El fútbol y otras cosas de mujeres

No sé si estáis siguiendo la copa mundial de fútbol femenina, pero esta edición ha empezado fuerte. Las mujeres quieren ser visibles, respetadas y tratadas del mismo modo que sus homónimos masculinos y no tienen miedo a manifestarlo.

"La noruega Ada Hegerberg, la mejor jugadora de fútbol del mundo, ha decidido no participar en la copa mundial en protesta de la diferencia de sueldos, condiciones y cultura de equipo existentes entre hombres y mujeres en su país"

La noruega Ada Hegerberg, considerada la mejor jugadora de fútbol del mundo, ha decidido no participar en esta edición en protesta a la diferencia de sueldos, condiciones y cultura de equipo existentes entre hombres y mujeres en su país. La selección alemana ha publicado un vídeo​ con el eslogan We don't have bailes, but we know how to use them donde hablan de los estereotipos en clave de humor, pero transmitiendo un mensaje muy claro y penetrante.

Incluso empresas como Nike, con campañas tan potentes como Dream Further que precisamente ha lanzado con motivo del mundial femenino, se enfrenta a un juicio por malas políticas de conciliación donde la atleta olímpica Alysia Montaño ha hecho público que cuando le dijo a Nike que estaba embarazada le respondieron que rescindirían el contrato y le dejarían de pagar hasta que pudiera volver a competir.

Más info: Más mujeres líderes, más referentes en femenino

Y es que esto de tener que esforzarnos para poder ser respetadas en este sector ya viene de lejos. El año 1967 Kathtine Switzer fue la primera mujer en correr un maratón con dorsal. Tuvo que hacerlo a escondidas, firmando con sus iniciales y corriendo con capucha, puesto que era un acontecimiento dedicado exclusivamente a hombres. Tuvo la suerte y la desgracia de ser descubierta por el organizador de la carrera, Jock Semple, que pasaba con un bus de prensa. Cuando se dio cuenta de su presencia, bajó del bus, la empujó y le dijo que se fuera. Ella, pero continuó corriendo y acabó con mejor marca que la mayoría de hombres.

Y para mí esto quiere decir dos cosas: la primera que vivimos en un mundo masculinizado donde todavía hay demasiados patrones enquistados, no sé si conocéis la gender data gap pero si no, tenéis que correr a leer Invisible Women: Data bias in a world designed for men de la Caroline Criado Pérez donde descubriréis, entre otras cosas, que no ha sido hasta hace poco que los maniquines utilizados para simular accidentes de tráfico se han hecho de la altura y el peso de la mujer y que, eso sí, sólo se han testeado en el asiento del copiloto.

"Necesitamos más representación femenina que garantice políticas de igualdad y no sólo en el deporte"

La otra es que necesitamos más representación femenina que garantice políticas de igualdad y no sólo en el deporte. Hace aproximadamente un mes el estado de Alabama aprobaba la ley antiaborto más restrictiva de todos los Estados Unidos más incluso que la "ley del latido" que defiende que, si se detecta el latido del corazón, la mujer no puede abortar. Esta nueva legislación incluye también casos de incesto y violación como supuestos ante los cuales la madre no puede interrumpir el embarazo. Una nueva ley votada por 35 miembros del senado, sólo 4 de los cuales son mujeres, a pesar de que las mujeres suponen un 51% de la población del estado.

Hasta el 7 de julio tenemos la oportunidad de apoyar a un acontecimiento deportivo 100% femenino en un entorno que ha sido durante muchos años sólo representado por hombres, que harás para visibilitzarlo?

Más Información
La mujer del siglo XXI
Son las emociones las nuevas herramientas de trabajo?
Hoy Destacamos
Comentarios