Guerra familiar al Corte Inglés?

El Corte Inglés, empresa fundada el 1940 por Ramon Areces, es una de las mayores y principales empresas familiares españolas. A pesar de que no cotiza en bolsa es considerada por el Banco de España como una compañía de interés general. Tradicionalmente ha sido una compañía de perfil bajo en cuanto a sus interioridades, pero últimamente ocupa espacio a la prensa. Un resumen de este podría ser el siguiente.

El fundador dejó todo el poder a su sobrino Isidoro Álvarez el 1989, que trajo al Corte Inglés el 2007 a su récord de ventas (18.000 millones) y beneficios (4%). El 2014 murió Álvarez y fue nombrado presidente ejecutivo su sobrino Dimas Gimeno, que tuvo que hacer frente al deterioro de las ventas y rentabilidad (1% el 2016), como consecuencia de la crisis. Para lo cual aplicó un plan de ahorros y reducción de costes, vendió la financiera a Banco Santander, y tomar un crédito de 1.000 millones de euros de un fondo catarí, convertible en acciones el 2018.

Desde entonces tres consejeros han dejado el Consejo de Administración, una de ellas un familiar (Carlota Areces) para revelar información confidencial; y se han incorporado 5 (dos familiares). La entrada en el consejo de un representante catarí provocó tensiones. Los principales accionistas actuales son: Fundación Areces 37%, hermanas Álvarez 15,3%, familia García Miranda 8,5%, familia Areces Galán 8,5%, Dimas Gimeno 6,8%. Y sobre un 12% el fondo catarí el 2018.

"Sólo El Corte Inglés puede hacer frente a Amazon"

Aparentemente El Corte Inglésestà profesionalizando su gestión. Crea en julio una comisión delegada, ha nombrado a dos consejeros delegados "de la casa" que asumen todo el poder ejecutivo que hasta ahora tenía el presidente del Consejo, parece que quiere nombrar una comisión de Nombramientos y Retribuciones, e incorporar además consejeros independientes que acompañen Manuel Pizarro (expresidente de Endesa, y protagonista del frente a frente de febrero de 2008 en que Pedro Solbes le negó la existencia de la crisis ya iniciada). Hay quién afirma que la retirada de los poderes ejecutivos a Dimas Gimeno es en realidad consecuencia de la demanda hereditaria de 150 millones de euros de su madre y tío contra las hermanas Álvarez (hijas de'Isidoro).

Todos estos cambios acontecen cuando, un golpe superada la crisis coyuntural, El Corte Inglés tiene que hacer frente a una estructural. El Corte Inglés parece que en el pasado no ha prestado suficiente atención a la competencia que le ha ido surgiendo (Decathlon, MediaMark, Mercadona, Zara). El modelo de negocio está cambiante: el alquiler de espacios no tiene muy futuro a largo plazo; los consumidores tradicionales envejecen y le cuesta captar los nuevos. El Corte Inglés vendió en 2016 en linea 532 millones de euros, frente a los aproximadamente 4.000 de Amazon en España. Sólo El Corte Inglés puede hacer frente a Amazon. Tiene un inmenso patrimonio inmobiliario, que le puede servir para financiar los radicales cambios que tendría que hacer para enfrentarse con éxito al reto: tiene que dar la vuelta a su logística, política de precios, y tecnología. Su cultura de satisfacción del cliente es un gran punto fuerte. Tiene el handicap de fiscalidad: El Corte Inglés tiene que tributar en España y Amazon lo hace en Irlanda.

Su salida a bolsa podría ser uno de los elementos para dar la paz familiar necesaria para hacer frente al reto de redefinición estratégica al cual de forma periódica tiene que hacer frente toda empresa familiar.

Hoy Destacamos
Comentarios