La librería en Cataluña, hoy

El oficio de librero té́ a casa nuestra una larga tradició. Ha documentada en la ciudad de Barcelona una Cofradía de Libreros en 1553, de la cual hoy nos sentimos herederos directos. De entonces ençà han cambiado mucho las cosas (inicialmente la figura del librero era compartida con el editor e impresor), però la continuïtat ha sido evidente. Seguimos, pues, dando servicio a la sociedad, poniendo en valor, cada vez més, nuestro papel prescriptor y de comerç cultural de proximidad. El Día del Libro, Sant Jordi, se ha mantenido fuerte y vive desde el 1931, plenamente consolidado, e incluso con los años més duros de la crisis, siempre ha sido uno èxit. Y això en un país que té́ uno ýndex lector modesto: 66,3% cuando la media europea és del 68%.

La realidad actual comença a ser moderadamente esperançadora y nos vamos recuperando, pues, de una bajada de las ventas en el entorno del 30% durante el període 2010-2014. Sortosament, a partir del año 2015 la sangría se ha parado y ahora empezamos a remontar a pesar de tener unas cifras muy modestas, en el entorno del 4% anual.

Desde hace pocos meses disponemos de una herramienta de anàlisi importando que nos tiene que servir para encarar el futuro con conocimiento de causa: el Mapa de Librerías de Cataluña 2016. Un proyecto empès por nuestro Gremio y que ha tenido una buena acogida por parte del Instituto Català de las Empresas Culturales (ICEC) de la Generalitat de Cataluña, que lo ha traído a buen término. Sonidón datos, pues, actualizadas que nos permiten conèixer que hay 806 librerías, unas 260 de las cuales forman parte del Gremio. De estas, el 61,4% sonidón independientes, el 7,3% cadenas, el 8,1% espacios específics dentro de grandes superfícies comerciales, el 1,1% comerç a la red, és a decir, no presencial y un 22,1% serien puntos de venta donde su facturació és inferior al 50%. En cuanto a la distribució territorial, hay que decir que hay una media de 10,74 librerías por cada 100.000 habitantes, una cifra por encima de la media europea, que és de 5,5.

Nuestro Gremio, además de las funciones pròpies de representatividad y defiende del sector, ha sido especialmente atento al contexto actual y, además de potenciar algunas herramientas de gestió cómo Libridata –donde se recogen informàticament los movimientos de ventas y stocks de 170 puntos de venta-, ha sido el promotor de algunas iniciativas estratègiques que a continuación comentaré.

Por un lado tenemos la Escuela de Librería, creada en 2012. El Gremio y la Facultad de Biblioteconomía y Documentació de la Universitat de Barcelona colaboran en la elaboració de una sèrie de propuestas formativas y de capacitació adreçades a libreros en activo y a todas aquellas personas que quieren dedicarse profesionalmente al món de la librería. Se trata de un posgrado, el unónic existente hoy al Estado.

El curso 2015-16 se cerró con una ràtio de inserció laboral que supera el 40% de los inscritos, y el curso 2016-17 han vuelto a ser un èxit de convocatòría, con més alumnos presentados que plazas disponibles. La novedad més destacada de este año és el alargamiento de las horas de pràctiques en librerías. Dentro de este marco està començante a funcionar un fòrum de debate, "Hieronymus", que nos tiene que servir para analizar la situació presente y establecer estratègies y escenarios de futuro al món del libro.

Otra iniciativa és "Libelista". Se trata de una empresa de servicios a las librerías, que va néixer con el nombre de "Liberdrac" el 2012 con la intenció de ofrecer la posibilidad de venta de libros electrònics y digitales. Més adelante (2015), con otro nombre, abrió la participació accionarial a inversores privados del mismo sector y añadió al libro digital lo tradicional en papel, així como otros productos. Todo ello con la voluntad de crear una marca que, sin marginar la personalidad y la idiosincràsia de cada librería, pueda dar, en el marco del comerç electrònic, un servicio de calidad logística (con entrega a domicilio o recogida a un establecimiento de la red) a sus clientes, compartiendo recursos, haciendo promoció comercial de calidad; todo para ser una alternativa potente a los grandes operadores existentes dentro de este àmbit. Hoy hay 125 librerías asociadas, presentes en 22 pruebéncies españolas y va creciendo despacio.

La última propuesta que vale la pena mencionar és la creació de un sello distintivo que certifica y muestra al públic qué sonidón los establecimientos con excel·lència profesional: "Librería de Referència". Emprendido por el Departamento de Cultura y el Gremio de Libreros de Cataluña busca reconèixer el excel·lència de las librerías catalanas y a la vez las involucra en un procés de mejora cuentédesnuda. Se plantea con unos criterios de avaluació rigurosos y por això és la Associació Española de normalització y Certificació (AENOR) quién se encarga de las auditorías correspondientes. El distintivo Librería de referència se articula mitjançante la norma UNE 175001-1:2013, relativa a la calidad de servicio para el pequeño comerç, a la cual se anexa un referencial específic para el món del libro.
Hoy Destacamos
Comentarios