable de la obra de Antoine de Saint-Exupéry, Principito. "Fue un proceso muy largo de trabajo con los herederos del autor para hacer una historia donde el niño o la niña sea protagonista pero respetara la obra original", dice Bourgeois. En este libro el protagonista vuela hasta el planeta de Principito y este le explica su historia "haciendo una introducción a la obra". El resto de publicaciones son de creación propia y también han incluido grandes clásicos como El Patito feo, la Caputxeta Roja o los Tres Porquets. Hace poco la empresa también ha incorporado Mi súper-abuela, donde la protagonista también puede ser la abuela del niño.

"Un libro personalizado tiene toda la parte educativa de un cuento y a la vez aporta una fascinación al niño por la conexión personal y real", dice la emprendedora, quien añade que, además, se tiene que añadir un componente afectivo. Según dice Bourgeois, "cuando un adulto regala un libro personalizado a un niño, este recuerdo prevalece por toda la vida".

Contra el abandono escolar
La startup se fundó en 2014 mientras Bourgeois trabajaba en un proyecto educativo en Argentina. Allá conoció en Javier Falco, cofundador de la empresa, que en aquel momento trabajaba en un fondo de inversiones, que estaba interesado a destinar fondos a empresas tecnológicas. La inquietud verso la digitalización y las ganas de contribuir a enganchar nuevos lectores para combatir el fracaso escolar fueron los ingredientes que los animaron a dar el paso.

"En el Estado español somos líderes en abandono escolar a la Unión Europea y esto es, en parte, porque los niños tienen problemas de comprensión lectora. MiCuento quiere contribuir a resolver este problema enganchando los más pequeños a la lectura", explica la emprendedora. A la vez también quiere ofrecer a los padres una alternativa a la tele o a YouTube para ofrecer a sus hijos.

MiCuento empezó a trabajar en Barcelona Activa el 2015 a la incubadora de Glorias y también fueron escogidos para recibir una inversión de 100.000 euros por el programa BStartup del Banco Sabadell. La empresa, que ya da trabajo a siete personas, realizaba unas ventas de 100 libros por mes el 2015 y un año más tarde multiplicó esta cifra por cinco. El crecimiento ha sido notorio y, de hecho, este primer trimestre del 2017 ya han superado el nivel de ventas de todo el año pasado.

La startup de momento trabaja al mercado español y mexicano. Ahora, pero, toca expandirse en otras áreas y tienen como objetivo hacer el salto en los Estados Unidos y Europa. Por eso habrá que ofrecer los libros en inglés. Pero además de trabajar en nuevos mercados, MiCuento también explora llevar su modelo a otros formatos: "La conexión personal con la lectura se puede llevar más allá del papel y se puede evolucionar hacia libros-app en que el niño podría interactuar con su historia".
Hoy Destacamos
Comentarios