Profesor de día, dj por la noche

Roland Umlauft es CFO de Hemav, da clases de finanzas en la Universitat Pompeu Fabra y pincha música a Sala Apolo

Roland Umlauft es director financiero de Hemav | Àngel Bravo
Roland Umlauft es director financiero de Hemav | Àngel Bravo

Roland Umlauft (Viena, 1977) llegó a Barcelona desde Nueva York con la incertidumbre de aquel que acaba la carrera y tiene que reinventarse en una ciudad nueva. De formación economista e ingeniero de electrónicas y telecomunicaciones, decidió hacer un máster y un doctorado en finanzas. Quién le habría dicho que poco más de una década después de tomar aquella decisión no sería investigador sino director financiero de Hemav, consultor de Protopixel o Qids , profesor asistente de la UPF y dj de Nasty Bass a Sala Apolo que este 2018 celebrará 75 años de música. "Quién diría que el día tiene sólo 24 horas", bromea.

Con el retrovisor ademán, Umlauft recuerda como empezó en todo esto: "Cuando sales de un doctorado de finanzas te puedes quedar a la academia o puedes ir a empresas como Goldman Sachs". Entre las dos aguas, escogió una tercera vía: el mundo de las startups. "Me despertó interés su liquidez y detecté temas interesantes de fundraising al mercado", recuerda. Llegó a tener su propia empresa de servicios vinculados a la tecnología del escenario y el audio pero sin "demasiado éxito" se reinventó. Un golpe más.

Empezó colaborando con la aceleradora valenciana Business Booster desde donde levantó sus primeras rondas de financiación para startups. Actualmente, Hemav especializada en drones para uso civil es "su proyecto principal". dedica un 80% de su tiempo. Se encarga de las relaciones de inversión, la financiación del proyecto (ayudas públicas, bancarias y privadas), del presupuesto y de la estrategia. "Todo aquello que sea forward looking y la necesidad financiera de la compañía pero nada de controlling o contabilidad", explica.

El networking con los alumnos

Paralelamente a la dirección financiera, Umlauft es profesor asistente de Pompeu Fabra donde imparte todo tipo de asignaturas relacionadas a las finanzas: matemáticas financieras, economía financiera e internacional o mercados derivados, entre otros. "Me emociona enseñar. Me gusta mantener una relación cercana con los alumnos que normalmente están en su último año, a punto de entrar al mercado laboral. Algunos trabajan también en sectores relacionados al mío", asegura. No es el único profesor que mantiene contacto con sus estudiantes pero sí que es de los pocos que incluso es capaz de conseguirlos trabajo en el mundo de las startups.

Roland Umlauft 4

Roland Umlauft imparte asignaturas de finanzas a la UPF | Àngel Bravo

A pesar de que actualmente no da ninguna clase relacionada con la emprendeduría, no descarta planteárselo en un futuro. De hecho, explica que ya hay algunas iniciativas de máster bastante avances tanto a la UPF como la Barcelona Graduate School. "Al grado se hacen pocas cosas", reconoce y añade que sobre los pasos a seguir a la hora de crear una startup, "Barcelona Activa te enseña bastante bien como hacerlo".

Los (ex)alumnos de Pompeu recuerdan que Umlauft fue "de los pocos profesores, para no decir el único" que los dejó hacer un examen con una hoja de fórmulas que cada cual se hacía a su gusto. Él defiende que "el importante no es memorizar sino entender el significado y saberlo aplicar". Una pequeña gran revolución.

El accidente de la música

Fuera de las aulas, Umlauft también es recordado por sus sesiones como dj de Nasty Bass. Por el filósofo Friedrich Nietzsche, "la vida sin música sería un error". Para dj Rho, "la música fue un accidente". Coincidiendo con el doctorado, vio que no le gustaba el panorama musical de Barcelona y decidió pasar a la acción en un vacío de mercado que había entre el Minimal Techno y el Reggaeton o el Pop. Reciente vuelto del escenario de Nueva York, echaba de menos "el toque alternativo sin ser pretencioso" y se lanzó de hacia organizar una fiesta con un amigo a un pequeño local del Arrabal. Del primer pensamiento ("Qué tonteria") a un "éxito espectacular".

