Happy Customer Box: pulsadors y decisiones de negocio

La startup fundada por dos ingenieros informáticos usa el 'business intelligence' para medir el nivel de satisfacción de los clientes de un negocio

Albert Grau y Carles Duque, CEOs de Happy Customer Box | Cedida
Albert Grau y Carles Duque, CEOs de Happy Customer Box | Cedida

La inspiración puede surgir por todas partes, incluso al control de pasajeros del aeropuerto de Heathrow. Como mínimo esta es la experiencia de los fundadores de Happy Customer Box, Albert Grau y Carles Duque, la startup que proporciona soluciones para medir la satisfacción de los clientes del retail. "Justo después del control había un pulsador que pedía a los viajeros como se habían sentido atendidos", explica Grado, "nos gustó la idea de recoger información de manera tan sencilla y poco intrusiva, así que decidimos a traerla en Barcelona como un método para tomar mejores decisiones de negocio".

Más info: Edit, el Photoshop para 'dummies'

Con todo, si bien han conservado el concepto original de dirigirse a los clientes por medio de un dispositivo sencillo, Happy Customer Box ofrece mucho más gracias a su sofware de business intelligence. El software desarrollado por esta startup es capaz de procesar las valoraciones de los clientes (recogidas a través de botoneres situados a la misma tienda) y cruzarlas con datos microeconómicos, macroeconómicas y sobre las condiciones físicas de la tienda, como la temperatura o el tiempo que hace. De este modo se generan informes detallados que guían los responsables de los establecimientos a la hora de gestionar un negocio.

thumbnail WhatsApp Image 2019 02 12 at 13.04.38

Los pulsadors de Happy Customer Box cruzan datos con sensores para recoger toda la información posible sobre un negocio | Cedida

"Por ejemplo, si se instala nuestro sistema en una oficina de turismo, se puede recoger la época del año, el número de personas que entran a hacer una consulta, el motivo para hacerla, la nacionalidad de los visitantes... Así nuestra herramienta generará un resumen de todo, de forma que los empleados se podrán preparar mejor para atender los clientes", afirman.

2019: expansión a la vista

Happy Customer Box nació el 2017 gracias a una inversión de 6.000 euros de los fundadores y sus familias, la cual se ha ampliado posteriormente hasta los 50.000 euros gracias a varias rondas de inversión. A banda, para poner en marcha su actividad, han contado con el apoyo de los mentores de Barcelona Activa, que los han asesorado y acompañado en el proceso de definir el plan de negocio. El 2018, su primer año completo de vida, han facturado 50.000 euros, una cifra que prevén duplicar el 2019. "Esperamos entrar en break even de cara el segundo semestre de 2020", dicen Grado y Duque, "ahora mismo, para nosotros es prioritario centrarnos en la I+D de cara a ofrecer el mejor producto posible".

Además, este año harán el salto a escala nacional, después de pasar por el 4 Years From Now del Mobile World Congress, y el 2020 empezarán a expandirse por Europa. Por ahora, entre su cartera de clientes podemos encontrar la cadena de tiendas de bricolaje Akí, mercados municipales, ayuntamientos, centros culturales, teatros... La startup, que tiene sus oficinas en Terrassa, da trabajo a cuatro personas de manera fijo, tres ingenieros informáticos y un economista. "Las empresas han pasado de focalizarse en el producto a hacerlo en el cliente, nosotros los proporcionamos las herramientas para tomar las decisiones más adecuadas", afirman Grado y Duque.

Más Información
RateNow, la opinión aquí y ahora
YouCheck, la agenda de contactos online de los periodistas
Colores contra la ansiedad
Hoy Destacamos
Comentarios