Impuesto a las brujas y juicio a los insectos

El economista Peter T. Leeson recoge en 'El gran circo de la economía' grandes barbaridades que se cometen en nombre de la economía

'El grande circo de la Economía' es el libro de Peter T. Leeson 'El grande circo de la Economía' es el libro de Peter T. Leeson

Sabía que, en la Inglaterra del siglo XIX, había subastas en que se compraban y vendían mujeres para después casarse con ellas? Que, durante 250 años, Italia persiguió penalmente las cucarachas y los grillos? O que en Liberia, todavía hoy, los acusados de un crimen beben a veces veneno para determinar su destino? Estos y otros muchos ejemplos de barbaridades económicas las recoge el libro El grand circo de la economía, un recorrido histórico miedo los hechos y las decisiones más descabelladas (Deusto).

El economista Peter T. Leeson, como maestro de ceremonias de esta sucesión de actuaciones descabelladas, descubrirá como el pensamiento económico permite revelar el sentido oculto de comportamientos humanos que, en apariencia, no tienen ninguna lógica. Leeson nos demuestra que lejos de ser "irracionales" o "accidentes de la historia", los rituales más inverosímiles de la humanidad son soluciones ingeniosas para abordar ciertos problemas. Respuestas pensadas por gente inteligente, motivadas por incentivos y adaptadas a tiempo y lugares concretos.

"El libro hace una repasada por una lista de leyes o comportamientos con base económica aparentemente absurdos, cómicos, pero con lógica del momento histórico en que se contextualizan"

Durante una actuación de circo conduida por el autor, el libro nos hace una repasada por una lista de leyes o comportamientos con base económica aparentemente absurdos, cómicos, pero con lógica del momento histórico en que se contextualizan. Un ejemplo: en 2012 en uno de los países del mundo con una tasa de natalidad más baja del mundo, Japón, un economista propuso aplicar un impuesto al soltero más guapo del país. La fòrmula decía que los japoneses más atractivos pagarían más impuestos y que los más difíciles de mirar tendrían una deducción del 20% y que así encontrarían pareja más fácilmente. Una medida que no se aplicó, pero que la lógica económica debía aprobar.

Más locuras: ciertos juicios celebrados hasta el siglo XIII decidían la culpabilidad o inocencia del acusado según si se quemaba los brazos metiéndolos en agua hirviendo; En Arkansas quienes se hacen un tatuaje o un pendiente pagan un 6% más de impuestos; en Maryland se paga una tasa por cada lavabo extra en una casa; en Irlanda se paga un impuesto por las flatulencias de las vacas; en Rumanía los magos y videntes pagan un impuesto extra del 16% de sus beneficios (una medida que derivó en manifestaciones de las brujas del país).

Si bien todas estos ejemplos parecen una barbaridad, en la actualidad Donald Trump es presidente de los Estados Unidos... y hasta no hace mucho tiempo en España las mujeres tenían que pedir permiso para abrirse una cuenta bancaria. Una barbaridad.

Hoy Destacamos
Lo más leido