Más manzanas y menos fresas

La normalización del confinamiento cambia hábitos de compra, relanza productos y mantiene en el olvido algunos otros que tenían salida en el circuito del canal HORECA

Una compradora en el lineal dels productes frescos | iStock Una compradora en el lineal dels productes frescos | iStock

"Se está normalizando esta situación anormal". Habla Ignacio García Magarzo, director general de ASEDAS, la asociación española de distribuidores, autoservicios y supermercados, de la cual forman parte algunas empresas como Condis, Día, Mas y Mas, Consum o Mercadona; de hecho Juan Roig es uno de sus vicepresidentes. El conjunto de las empresas asociadas aquí dan trabajo a 260.000 personas (de 400.000 del sector) y están pulsando estos días la actitud del consumidor con una doble carga: trabajo y responsabilidad. "Nuestras empresas tuvieron que adoptar decisiones muy importantes para asegurar que no iba a haber ningún problema de abastecimiento, y los primeros días que la gente se lanzó en masa a las tiendas supuso el desafío más grande", recuerda García Magarzo de un pasado que parece lejano en esta crisis del coronavirus.

Insiste el directivo en que en muy pocos días se ha conseguido "una normalidad entre la anormalidad". Opina que "los consumidores están tranquilos porque no faltan productos básicos, por lo cual la alimentación no es un problema", y felicita el sector por el sobreesforç: "Ya sabíamos que en España había una distribución de alimentos muy buena pero ahora lo hemos podido comprobar, llevábamos tiempo explicando que el esfuerzo de las cadenas había ido dirigido a esto, y ahora vemos las ventajas: ¿qué habríamos hecho sin un modelo de proximidad? Esto ha permitido que las autoridades sanitarias hayan podido reducir los desplazamientos", argumenta García Magarzo.

García Magarzo: "Ya sabíamos que en España había una distribución de alimentos muy buena pero ahora lo hemos podido comprobar"

En esta nueva normalidad que se ha diseñado en un mes, están cambiando los productos que los consumidores, ataviados con mascarilla y guantes, llevan hasta la caja blindada de metacrilato del supermercado. El último estudio de mercado de la auditora Kantar muestra que con el confinamiento se han alterado los hábitos de consumo y comportamiento en casa. El estudio, publicado hace una semana, apunta que después de las compras de aprovisionamiento de las primeras semanas de la crisis del coronavirus, con el papel higiénico en el top ten, "las categorías de frescos no perecederos, perfumería e higiene y productos para el bebé son las que más han visto reducido su ritmo de compra". Otro análisis de Kantar, esta de hace sólo cinco días, señala a los lineales de perfumería e higiene como los más interesantes para el comprador.

Més info: Papel higiénico catalán contra el Covid-19

Desde ASEDAS, explica el directivo, sí que están notando una distribución de la frecuencia de compra e, incluso, un aumento del gasto. "En condiciones normales el ticket mediano se ha duplicado, como mínimo. Y otra tendencia es que se compran productos menos perecederos. Se vende más manzana que antes y, por ejemplo, tienen problemas de salida los frutos rojos como las fresas, y es triste porque en Huelva lo están pasando mal".

Frutas en casa pero cervezas, ¿en el bar?

En la misma línea lo explican desde AVA-ASAJA, la asociación de agricultores valencianos, que señalan que los cítricos están teniendo muy buena acogida por la vitamina C y también por el tiempo, lluvioso y gris, de estas semanas. También son un imprescindible en las compras domésticas las patatas, el pan y otras frutas, cómodas de pelar, como el plátano o la manzana.

En cambio desde AVA-ASAJA aseguran que hay algunas verduras y hortalizas, como las alcachofas, las habas o las verduras orientales –que en València se cultivan al Perelló, por ejemplo- que están quedándose en el campo porque su destino principal era el canal HORECA. También le está pasando a productos cárnicos como el vacuno, puesto que tenían más consumo en bares y restaurantes, por eso desde la asociación valenciana apuntan que han comentado con los supermercados la necesidad de hacer promoción de estos productos aenlos establecimientos. Y es que no sólo se come diferente en casa que en el bar, es que también se bebe de otro modo.

Imprescindible en las compras: productos de higiene, perfumería y frutas y verduras como patatas, plátanos y manzanas

El análisis de Kantar también apunta que en la categoría de bebidas, cervezas es la que más crece (+23%), seguida de las bebidas de alta graduación (+17%). El consumidor mantiene algunos hábitos, como la hacer vermuts digitales con los amigos, pero el consumo de bar, ¿donde queda? García Magarzo apunta que "los españoles hacen el 30% de la alimentación fuera del hogar. Hoy en día las ventas dentro del hogar no han aumentado un 30%, como mucho un 15%". Lo explica cuando habla de cómo será el consumo postCOVID-19 pero apunta que "si toda esta crisis tiene que cambiar los modos de consumo, sólo lo veremos cuando vuelva la hostelería".

Esfuerzo empresarial y cambios en los lineales

Para garantizar el abastecimiento las empresas están haciendo un esfuerzo. Desde ASEDAS, su director general, explica que "en término de costes, se dice que nuestro sector es el que más está vendiendo, aproximadamente un 15% más de media de un día comparable al año anterior, pero a cambio las empresas han incurrido en una serie de costes. El logístico es el primero, para poder proveer las tiendas sometidas a esta presión tan grande, ha habido que hacer un esfuerzo para aumentar la frecuencia del transporte".

El presidente de ASEDAS apunta que "si toda esta crisis tiene que cambiar los modos de consumo, sólo lo veremos cuando vuelvo la hostelería"

García Magarzo explica como el camión tiene que ir más veces, supone una nueva ruta y organizar. "Esto es un coste importante. La otra medida son los cambios en tienda, los que se ven son las medidas de protección pero también ha habido que reestructurar los lineales a favor otros productos que no se están vendiendo o girando tanto. Es un cambio que han tenido que hacer que supone eficiencia, coste y tecnología", reconoce. Y sobre todo, agradece el esfuerzo de los trabajadores: "Lo están haciendo con orgullo y servicio", añade.

Més informació
El coronavirus, un balón de oxígeno para el campo
Hoy Destacamos
Lo más leido