Boxmotions, el trastero a la nube

Esta startup catalana quiere revolucionar el sector permitiendo al usuario de trasteros no tenerse que desplazar y disponer de un catálogo digital con todas sus pertenencias

El equipo de Boxmotions quiere cambiar la manera de entender los trasteros
El equipo de Boxmotions quiere cambiar la manera de entender los trasteros
No sabemos muy bien como pero todos acabamos acumulando trastos en casa. Ya sean muebles, ropa u objetos, cuesta desprenderse de muchas cosas a pesar de que se nos coman el piso. Por eso apareció el negocio de los trasteros, un alquiler de espacios por desar las pertenencias que ya no caben en casa. Ahora una startup catalana da una vuelta más. Se trata de Boxmotions, que prácticamente se puede definir como un trastero virtual. La empresa va a casa del cliente, recoge los trastos, los etiqueta y hace un inventario digital con fotografías porque cada cual pueda saber a un clic de smartphone qué tiene al trastero. De este modo, cuando necesita un objeto concreto sólo lo tiene que pedir a la empresa, que le trae allá donde indique.

"Tenemos tres pilares fundamentales que nos diferencian de los trasteros convencionales", explica a VÍA Emprendida Pol Karaso, cofundador de una compañía de seis trabajadores que ha empezado a operar este 2016. "El primero es que venimos a buscar las cosas en casa, no hay que desplazarse. En 24 horas lo venimos a buscar todo", explica. El segundo pilar, y seguramente el más atractivo, es el catálogo online que generan con las pertenencias de los clientes. "Lo etiquetamos todo y hacemos fotografías, de este modo dispones de este contenido al móvil para consultar todo el que tienes guardado. Es como tener un armario virtual al móvil", indica Karaso.

Finalmente, el cofundador de la compañía hace referencia al precio de su servicio. "Somos un mínimo de un 20% más barato", asegura. La explicación? "Nuestra estructura de pricing es pagar sólo por el que deses". A diferencia de los trasteros convencionales, con espacios compartimentats, a Boxmotions ofrecen la opción de almacenar cajas (a 3,90 euros/mas cada una), o alquilar varias medidas de superficies. "Al final tenemos unidades de almacenamiento muy pequeñas que los trasteros convencionales no se pueden permitir", argumenta. Todo ello en un almacén en Sant Andreu de la Barca donde los clientes no tienen acceso. "No lo necesitan porque se lo traemos todo a casa", incide Karaso.

Una solución para familias y empresas
Su cofundador deja claro que el target de Boxmotions "son tanto particulares como empresas". Al fin y al cabo, muchas compañías necesitan espacios de este tipo, "como las que tienen representantes comerciales que tienen que tener muestras por los clientes y van a ferias", ejemplifica. "Empresas así tienen muy material y no tienen donde guardarlo. Necesitan espacios grandes y una duración y permanencia que valoramos mucho", añade.

A Boxmotions aseguran que su perfil ideal de cliente son familias de entre 28 y 45 años. Tanto parejas como familias con hijos, con pisos de entre 70 y 90 metros cuadrados y una renta sucia de un mínimo de 40.000 euros. "Por encima de 90 metros cuadrados los pisos acostumbran a tener su trastero; y por debajo de 70 la capacidad económica de la familia hace que no sean usuarios habituales de esta commodity", reflexiona Karaso.

Un servicio complementario
Además de ofrecer el servicio directo a los clientes, a Boxmotions ya piensan algo más allá para buscar canales de adquisición indirectas. "Nos queremos acercar a empresas que ya tienen una red de usuarios y hacer un acuerdo con ellas para ofrecer un servicio que los interese", dice Karaso.

Plataformas de compraventa de objetos (Wallapop?), o de alquiler temporal de pisos (Airbnb?), pueden ser objeto de estos acuerdos. "De este modo sus usuarios pueden desar las pertenencias particulares durante el tiempo que alquilan sus pisos", indica Karaso.

Reorientar la idea
Boxmotions ha empezado la actividad este 2016. Su origen, pero, va algo más atrás. "La idea viene de otro proyecto", reconoce Karaso haciendo referencia a Backmotions, una solución porque los pasajeros se olviden de su equipaje mientras no lo necesitan. "Operamos este servicio durante el 2015 y principios del 2016, pero debido a una serie de circunstancias de mercado y de adquisición de la demanda, el entorno competitivo se complicó y el mercado no era tan grande cómo habíamos pensado", recuerda.

Así pues, Boxmotions nació de mantener el modelo logístico y operacional, pero cambiando la propuesta de valor. "En lugar de mover maletas, pensamos a mover las cosas de la gente", dice Pol Karaso. "Esto nos da acceso a un mercado no sólo de viajeros, sino de todo tipos de gente que tiene necesidades mucho más amplias", añade. Darse cuenta del punto de conexión entre el que estaban haciendo y el que podían hacer los ha permitido aprovechar la logística y la plataforma web. Además, concluye Karaso, "el concepto de liberarte de tus cosas desde casa sin moverte era una propuesta de valor mucho más potente".
Hoy Destacamos
Comentarios