Sepiia, la camisa que no se mancha

Un emprendedor valenciano lanza un tejido con el objetivo de desterrar la lavadora

El fundador de Sepiia, Fede Sainz | Cedida
El fundador de Sepiia, Fede Sainz | Cedida

Federico Sainz es el fundador de Sepiia , una startup valenciana que hace camisas que no se manchan. Literalmente. En un futuro no habrá que llevar cinco camisetas a la maleta, con un par ya tendremos bastante. El objetivo de Sepiia -con dos is- es "hacer ropa que necesite menos cura: planchar, lavar, detergentes, etc. y que aporte confort al día a día", explica Sainz.

El primer producto que han lanzado al mercado es una camisa para hombre que repele las manchas de aguas y aceites y no necesita plancharse. "Se saca de la lavadora, se cuelga en una percha y está lista para llevar", afirma. Este tejido es muy transpirable y no deja manchas de sudor, no acumula malos olores, porque el hilo es antibacterià por su tratamiento. Sepiia lleva los tejidos técnicos que vemos en partes de prendas de ropa de deporte a las camisas oxford de la oficina. Un sueño por los enemigos de la lavadora, la plancha y, porque no, por los amantes del medio ambiente.

Todo hecho en España con 9 proveedores que se encargan de todo el proceso de producción de la camisa "todo de manera sostenible". El hilo es de Anglès, en Girona, el tejido y la estampación se hace en Alicante y la confección entre Albacete, Toledo, Ciutat Real.

Sepiia

Las camisas de Sepiia son antitaques, antiarrugues y transpirables | Cedida

Después del éxito de este primer producto, la marca trabaja en el desarrollo otros como polos y la colección de mujer. "Despacio haremos más prendas de ropa con el mismo objetivo: gastar menos dinero, tiempo y esfuerzos al tener cura de la ropa", en pocas palabras, Sepiia quiere desterrar la lavadora. "El 70% del impacto ambiental de una prenda de ropa proviene de su uso y cura, demasiado golpes nos preocupamos de cómo ha sido producida, pero posteriormente también hay un impacto muy grande", dice el emprendedor, "teniendo en cuenta consumo de agua, jabón y energía". Si tenemos teléfono inteligente, por qué no tener camisas inteligentes? "Espero en un futuro tener una segunda piel inteligente interactiva que pueda resolver muchos problemas, pero este es el primer paso", dice Sainz.

Técnicamente el hilo está tratado y manipulado desde el principio. Sepiia encarga el tejido con ciertas propiedades: "Hemos introducido al hilo partículas de plata que matan las bacterias del mal olor, es un hilo muy especial, con canales que hacen correr la humedad rápidamente, y con apariencia mate, sin parecer deportivo o técnico", dice. Con otros tratamientos hacen que no se arrugue y repela las manchas.

La camisa del futuro

Parece ciencia-ficción, pero esta idea ya hace tiempo que rondaba por la cabeza de este ingeniero en diseño industrial por la Politécnica de Valencia y diseñador de moda por la IED de Madrid. "Me gusta la ropa como objeto que llevamos 24 horas al día y también todo el que rodea la moda: marcas, marketing, diseño, etc. Pero me carecía conocimiento sobre los materiales", recuerda. El emprendedor descubrió entonces Itex, un laboratorio alicantino con más de 40 años de experiencia en tecnología textil, y cursó su máster. Acabó trabajando para ellos aplicando nuevos materiales en proyectos de moda.Después de recoger durante cuatro años la experiencia conoció Lanzadera, la aceleradora de Juan Roig en Valencia, y entró en un programa de incubación a principio del 2016. "Con ellos desarrollé la idea y los prototipos hasta el día de hoy", explica.

Ahora Sepiia ofrece un producto con dos formas, una más ajustada -fit- y otra más ancha -regular-, para dar respuesta a la demanda de clientes más grandes. Cuatro colores y cinco estampados completan la colección: "Pretendemos que las camisas duren mucho tiempo, no sólo por la tecnología, sino visualmente, huimos de tendencias o estampados muy visuales". Cada camisa se vende por 84 euros a través de su web.

"No vendemos en tiendas porque el precio se dispararía y queremos que sea accesible, pero estamos haciendo colaboraciones con tiendas y diseñadores", relata. Ya han realizado tres producciones, la primera fue de 70 piezas, pero ya han vendido más de 1.800 en total. La cuarta remesa ya es considerablemente más grande. "Tenemos 2.000 reservas e incluso lista de espera", exclama.

Más productos, más mercado

El futuro de Sepiia pasa para ampliar el armario: camisetas, calcetines o chaquetas. Pero también entrar al sector de los uniformes laborales, donde las manchas son un grande habitual: camareros, coctelers, cocineros, etc. Y todo esto con la vista puesta a integrar dispositivos electrónicos "que puedan hacer cambiar el color de la prenda de ropa, mida los impulsos cardíacos, conectividad a la ropa de vestir".

Llegar a las tiendas? "También, pero será una tienda propia muy guai en qué cuando llegues te midan el cuerpo y puedas configurar tu propia prenda de ropa", concluye.

Más Información
Lanzadera incrementa a 25 el nombre de projectes
Javier Jiménez (Lanzadera): "València és el lloc per emprendre"
Hoy Destacamos
Comentarios