El primero que hay que saber es cuánto se consume y en qué periodos se produce este consumo | Acistock
El primero que hay que saber es cuánto se consume y en qué periodos se produce este consumo | Acistock

Cómo puedo ahorrar en la factura de la luz (siendo una pyme)?

Desenchufar los aparatos durante el fin de semana y apostar por la tecnología LED permitiría reducir un 25% el gasto energético de las empresas catalanas

Una de cada dos empresas podría mejorar su factura de la luz, ahorrar casi un 25% en su factura, si implantara medidas de eficiencia energética, según el segundo Informe de Comportamiento Energético de las Empresas Españolas 2017 de Endesa. Pero como lo tienen que hacer? Cuáles son los pasos a seguir? El primer objetivo es poder optimizar la potencia contratada. Aquí, el primero que hay que saber es cuánto se consume y en qué periodos se produce este consumo. El fundamental es poder adecuar las necesidades de cada empresa a la mejor potencia y tarifa.

Para hacerlo, es aconsejable hacer un estudio de los consumos mediante un Diagnóstico Energético que nos ayude a saber la máxima y la mínima potencia demandada por el cliente en cada periodo tarifario, y en función de este resultado y de su capacidad de modificación de los procesos, si se considera adecuado, proceder a su optimización contractual y en la instalación. Para tener en cuenta todas estas variables lo mejor es que un gestor personalizado lo analice y desarrolle, así, un plan específico por la empresa en concreto.

La Energía reactiva

En segundo lugar, hablamos de energía reactiva, que es aquella generada por aparatos eléctricos que necesitan crear y mantener campos magnéticos para su funcionamiento, como motores o fluorescentes. Esta energía se tiene que transportar e influye en la estabilidad de la red eléctrica, por eso los clientes que producen y lo abocan en la red eléctrica tienen que pagar porque esta energía sea compensada. Una buena opción para evitar pagar este concepto a la factura de la luz es compensar esta energía a las instalaciones de cada cliente mediante una batería de condensadores, que proporciona la energía reactiva necesaria a la instalación, con lo cual se reduce o se elimina la penalización por consumo de energía.

Para saber si es necesario y rentable instalar estos equipos, el primero que se tiene que hacer es comprobar si en la factura de la luz se está pagando este concepto, definido como "Energía reactiva" y, si es así, el mejor es ponerse en contacto con un experto que pueda valorar las capacidades de los equipos a instalar y evaluar de este modo su instalación.

Consumos fantasma

Por otro lado, un 41% de las empresas tienen consumos fantasma, que parece ser los de más fácil solución a corto plazo. Este tercer paso para reducir el gasto energético supone incorporar hábitos sencillos como dejar desenchufados determinados aparatos, o apagar otros a través de un botón para sacar el standby al acabar la jornada laboral.

La realidad es que cuando hablamos de consumos fantasma no sólo nos referimos a los standby de los equipos –a pesar de que efectivamente con el incremento de la tecnología a los hogares y a las empresas es importante desconectarlos como medida de ahorro– , sino que también nos referimos a aquellos usos no productivos de la energía. Por ejemplo, es habitual encontrarnos las luces encendidas de una empresa en horario no laboral, con equipos de climatización que entran en funcionamiento el fin de semana, o motores que se ponen en funcionamiento en momentos imprescindibles... Todos estos elementos de consumo son los llamados consumos fantasma, que consumen energía y no producen trabajo, es decir, producen un consumo no útil. Por eso se tiene que saber qué, cuando y donde se producen para poder evitarlos con la medida que mejor se adecúe en cada caso.

Tecnología LED

Por último, sería buena idea pasarnos en la tecnología LED. Es bueno en casi todos los casos, puesto que respecto de la iluminación tradicional se produce un ahorro del consumo relevante. Es por eso que, cuando es necesario sustituir luminarias, el primero que hay que plantearse es que las nuevas ya sean tipos LED. Por otro lado, también es aconsejable hacer una evaluación de qué zonas de dentro de las empresas sería más rentable cambiar a este tipo de tecnología, en el sentido que no todas las zonas de las empresas generan un ROI (regreso de la inversión) relevante, y por lo tanto, no son rentables a la hora de realizar una sustitución total, sino que la recomendación sería primero cambiar las luminarias de aquellos aposentos donde el regreso sea más beneficioso.

El Acuario, ejemplo de ahorro

Es el que desde Endesa hicimos el 2016 con el Acuario de Barcelona con el objetivo de favorecer el bienestar de los animales, puesto que la tecnología LED favorece sus capacidades visuales y disminuye su posible estrés.

La nova il·luminació LED d'Endesa a l'Aquàrium | Endesa
La nueva iluminación LED de Endesa al Acuario | Endesa

Además de beneficiar la fauna marina, la tecnología de las nuevas luces permite disminuir considerablemente el consumo de energía, potencia y mantenimiento, contribuyendo a la hora al ahorro energético y reduciendo así la huella de CO2 en 334,554 toneladas al año. Se calcula que el ahorro anual que se conseguirá al Acuario de Barcelona con esta nueva iluminación es de cerca del 70%, unos 100.000 euros, el qué se traduce en una reducción de 221,675 kW de potencia y 836.385 kWh/año de energía.

Más Información
Está el comercio obligado a rotular en catalán?
Como pedir un aumento salarial
Qué se puede hacer si suplantan tu identidad en internet?
Hoy Destacamos
Comentarios