¿Por qué no nos dejan trabajar desde casa?

El periodista autónomo David Blay propone un manual por quien hace del teletrabajo el modo de afrontar su vida laboral

El autor también dedica un libro a cómo se puede trabajar desde casa si tienes niños | iStock El autor también dedica un libro a cómo se puede trabajar desde casa si tienes niños | iStock

Si hay una empresa que se ha hecho famosa estos primeros días del año es Software DELSOL, la primera en todo el Estado que implanta la jornada laboral de cuatro días. Portada de diarios, informativos y boletines radiofónicos, la compañía también apuesta por el teletrabajo porque, opina, mejora la conciliación laboral, reduce la estrés laboral y los gastos de desplazamiento, a pesar de que también tiene algunos contrapuntos, como la marginación a la cual se puede ver sometido el trabajador o la desafección de la compañía. De todo esto hace muchos años que el periodista David Blay Tapia reflexiona desde su experiencia como autónomo y así lo plasmó en el libro que nos ocupa, ¿Por qué no nos dejan trabajar desde casa? (Círculo Rojo Editorial, 2016).

Més info: Los cinco errores más frecuentes del teletrabajo

En una entrevista distendida, el autor avisa que lo escribió el 2014 pero que "está de plena actualidad. Nada ha cambiado mucho". En la introducción ya explica la clave del contexto en que el teletrabajo tiene sentido, un tema del cual el periodista habla mucho alrededor de un café. "Internet y las redes sociales lo han cambiado todo. Pero todavía nos falta el paso definitivo: que nos permitan trabajar desde casa. ¿Cuántos estáis leyendo esto y trabajáis en vuestra oficina con un ordenador y un teléfono? ¿Y cuántos tenéis en casa un ordenador y un teléfono? Pues eso".

El autor apunta que Internet y las redes sociales lo han cambiado todo, pero todavía nos falta el paso definitivo

"Vamos a una sociedad freelance pero no hay formación de nada. Nadie te enseña a ser freelance, ni a ser efectivo en el trabajo ni a moverte en las redes sociales", explica este periodista natural de Almussafes con más de dos décadas de trabajo en los medios de comunicación, principalmente deportivos, de València. "El libro lo escribí como una especie de guía para el teletrabajo, y por otro lado, como un plan B para mí porque estaba hablando de un tema que nadie estaba tratando en aquel momento", explica a VIA Empresa. La experiencia le ha llevado hasta Medellín (Colombia) para impartir charlas sobre su experiencia y a YouTube se puede ver su conferencia TED "Why can't we work at hombre?" de la Universidad de Navarra.

El teletrabajo y su teorización le está dando "una segunda vida profesional", confiesa Blay, quién fue voz de la Formula 1 valenciana en tiempo de glorias económicas, allá por el 2002, para Radio Marca. Ahora sigue narrando deportes pero también escribe en blogs corporativos, da clases en las universidades y colabora con el equipo de TEDxValencia. Y todo lo hace desde casa, sin horarios establecidos, con mucha flexibilidad y autonomía, que le permite llevar sus hijas a la escuela cada mañana, practicar deporte tres veces a la semana y llenar su agenda de cafés como el que toma con VIA Empresa porque considera que el networking es en buena parte su trabajo.

Blay: "Nadie te enseña a ser freelance, ni a ser efectivo en el trabajo ni a moverte en las redes sociales"

"No me hago un horario sino que cada día tengo cosas que hacer que apunto en la app Evernote. Las voy llevando porque al final la clave para mí, y es una de las cosas que he cambiado, es flexibilizar el horario. Para mí no tiene sentido tener una jornada de ocho a cinco, sino que tengo que hacer muchas pequeñas cosas durante el día o muchas grandes cosas si me das dos horas seguidas". Cita al emprendedor norteamericano Jason Fried y su conferencia TED "Why work doesn't happen at work?", que aboga por una teoría radical del trabajo: la oficina no es un buen lugar para hacerlo. "Viene a decir que la gente trabaja en la oficina pero si le piden un informe, te dirá que lo hará en casa, en el tren, cuando sus hijos están durmiendo... ¿qué está pasando?", se pregunta Blay.

Por todo esto, el libro de Blay es un buen manual para quien ha decidido hacer del hogar su oficina. Da claves de como estar en las redes no como distracción sino como ejercicio profesional y sacude de pensamientos negativos a los que se están iniciando: no pasa nada por salir de casa a pasear un rato con el objetivo de desconectar o disfrutar del pequeño triunfo de acabar el trabajo a las 12.30 horas. La vida no va de horas, nos viene a decir.

Hoy Destacamos
Lo más leido