Google+ y el precio de los pequeños cambios

Escribía la semana pasada sobre la débil, pobre, sucia, triste y desafortunada identidad digital nuestra, a raíz del agujero de seguridad de Facebook que había expuesto los datos personales de 50 millones de usuarios. Fue cuando Google decidió añadirse en la fiesta.

El Wall Street Journal publicaba lunes la información que Google había dejado expuestas los datos personales de hasta 300.000 usuarios de Google+, su red social. El agujero estuvo abierto de 2015 hasta marzo del 2018, momento en qué Google arregló el error. El agujero permitía a cualquier aplicación autorizada a acceder a los datos personales de un usuario de Google+, a acceder también a las de sus contactos. Todo y el agujero, Google afirma que no tiene constancia que ningún desarrollador de aplicaciones se haya aprovechado.

A la gravedad de los hechos se añade que Google haya tardado más de medio año a hacerlo público. Los documentos del departamento legal de Google dirigidos a los directivos de la empresa advertían que si se hiciera público, el incidente despertaría el interés de los reguladores y que las comparaciones de Google+ con el Facebook del escándalo de Cambridge Analytica serían inevitables.

Finalmente Google (con la ayuda del Wall Street Journal) ha reconocido el agujero de seguridad, y en un apunte a su blog, han explicado las causas, las medidas que tomaron en marzo y cómo harán porque no vuelva a pasar más: cierran Google+. Los usuarios tienen 10 meses para transferir sus datos a otras plataformas antes Google+ no cese la actividad definitivamente. La versión oficial dice que "There are significando challenges in creating and maintaining a successful Google+ product that meets consumers' expectations.", que traducido vendría a ser: "Mantener una red social y toda la seguridad y privacidad que comporta para cuatro gatos no nos sale por anticipado". Según fuentes de Google, la duración mediana del 90% de las sesiones a la red social es inferior a los cinco segundos. Muerto el perro muerta la rabia.

Que Google+ era una red social zombi era un secreto a tuits; que las grandes empresas tecnológicas se pueden permitir grandes fracasos empresariales, también; y que todo se puede arreglar con calara, no es ningún secreto. Google tiene cierta experiencia. Todos recordamos como el 2011 las Google Glass tenían que cambiar la historia de la computación y como al final quedaron en prototipo de aquello que no queríamos (alguien pensó que era una buena idea poner un ordenador del 1.500$ a la cara de la gente). El que quizás no recordáis tanto (yo lo he tenido que mirar) es la copia que el 2008 Google hizo del Second Life, una red social inmersiva llamada Google Lively que duró medio año. El 2009 el Google Wave prometía acabar con el correo electrónico fusionando mensajería y redes sociales en un experimento que no entendió nadie y el 2014 Google cerraba Orkut, una red social creada al 2004 que sólo tuvo éxito en el Brasil y en la India.

"Que Google+ era una red social zombi era un secreto a tuits; que las grandes empresas tecnológicas se pueden permitir grandes fracasos empresariales, también"

Pero quizás el fracaso más doloroso de Google (y paradójicamente su gran triunfo) es el de Google Videos, un Youtube antes de Youtube que duró del 2005 al 2012. La historia es suficiente conocida: Youtube, de la nada y a pesar de llegar un año más tarde, se hizo con el mercado del vídeo en linea. Y todo porque hacía una cosa diferente al resto de webs de vídeo: permitir a cualquier usuario que incrustara en el web propio cualquier vídeo alojado a Youtube. Esta idea contraria al sentido común resultó ganadora, tanto que le costó a Google 1.650 millones de dólares (lo tobo barato, Facebook pagó 10.000 por Whatsapp). La historia de Youtube sólo es un caso práctico de aquello del Capitán Lechuga que "Los pequeños cambios sòn poderosos". Estos 10 cercanos meses tocará estar atentos al mercado de fitxages. Voy a ver si encuentro pequeños cambios en alguna red social. Si tenéis propuestas me las hacéis llegar por Twitter o por Mastodon a @ganyet.

Más Información
La débil, pobre, sucia, triste, desafortunada identidad digital nuestra
Los corredores mediterráneos venden de Arbeca
El WEF y el pasado del futuro del trabajo
Hoy Destacamos
Comentarios