Andorra, capital Youtuberlandia

El aumento de grandes fortunas que se mudan a Andorra para pagar menos impuestos abre un debate sobre la fragilidad de la estructura fiscal y el fraude moral

Andorra iStock Andorra iStock

Andorra, capital Youtuberlandia. O por lo menos este es el debate de las últimas semanas, desde que el youtuber Rubén Doblas, El Rubius, explicó públicamente que se va a Andorra a vivir, en parte, para pagar menos impuestos. La frase estalló como una bomba y el debate se ha viralizado en todas las direcciones posibles: desde aquellos que le critican diciendo que "es un insolidario con su país" y llegando a los que creen que "podría ser evasión fiscal". En realidad, sólo sería fraude fiscal en el supuesto de que no se mudara realmente a Andorra pero pagara los impuestos allí, y aquí entra uno de los puntos clave: ¿cómo se puede comprobar donde vive realmente un individuo? Y no sólo esto, sino que ¿por qué la estructura fiscal de Andorra y España es tan diferente?

La pelota se ha hecho tan grande que incluso Hacienda ha comunicado que reforzará el control de las fortunas que "aparentan vivir en el extranjero" mediante big data y redes sociales. De hecho, hay varios casos de evasión de impuestos por parte de famosos y grandes personalidades, como la extenista Arantxa Sánchez Vicario o la soprano Montserrat Caballé, que hacían ver que vivían en Andorra para poder pagar el régimen impositivo de allí, pero a la hora de la verdad residían principalmente en el Estado y se beneficiaban de los servicios públicos de aquí. El engaño, en ambos casos, duró un tiempo largo y es que el problema es que no es tan fácil comprobar que realmente uno viva dónde dice.

Una ley basada en supuestos

Durante estos días hemos oído algunas voces que acusan El Rubius y tantos otros emprendedores que se han ido a Andorra de estar "cometiendo fraude fiscal". En realidad, pero, el fraude fiscal por evasión de impuestos sólo sería en caso de que se estuviera mintiendo sobre la residencia, es decir, en caso de que El Rubius dijera que vive en Andorra pero en realidad siguiera viviendo en Madrid.

Según el artículo 8 de la Ley de Renta, habría tres supuestos a analizar para comprobar la residencia real de un individuo. La primera y la más importante: estar en el lugar de residencia como mínimo 183 días al año; la segunda: donde tengas la mayoría de tus ingresos e intereses económicos; y la tercera: donde vivan tus cónyugues y/o hijos. La vicepresidenta de la Comisión de Fiscalistes del Colegio de Economistas de Cataluña (CEC) y BSM-UPF, Carmen Jover, explica que el problema es que esta ley "está basada en supuestos puesto que, por ejemplo, tu familia puede vivir a otro lugar, esto hoy en día ya es normal".

Con los youtubers se suma una complicación, y es que para trabajar no necesitan más que un ordenador y red, por lo que comprobar los ingresos es más difícil

De hecho, para comprobar si pasas 183 días en el lugar de residencia, lo que se acostumbra a analizar es dónde se usan mayoritariamente las tarjetas de crédito, dónde se consume agua y electricidad, dónde estás empadronado... Y ahora, cada vez más, las redes sociales: dónde cuelgas fotos, dónde pasas el tiempo, de dónde son tus amigos... El presidente de la Asociación Catalana de Asesores Ficales, Contables y Laborales (ACATFCL), Josep María Paños, explica, por ejemplo, "los últimos grandes casos de evasión se pudieron demostrar con las cuentas de las tarjetas de crédito". Un control exhaustivo de la vida privada del individuo que puede conducir hacia dónde hace vida realmente, pero a todo esto, con los youtubers se suma una complicación, y es que para trabajar no necesitan más que un ordenador y red, de forma que comprobar los ingresos es más difícil. "No es que haya una ley establecida porque es el cúmulo de circunstancias el que lo acaba determinando, y en todo caso, si realmente se van es absolutamente legal", explica Jover.

Ante la polémica, El Rubius no quiso callar y escribió un comunicado en el que justificaba la decisión: "Llevo estos 10 años de Youtuber pagando casi la mitad de lo que he ganado en impuestos. 10 años. Y estoy muy contento de haberlos pagado. Lo que me molesta es que, aunque llevo desde el día uno haciendo las cosas bien y de manera legal, como, sin duda, deben de hacerse, Hacienda me haya tratado como si fuera un 'delincuente'. Desde ese primer día, he estado sometido a inspecciones fiscales, se han emitido notificaciones al resto de Haciendas europeas y de EE.UU para ver si tenía 'cuentas corrientes ocultas', me han puesto sanciones por no atender a requerimientos que nunca llegaron, y un largo etcétera".

