Germina, más allá de huertos urbanos para 'hipsters'

La startup barcelonesa nació hace un año y lucha porque todo el mundo quien quiera una cubierta verde la pueda tener

Germina, més enllà de huertos urbanos para 'hipsters' |iStock Germina, més enllà de huertos urbanos para 'hipsters' |iStock

Un jardín en la azotea, lucecitas, una cerveza y música chill out. Sushi, una reunión con amigos, barba muy bien arreglada y ulleres de pasta. La escena idílica de una noche de verano en las alturas de Gràcia, el barrio hipster de Barcelona por excelencia, también la hace posible Germina y, además, con gusto. No obstante, la startup de creación de cubiertas verdes quiere ir mucho más allá. En palabras de Joan Simó, uno de los fundadores de la empresa, Germina quiere "conseguir una Barcelona más verde tanto desde los espacios públicos, como desde los particulares".

Més info: Frizbit, el bumerán de los 'ecommerce'

Y es que su obsesión –también la de sus compañeros– es que todo aquel que quiera pueda tener un espacio verde a su terraza, a su balcó, en el patio, en la azotea o en la zona común de una comunidad de vecinos. Por eso insisten que, por muy pequeña que sea una superficie exterior, Germina tiene la capacidad de adaptar su producto. Pero, cuál es este producto? La startup barcelonesa se dedica a idear, diseñar, construir y mantener cubiertas verdes para cualquier tipo de espacio. En el concepto "cubierta verde", por cierto, cabe casi todo aquello que tenga que ver con la jardinería y la horticultura.

"Muchas veces hay particulares que nos piden un huertecito para cultivar algo". Simó ha constatado que mucha gente que vive en la ciudad echa en falta un pequeño cultivo de verduras o, incluso, de frutas. Y para ello no hacen falta grandes superficies. Es cierto que Germina trabaja a menudo con azoteas y patios, en los cuales instala cubiertas más o menos grandes, pero también ha diseñado un módulo pequeño que puede caber en prácticamente cualquier balcón. Además de los huertos, los encargos más comunes que recibe la empresa son jardines de plantas decorativas o aromáticas.

Joan Simó, biólogo: "Muchas veces hay particulares que nos piden un huertecillo para cultivar alguna fruta o verdura"

Los trabajos más grandes los suelen a hacer en residencias de personas mayores y reconocen que estos tipo de encargos sociales son los que más los motivan. "Queremos llegar, también, a las escuelas, que tienen un déficit de verde y podría ser muy interesante que los alumnos pudieran hacer la asignatura de ciencias naturales con un huerto de verdad delante". Actualmente, Germina ya ha comenzado proyectos con hospitales y albergues, y se declaran totalmente abiertos a trabajar con comunidades de vecinos o cualquier otro colectivo, además de particulares: "cualquier cubierta, grande o pequeña, hace Barcelona más verde".

Exemple d'un hort urbà a un terrat |iStock

Un ojo puesto en la investigación

Además de Joan Simó, que es biólogo y doctor en ingeniería agroalimentaria, el equipo lo forman tres profesionales más. Mireia Ercilla tiene un perfil muy parecido al de Joan. Es ingeniera agroalimentaria y está acabando un doctorado en agricultura urbana. Ellos son dos de las cuatro patas que tiene la mesa de Germina.

Para que la mesa no caiga, es necesario un arquitecto. Este papel lo representa Joan Cruanyes, con más de 40 años de carrera en el mundo de la arquitectura y el diseño. Y, para que la mesa sea rentable, hace falta la mano de un economista. En concreto la de Fernando Garcia, que también tiene 40 años de experiencia a sus espaldas, pero, en este caso, en la gestión de empresas del ámbito industrial y financiero.

El equipo de Germina tiene muy claro que "la investigación es un valor obligado que tiene que poseer cualquier empresa que se dedique a la agricultura urbana"

Los cuatro tienen muy claro que apostar por la investigación es un valor obligado que tiene que poseer cualquier empresa que se dedique a la agricultura urbana. Encontrar métodos de cultivo más precisos para este tipo de agricultura, sistemas de riego adaptados, mejorar los diseños de las cubiertas o buscar formas para hacer todavía más beneficioso el uso de los espacios verdes son algunos de los proyectos en los que trabajan. Germina también quiere demostrar, con la ayuda de un equipo de investigadores, que estar en contacto con los jardines es científicamente provechoso para la salud.

Jardineros y horticultors activos

Joan Simó es muy contundente, en este sentido: "no queremos plantar cuatro plantas, volver al cabo de diez años y que estén todas secas". Lo que quiere Germina, que es una startup incubada en el Barcelona Activa, es que los jardines y huertos que instala no sirvan sólo para decorar, sino que "la gente los viva, los cuide, los cultive y, en definitiva, los disfrute". Prueba de esto son las estructuras con diferentes alturas adaptadas para sillas de ruedas que construyen en las residencias para la gente mayor. A pesar de todo, Simó asegura que son una de las pocas empresas del mercado que también ofrece el mantenimiento de las cubiertas.

Germina construye plataformas con diferentes alturas y adaptadas a movilidades diversas, por ejemplo, para personas que van en silla de ruedas, con la intención de que todo el mundo pueda cuidar de los huertos

Así, Germina, que ganó un concurso de cubiertas verdes del Ayuntamiento de Barcelona y que, a parte, se financia con recursos propios, persigue el objetivo de democratizar las cubiertas verdes en la ciudad. Esta es la historia de los trabajadores de una empresa que se dieron cuenta de que se entendían muy bien y pensaron que podían emprender y contribuir en hacer de Barcelona un lugar más verde. Ahora, un año después de la creación de Germina, trabajan, y mucho, para conseguir que los huertos y jardines urbanos no sean cosa, únicamente, de hipsters.

Més informació
Mouters, el Kayak del 'motosharing' eléctrico
Sounds Market: el Wallapop de los músicos
Dothegap, intercambios internacionales de tú a tú
Hoy Destacamos
Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leido