El déficit de inversiones del Estado resta un 9,8% al PIB catalán

Si entre 2002 y 2017 el Estado hubiera invertido lo que corresponde, el coste de oportunidad acumulado llegaría a los 23.820 millones de euros

L’impacte acumulat del dèficit d’inversions de l’Estat va restar al PIB català 9,8 punts en el període 2002 2017 | Cedida L’impacte acumulat del dèficit d’inversions de l’Estat va restar al PIB català 9,8 punts en el període 2002 2017 | Cedida

El impacto acumulado del déficit de inversiones del Estado ha restado al PIB catalán 9,8 puntos en el periodo 2002-2017, cifra que se traduce en 23.820 millones de euros, en valores del año 2018. Así lo concluye un estudio elaborado conjuntamente por la Generalitat y AQR-Lab (Universitat de Barcelona), que busca medir un doble impacto: el de la baja ejecución de las inversiones presupuestadas por el Estado en Catalunya y el de la gran distancia entre la inversión presupuestada y el peso económico de Catalunya sobre el conjunto del Estado.

Para evaluar los efectos de la inversión pública en infraestructuras sobre la economía catalana, se analiza la inversión del grupo Fomento en Catalunya, que supone el grueso de las inversiones efectuadas por el conjunto del sector público estatal. El estudio utiliza una herramienta de simulación de políticas económicas desarrollada por la Comisión Europea, el modelo QUEST-CT adaptado a la economía catalana, que no sólo permite estimar el impacto de las inversiones adicionales sobre el PIB en términos agregados sino también el efecto sobre sus componentes (como el consumo o la inversión privada) y el empleo.

Además, si durante el periodo 2002-2017 el Estado hubiera invertido en Catalunya lo que le corresponde según su peso económico (15.476 millones de euros adicionales), el 2017 el PIB hubiera sido un 1,1% superior al observado. Este resultado se explica no sólo por el efecto directo de un aumento de la inversión pública sobre el PIB, sino también por un aumento de la inversión privada (efecto crowding-in) y de las exportaciones. El análisis también muestra que el hecho que la inversión pública estatal esté tan lejos de las propuestas simuladas tiene efectos sobre la ocupación. En concreto, durante el periodo 2002-2017 se habrían dejado de crear entre unos 29.500 y unos 113.000 puestos de trabajo, según el escenario analizado.

A partir de aquí, el estudio concluye que el coste de oportunidad acumulado en el conjunto del periodo 2002-2017 es económicamente relevante: 2,6 puntos de PIB en el escenario 1; 5,4 puntos PIB en el escenario 2; y 9,8 puntos de PIB en el escenario 3. Estas cifras se traducen (en euros del 2018) en 6.319 millones de euros, 13.146 millones de euros y 23.820 millones de euros, respectivamente.

Més informació
Récord de fraude fiscal en Catalunya: más de 200 millones de euros
El bonus de capitalidad de Madrid y el 'sorpasso' a Catalunya
Hoy Destacamos
Lo más leido