El chollo andorrano

Andorra dejó de estar considerada un paraíso fiscal en 2011, y actualmente España y Andorra tienen un convenio de doble imposición, que implica que se hace un traspaso de información para evitar evasiones fiscales y otros posibles delitos. Con todo, las diferencias del sistema impositivo español y andorrano son evidentes. España se rige por un sistema progresivo en función de la riqueza y los ingresos que recibe cada contribuyente. De hecho, el discurso generalizado que "la mitad de lo que ganas se lo queda Hacienda" no es del todo así.

Hasta los 12.450 euros, el tipo a aplicar es del 19%. Entre los 12.450 y los 20.200 el tipo es del 24%; entre 20.200 y 35.200€ es del 30%; entre 35.200 y 60.000 es del 37%; entre 60.000 y 300.000 euros es del 45% y, por último, a partir de los 300.000 euros el impuesto es del 47%, casi la mitad. De este modo, los primeros 12.450 euros se pagarán al 19%, los siguientes 7.750 al 24% y así progresivamente. En el caso de youtubers como El Rubius, que cuenta con más de 6 millones de usuarios en Twitch e ingresa unos 4 millones de euros el año, sí que se aplicaría el tipo de 47% a partir de ciertos ingresos, pero no se tiene que caer en la retórica que todo el mundo paga la mitad de lo que gana a Hacienda.

El Rubius: "Lo que me molesta es que, aunque llevo desde el día uno haciendo las cosas bien y de manera legal, como, sin duda, deben de hacerse, Hacienda me haya tratado como si fuera un 'delincuente'"

Por el contrario, en el caso de Andorra, el tipo máximo que se aplica es del 10% y, de hecho, hasta los 24.000 euros no hay que pagar nada, y entre estos 24.000 hasta los 40.000 euros el tipo es del 5%. "El debate real es el de la estructura", dice Paños, "en Andorra sustentan el sector público con un 10% y van sobrados. ¿Por qué no intentamos copiar su estructura?"

Cabe decir que Andorra tiene 77.006 habitantes, bien lejos de los 47 millones que hay en España. Además, el PIB por cápita de Andorra es de 36.300 euros, y por el contrario, en España es de unos 23.640 euros. Así pues, el perfil de gente que vive en Andorra es más acomodada "motivo por el cual utilizan menos los servicios públicos", explica Paños.

Con todo, pero, según Paños hay otro factor. "Hay mucha gente en España que vive del gasto público, de forma que no interesa bajarlo porque somos una economía subsidiada", critica. "Este es nuestro drama, si jugamos con las cartas de una capital que se lo lleva todo".

Un debate moral

"Es legítimo que yo quiera pagar menos impuestos? Sí. Pero lo que es reprobable es simularlo", explica José María Paños. De hecho, además de lo que supone simular que vives en otro lugar, se suma un debate moral, que es lo que se le ha echado en cara al colectivo que ha tomado esta decisión. En una discusión en el programa Cuatro al día, el periodista Javier Ruiz le reprochaba al youtuber Wall Street Wolverine -defensor de irse a Andorra para pagar menos impuestos- la esencia del debate moral: "El problema es que para llegar donde estás, has conducido por unas carreteras que hemos pagado con los impuestos de España, has recibido una educación que hemos pagado con unos impuestos de quienes tributan en España, para pagar las pensiones a tus padres hemos estado tributando en España. El problema del portazo es que lo que dejas atrás es lo que te ha traído exactamente allá donde estás: los impuestos españoles. Y tú estás rechazando ésto cómo si fuera una cuestión de perdedores. Bien, pues estos perdedores son los que han pagado que tú estés donde estás".

Y más allá de esto, el miedo que los jóvenes -que acostumbran a ser el target que sigue estos youtubers- y los adolescentes "aprendan" o se les difunda el mensaje que pagar impuestos es 'ser un loser'. Esto El Rubius también lo aborda en su escrito, donde denuncia que Hacienda lo ha tratado mal. "[...] pagar impuestos es contribuir con tu aportación al progreso y la prosperidad del país donde resides. Pero esto ha de ser una relación equilibrada entre el Estado y el ciudadano. Y si esa premisa no se cumple, es completamente legítimo que el ciudadano, en el pleno uso de su libertad como ser humano tome las decisiones que considere apropiadas si están dentro de la legalidad y no reciba el trato que he recibido durante los últimos días", explica. En definitiva, un debate con arma de doble filo.

