La BIO eslovena

Desde el año 1963 que se celebra la BIO Eslovena, que se la bienal de diseño más antigua del mundo. Durante todo este tiempo la bienal ha exhibido el mejor diseño nacional —primer yugoslavo y desde 1990 esloveno—, con atención especial al diseño industrial contemporáneo, que en el caso esloveno tiene un nivel excepcional. El director de la BIO, Matevž Čelik, decía en una entrevista que "la BIO era una plataforma que de una manera tangible demostraba que la prosperidad socialista podía competir y superar la capitalista.'

Y lo hicieron tan bien que en muchos cassos superaron los diseños del mundo capitalista, que los adoptó. Algunos los conocemos, otros los hemos visto en colecciones a los mejores museos del mundo y todos han influenciado diseños industriales actuales. El inicio del diseño industrial contemporáneo esloveno lo podemos situar a los años 50. Marko Turk fue el primero al tener proyección internacional por su diseño innovador de los micrófonos AOL. Otro ejemplo de excelencia es el de la famosa silla plegable Rex del arquitecto Niko Kralj, una silla icónica que marcó una época y que todavía se fabrica y se comercializa. Los dos hoy se exhiben al MoMa.

Con la llegada de las telecomunicaciones y del desarrollo de nuevos materiales la excelencia en el diseño se aplicó a campos como la arquitectura, la electrónica y la automoción. De los años 60 son los diseños del quiosco modular K67 de Sasa Meachtig, los teléfonos Iskra ETA de Davorin Savnik (también al MoMa), la icónica moto sport Tomos D6S de Janez Imperl y Čedomir Vučyć y el moderno televisor portátil Minirama de 1973 del diseñador industrial Boris Rozman.

Todo esto cambió un 23 de diciembre de 1990 cuando los eslovenos en un referéndum no pactado votaron que querían ser una república independiente y que, de momento, no querían ser socialistas. Los tanques que el ejército yugoslavo los envió no ayudaron demasiado al éxito de la BIO eslovena de aquel año. Los años de puesto-socialismo fueron complicados para una bienal que basaba su razón de ser en la exhibición de la prosperidad socialista. La BIO eslovena se retomó cuando dejó de mirar ninguno dentro de —sólo promocionando el diseño exclusivamente esloveno— y se abrió en el mundo tocando temas como la sostenibilidad, la racionalización, el consumo y las relaciones entre política y diseño. Este reenfocament de la bienal y el hecho de tener un Estado propio han vuelto a poner la BIO eslovena al circuito mundial de muestras de arte.

"La BIO eslovena se retomó cuando dejó de mirar ninguno dentro y se abrió en el mundo"

Es interesante ver como los cambios políticos cambian las necesidades del diseño. Con la caída del socialismo y la privatización de las empresas, el diseño industrial pasó de ser dirigido por el partido y servir como propaganda contra el capitalismo, a ser dirigido por el mercado y servir como reclamo del capitalismo.

Hoy, una de las empresas líderes del diseño industrial en Eslovenia es el grupo Elan que fabrica material de deporte y es conocida por sus snowboards y yates. La compañía empezó siendo un taller esloveno partisà que a la Segunda Guerra Mundial fabricaba esquíes para la resistencia yugoslava. El 1949, la compañía empezó con la producción de pequeños barcos, como canoas y kayaks, que posteriormente se expandieron a la producción de barcos de vela y yates. Los esquis y los barcos de vela de Elan se producen en Eslovenia, los snowboards de Elan en Austria, y sus yates en Croacia. El grupo comercializa sus productos en 46 países del mundo y el 2017 facturó 82,5 millones de euros, un 15% más que el año anterior.

Si queréis saber más sobre la BIO eslovena podéis visitar bio.si.

Más Información
'Fake news' por la vena
El artículo líquido
Buzzflix
Hoy Destacamos
Comentarios