'Valencian Spending Review'

El consejero de Hacienda Vicent Soler anuncia que se hará acompañar de la AIReF para analizar el gasto sanitario valenciano porque "el dinero es sagrado en manos del Gobierno"

Escrivá, el consejero Soler y el presidente del IVIE, Francisco Pérez | IVIE Escrivá, el consejero Soler y el presidente del IVIE, Francisco Pérez | IVIE

Vamos tarde. En general, en muchas cosas –como bien sabemos- pero en análisis económico de políticas públicas se ve que estamos a la cola de la cola. Y con este panorama ha trabajado la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) desde el 2013, cuando recibió el mandato constitucional de garantizar la estabilidad presupuestaria. Es lo que ha explicado este lunes en la Fundación Bancaja de València su presidente José Antonio Escrivá, a quien el consejero de Hacienda valenciano ha aprovechado para lanzarle un SOS: "Pretendo que junto con el AIReF hagamos una primera Spending Review del gasto sanitario valenciano porque es importante hacer seguimiento de las políticas públicas". Petición lanzada en directo.

Soler -quién ha presentado a Escrivá en su conferencia, celebrada a cargo del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE)- se ha mostrado convencido de la importancia de analizar qué se está haciendo bien (y qué mal) cuando se invierte desde las Administraciones públicas. "El dinero es del contribuyente, es sagrado en manos del Gobierno y tiene que ser regido con eficacia y eficiencia", ha reiterado Soler. Después de su anuncio el consejero ha escuchado la conferencia de Escrivá y el mensaje de éste ha sido muy claro. "Una Spending Review sólo puede ser eficaz si se liga al proceso presupuestario. Si la petición es seria y firme, y creo que esta que acabamos de vivir lo ha sido". Guante recogido.

Soler: "El dinero es del contribuyente, es sagrado en manos del Gobierno"

Pero en España no es habitual esta cultura de autocrítica, ha venido a decir. "En España tenemos deficiencia de evaluación de políticas públicas. Aquí no hay cultura de seguimiento, de integración ni de seguimiento", destaca Escrivá. En este ámbito, los países nórdicos, los anglosajones y Francia nos llevan "gran ventaja", ha asegurado. De hecho, desde el AIReF han buscado referencias internacionales para construir su propio modelo.

A estas alturas trabajan la segunda parte de la Spending Review que el Gobierno español le encargó a instancia de la Unión Europea y están evaluando un volumen de gasto de cerca de 70.000 millones de euros anuales (el 6% del PIB). Aquí se incluye el análisis del gasto hospitalario (7.080 MEUR) con datos de las Comunidades Autónomas; las bonificaciones a la contratación (2.300 MEUR); las infraestructuras de transporte (5.500 MEUR) y los beneficios fiscales (55.000 MEUR), con información que gestiona el Gobierno español.

El Big Data también 'molesta'

Falta comunicación, no hay esfuerzo para explicar ni para argumentar, considera el experto. Su crítica es dura incluso con los legisladores, puesto que apunta que las memorias económicas de las leyes y decretos que se aprueban desde el poder ejecutivo son decepcionantes: "Si uno las mira, se hacen para cubrir el expediente. Incluso ahora que muchas incorporan la perspectiva de género, hay párrafos estereotipados que se repiten en textos similares", ha explicado.

Escrivá: "En España hay muchos datos administrativos pero el mantenimiento de las bases de datos es inadecuado"

En un contexto en que la cultura de evaluación es poco habitual, el escenario ahora se complica con la abundancia de datos. "En España hay muchos datos administrativos pero el mantenimiento de las bases de datos es inadecuado. Nos estamos quedando muy atrasados porque tenemos muchas que no se han utilizado hasta ahora y son datos, del SEPE, la Seguridad Social, el Ministerio de Educación, por ejemplo, que se van cruzando entre sí pero que no se analizan correctamente", ejemplifica.

Superar el "siempre se ha hecho de este modo"

Otro de los obstáculos que se ha encontrado la entidad en este tiempo de trabajo es superar las reticencias. "Aunque haya un claro compromiso político (como el de Soler, que lo ha anunciado con mucha solemnidad), es inevitable encontrar resistencias en el segundo nivel. Las administraciones ponen resistencia del tipo "siempre se ha trabajado de este modo" y por lo tanto, hay que diseñar un modelo para superarlas". Escrivá insiste que una evaluación no se hace "para tocar las narices". Se hace para ayudar.

Y tan seriamente se lo toman en la AIReF que hasta han creado una sala segura (blanca, con ordenadores de mesa, en la que es obligatorio entrar sin móviles para garantizar la confidencialidad: ni fotografías ni mensajes privados) desde la cual los técnicos trabajan los datos confiados. Porque el método de trabajo es fundamental para su objetivo. Evaluar, analizar y leer los datos públicos de todos. Los próximos (esto parece) serán los pacientes de la sanidad pública valenciana.

Hoy Destacamos
Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leido