Los ganadores y perdedores del acuerdo Mercosur-UE

El sector agrícola valenciano teme que la eliminación de los aranceles intensifique las presiones sobre productos como la naranja, la uva, el arroz o la miel

El tratado con Mercosur preocupa el campo valencià
El tratado con Mercosur preocupa el campo valencià

"Cómo en cualquier tratado comercial, hay ganadores y perdedores". Lo dice el secretario general de UGT al País Valencià, Ismael Sáez, en referencia al histórico acuerdo entre los países de Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) y la Unión Europea. Ya se ha firmado y ahora se tiene que ratificar por todos los estados miembros europeos, lo cual se votará en Bruselas previsiblemente en octubre; pero se da por hecho. De acuerdo con las palabras del representante sindical nos preguntamos: quién son los ganadores y quién son los perdedores?

Según cifras de la Comisión Europea, las exportaciones entre bloques son bastante semblantes (alrededor de los 50.000 millones de dólares) y el acuerdo busca abaratar los aranceles entre los productos que se comercian a ambos lados del Atlántico. Por lo tanto, podríamos pensar que hablamos de un acuerdo que es un win-win para todos. El problema llega cuando cogemos la lupa y miramos por sectores. No se trata de facilitar la venta de productos que no tienen en Sudamérica y comprar otros que se necesitan en tierras europeas.

Gana la automoción europea y la agricultura de Mercosur

Las primeras valoraciones que se han hecho se resumen en dos claros ganadores: por la parte europea, el sector de la automoción (se eliminan los aranceles del 35% a los automóviles y del 18% a las piezas de automoción); y por la parte sudamericana, la agricultura (se pone fin a los impuestos del 81,7% de las importaciones agrarias y cuotas o preferencias para el resto). Algunos aranceles se retirarán directamente y, en otros casos, se aplicará una reducción gradual durante un periodo de entre 4 y 10 años.

En el País Valencià, CCOO ha asegurado estar "a favor de la globalización de la economía" pero "también de los derechos". La UGT lo ve como una "oportunidad para el comercio", en la misma línea que la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana (CEV). El presidente de la CEV, Salvador Navarro, ha manifestado que el acuerdo "aportará ventajas para las empresas" por la reducción o eliminación de aranceles, la simplificación de los procedimientos de las aduanas o la apertura de las contrataciones públicas.

Navarro cree que el tratado "hará más competitivos los bienes y servicios de la UE en comparación con terceros países como los EE.UU. o el Japón". Así lo expresaron en una reunión con el presidente valenciano, Ximo Puig, que esta semana se acercará a Bruselas para tratar de influir a favor de los intereses valencianos.

Volverán las naranjas al suelo?

Si ahora conocemos los ganadores, casi de forma automática podemos intuir los perdedores, sobre todo en el País Valencià, donde hemos visto fuertes críticas por parte del malherido sector de la agricultura. Desde la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) señalan que algunos de los productos que no pagarán aranceles "tienen un marcado protagonismo" en el País Valencià y citan los frutos secos, la uva de mesa, las cerezas y las ciruelas. Además, la reducción de los impuestos que se culminará en 10 años afectará las hortalizas, el arroz, los aceites vegetales y las mermeladas.

"Se ha acordado que entran en los mercados comunitarios 60.000 toneladas de arroz de Mercosur sin arancel y otras 180.000 toneladas de carne avícola y 45.000 de miel en las mismas y ventajosas condiciones. El vino, el azúcar y el vacuno también se ven abocados a situaciones similares", han explicado en un comunicado.

Más info: Más allá de Suráfrica: los problemas estructurales de la naranja valenciana

Preocupa especialmente la situación de los cítricos, que cómo ya explicamos, ya se ve perjudicada por el tratado con Suráfrica y por otros problemas estructurales. Auguran un "impacto tremendamente negativo" con la entrada de zumos del Brasil, donde esta industria es muy importante. Tienen miedo que esto se traduzca en "más dificultades para los productores europeos a la huerta de destinar sus cítricos de menor condición y calibre a las plantas transformadoras a unos precios mínimamente razonables".

La Unión de Agricultores coincide en las críticas y advierte del previsible incremento de las importaciones de limones de Argentina, de la entrada de más producción de arroz -sobre todo desde Uruguay- o la incidencia en el sector apícola y de la carne de vacuno por productos procedentes de Argentina.

"El sector agrícola valenciano ha sido sacrificado, como siempre, y utilizado como moneda de cambio"

Son conscientes que en un mercado global, donde el País Valencià es muy exportador, no se pueden cerrar las fronteras. Pero exigen las mismas normas del juego, unas condiciones laborales similares y la misma normativa en materia de productos fitosanitarios.

"Los países de Mercosur cuentan con grandes explotaciones, con costes de producción sensiblemente inferiores a los nuestros y con otro modelo productivo. Con estas condiciones tan desiguales es imposible competir", denuncia el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, y añade que el sector agrícola valenciano "ha sido sacrificado, como siempre, y utilizado como moneda de cambio".

"Mercosur puede alimentar a medio mundo sólo con cítricos. Creemos que es un despropósito. Quieren sustituir la naranja española por la suya. Queremos que vengan a complementar lo que no podemos hacer, pero vienen a sustituir a los labradores europeos", ha sostenido Aguado.

Por su parte, La Unión reclama al Gobierno español que elaboro y haga público un estudio sobre el impacto que tendrá en el sector agrario el acuerdo con Mercosur y valore posibles compensaciones económicas para los productores más afectados.

Este jueves, Ximo Puig se reúne en Bruselas con la comisaria de Comercio Internacional, Cecilia Malmström. En todo caso, será difícil que un presidente autonómico pueda influir en esta decisión.

Hoy Destacamos
Comentarios