"La música fue un accidente"

Umlauft aprovechó la oleada musical de Electrohouse que vendía de Francia "mucho y muy fresca" e impulsó la fiesta Globo al barco de la Fura dels Baus más internacional. "Fue un gran éxito", insiste con una sonrisa nostálgica. De hecho, Globo fue premiada como mejor fiesta de la temporada a la página principal de Diesel.

Pero, el barco de los Baus decidió surcar los mares y la famosa Sala Apolo pasó a acoger Globo un jueves al mes. Duró tres años más, su amigo marchó del país y Umlauft mejoró su "hobby avanzado" aprendiendo a pinchar música con vinilos y cd, sin el controlador y el pc que es "un juego de niños".

Apolo a los 50 años?

La fiesta más emblemática se acabó y el consultor y dj ha mantenido desde entonces su residencia a Apolo. Concretamente, con Nasty Bass en una sala electrónica de Nasty Mondays. "No es una salida profesional pero lo quiero mantener porque me da un contrapunto, es creativo y siempre me ha gustado", asegura.

Roland Umlauft 5

Roland Umlauft es dj residente de Nasty Bass a Sala Apolo | Àngel Bravo

Y como de la música del pasado no se puede vivir por siempre jamás, Umlauft se plantea en sus 40 años que hará de aquí debe de más. Quiere seguir punzante, quiere seguir dando clases y se atrevería con una asignatura de estrategia de startups. Ahora bien, duda entre incorporarse al completo a una empresa fuerte como Hemav o potenciarse como consultor con una cartera de clientes más amplia.

Qué busca un inversor?

De cara a a las startups, Umlauft detalla que los 50.000 euros primeros euros son "fáciles de conseguir" pero que el medio millón posterior para validar el producto al mercado depende del éxito y ya es "bastante más difícil". "En tecnología hay muchas dificultades para crear una estrategia suficientemente escalable y válida en un mercado. Normalmente son mucho feature heavy, se los cuesta hacer el pricing y tienen un producto poco útil por el cliente final", explica.

A pesar de los obstáculos, se dedica a hacer felices las startups y encontrar un modelo compatible con aquello que busca un inversor externo ya sea en economía, análisis del mercado o posicionamiento. En pocas palabras, "enseño a las startups a hablar con el mensaje correcto a las personas correctas".

Pero, que busca exactamente un inversor? Según lo también consultor financiero, "es bastante fácil" y se tiene en cuenta: la medida del mercado, el valor del producto, la manera de vender (digital, captación de clientes, efectos virales o feedback ) o la facilidad a la hora de cobrar. "A los inversores no se los acostumbra a gustar los servicios o aquello que sólo se vende una vez porque es poco escalable", añade. Así pues, su fórmula de éxito pasa para "encontrar un producto con un coste de captación inferior a aquello que se gana del cliente y que haya recurrencia".

Un business plan de ciencia-ficción

A la vez, Umlauft destaca que "hoy en día ya no escribimos business plan cómo antes" puesto que ahora se está empezando a implementar una nueva metodología que se llama lean. Según el director financiero, "si escribes un business plan detallado de 40 páginas, estás haciendo un libro de ciencia-ficción porque no sabes cómo será tu startup y te lo estás inventando. Pierdes 3 o 4 meses y no vale ni el papel sobre el cual está escrito".

De hecho, la metodología Lean creada por el norteamericano Eric Rías consiste al formarse, crear un marco y una producción ajustada al modelo de negocio, probar algunos workshops online y validar las hipótesis sobre las necesidades del cliente. "La idea es que no acabes creando un monstruo que nadie quiere y no gastes recursos en aquello que no es válido y no cubre una necesidad", detalla Umlauft. Es decir, Lean mujer aquello que quiere el inversor: las primeras métricas de validación de una startup.

"Si escribes un business plan detallado de 40 páginas, estás haciendo un libro de ciencia-ficción porque no sabes cómo será tu startup y te lo estás inventando"

Con la experiencia del camino recorrido y a la espera de tomar una nueva decisión que revolucione aulas, discotecas y startups, la receta de Umlauft no pasa para hacerse un business plan de vida sino para ir canción a canción. Definitivamente, "la vida sin música sería un error".

Más Información
Los 'drones' también se manifiestan
Les millors universitats del món en negocis i economia
La Sala Apolo celebra 75 anys de música
Hoy Destacamos
Comentarios