Andorra, captación de talento

En un comunicado aseguraba que no es sólo este el motivo, "todos mis amigos están allí", pero los beneficios fiscales fueron la parte a que se aferraron la mayoría de medios. Pero también hay que tener en cuenta que, ya sea por los impuestos o ya sea por otros motivos, en Andorra se está creando, cada vez más, un ecosistema emprendedor que hace red y negocios entre ellos. De los youtubers más exitosos del Estado, muchos ya tributan en Andorra: El Rubius, Vegetta777, TheGrefg, Willyrex, sTaXx, Alexbyç, LOLiTO, Thetoretegg1, Ampeter, Gymvirtual, entre un largo etcétera.

El nuevo fenómeno: muchos youtubers y otras personalidades con niveles de vida altos y similares se encuentran en un país pequeño y conectan, montan una red social y exclusiva y esto lleva también a hacer negocios juntos

Todo esto está fomentando también un nuevo fenómeno: muchos youtubers y otras personalidades con niveles de vida altos y similares se encuentran en un país pequeño y conectan, montan una red social y exclusiva y esto lleva también a hacer negocios juntos. El Rubius mismo, en su comunicado, daba a entender también esta idea: "¿Desde cuando mudarse a otro país se ilegal? Si me hubiera ido a vivir a Alemania, Noruega o Japón, nadie hubiera dicho absolutamente nada. Algunos consideran "egoísta" o "poco ética" mí decisión de mudarme en Andorra. Pero no es menos cierto que allí se encuentran la mayoría de mis amigos y compañeros de profesión y que allí, por lo que me cuentan, puedo salir a la calle tranquilo, hay seguridad y puedo estar en un entorno cultural tranquilo y seguro, que al fin y al cabo es lo que estoy buscando".

Además, ahora se ha puesto el foco en los youtubers también por el hecho que al llevar la oficina encima, puesto que no necesitan más que un portátil y conexión a internet, es complicado controlarlos. Pero si nos fijamos en el mundo del deporte, muchos deportistas viven en Andorra, especialmente del mundo del motor, como por ejemplo Maverick Viñales o los hermanos Espargaró. Otros, como Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa y Fernando Alonso, viven en Suiza.

Lupa a la sede fiscal

Que Hacienda ponga tanto de esfuerzo en controlar la residencia fiscal no es algo que haya pasado siempre. Sin ir más lejos, el cambio de sedes post 1 de octubre, consistió en gran parte de movimientos de sedes sociales, que tienen una "incidencia relativa en los impuestos y sólo servicios por las reuniones de junta", explica Jover. Pero en algunos casos se movió el domicilio fiscal, cosa que trae algunas obligaciones y que muchas empresas han eludido. Es el motivo por el cual la empresa Ciments Molins ha sido denunciada por una parte de la junta, que considera que no está cumpliendo. Con todo, pero, Hacienda no ha anunciado controles sobre estos movimientos y, a pesar de que se ha comprobado que en muchos casos sólo se ha alquilado un espacio de coworking en alguna ciudad para poner la nueva dirección, pero realmente la actividad continúa en Cataluña, de momento no ha habido represalias.

Paños: "En el cambio de sedes hay un componente político y es una manera de debilitar el sobiranismo, de forma que no les interesa inspeccionar demasiado"

Hay que tener en cuenta que, a diferencia del caso de los youtubers, en el caso del movimiento de sedes España no pierde dinero, porque se continúa pagando impuestos al país. "A la larga sí que afecta al dumping fiscal entre autonomías, pero poco", explica Paños. Pero la diferencia principal está, según el presidente del ACATFCL, en el hecho que "en el cambio de sedes hay un componente político y es una manera de debilitar el sobiranismo, de forma que no les interesa inspeccionar demasiado", asegura. A la vez, "estas empresas están sometidas al impuesto sobre sociedades, que estés donde estés se tiene que pagar a Madrid", de forma que es sólo un tema de imagen política.

Més informació
Andorra quiere entrar en el FMI
Los canales que más crecen en Youtube ahora vs. 2010
Hoy Destacamos
Lo más leido