Badi, el Tinder de los compañeros de piso

La plataforma conecta habitaciones libres con personas que buscan casa a través de un sistema que evalúa la afinidad entre los usuarios

The team at their stand at the 4YFN
The team at their stand at the 4YFN
De páginas web para encontrar habitaciones y pisos libres hay muchas, como de plataformas que hacen la función del antiguo azulejo de anuncios donde encontrar personas interesadas al compartir. Sin embargo, no quiere decir que la operación salga siempre bien, a menudo es cuestión de suerte. Para evitar situaciones conflictivas y malas experiencias, Badi se presenta como la herramienta para encontrar el compañero de piso ideal.

"Badi es una app que conecta personas de una manera diferente. No ofrecemos únicamente habitaciones, conectamos personas. Ofrecemos mucha información del perfil del usuario", explica a VÍA Emprendida el responsable de brand marketing, Ignasi Giralt. Y es que cada vez que un interesado se registra a la plataforma, tiene que responder a preguntas básicas como el nombre o la profesión, pero también especificar sus gustos, hábitos y otros disparos que pueden ser determinantes porque la relación entre los compañeros del piso funcione. Cómo si de buscar pareja se tratara.

Las ventajas del machine learning
El algoritmo que usa Badi está basado en la tecnología machine learning. Esto quiere decir que la plataforma cruza los datos de todos los usuarios y une aquellos que tienen una mayor afinidad. Además, cuanto más actividad tenga una persona a la aplicación, más información generará para el algoritmo, de forma que será mucho más esmerada la recomendación que le haga de pisos o compañeros.

Otro de las ventajas de la herramienta, para el responsable de brand marketing, es que la persona que pone el anuncio escoge con quien quiere hablar. "Una persona que ha subido una habitación puede decir si quiere hablar o no con la persona, lo tiene que aceptar", concreta, "una cosa muy útil para evitar

Innovar en un sector tradicional
La competencia es dura y Giralt lo sabe. Aun así, asegura que el hecho de ser la única aplicación que va más allá de poner en común habitaciones e interesados es un valor añadido: "Al mercado hay un grupo reducido de startups que se han enfocado en este target. Nosotros, pero, nos hemos especializado en aquello que realmente más valoran las personas, que es buscar la persona ideal. A Badi siempre decimos que la habitación queda en segundo plano si puedes encontrar el compañero de piso perfecto".

Este vendría a ser el sector más innovador del mercado inmobiliario. Es una parte muy pequeña, pero está representada por los emprendedores que han intentado aportado aire fresco y desmarcarse de las empresas tradicionales. Algunas de estas son compañías especializadas en la busca de pisos, pero que Giralt señala que no tienen su core business el cliente que busca sólo habitaciones. Otros, en cambio, son negocios de clasificados que trabajo con varios verticales y sin priorizar este porque no es el que más movimiento genera.

3 millones de euros de financiación
Badi nació el junio del 2015 con sólo tres trabajadores, los mismos tres fundadores, y con el apoyo financiero tan clásico de los fools, friends and family. Un año y medio después, la pantilla ya cuenta con 20 empleados y los apoya el fondo de capital luxemburgués Mangrove Capital, conocido para ser uno de los inversores de Skype. "Conocieron el proyecto y los encantó, cruzan firmemente", remarca Giralt.

Por eso, por este 2017 tienen el objetivo de seguir creciente y abrir una segunda ronda de financiación para expandir el modelo de negocio al exterior. Por eso monetitzar el servicio lo dejan para una segunda fase –la app ahora es totalmente gratuita-; y un golpe hayan consolidado su presencia al mercado y el usuario los conozca, focalizarán esfuerzos al generar negocio a través de servicios complementarios al básico que ya tienen.
Hoy Destacamos
Comentarios