CA | ES

"El coche eléctrico es como un 'smartphone' con cuatro ruedas"

La directora del Instituto Catalán de la Energía, Maria Assumpta Farran, reformula la imagen del vehículo del futuro

"No hay marcha atrás, porque vendrá con o sin nosotros. Por eso, entrar ahora supone un riesgo pequeño; no ser, es perder una gran oportunidad". Maria Assumpta Farran es una de las principales defensoras del vehículo eléctrico en Cataluña y se encuentra inmersa en el despliegue de la red de carga para estos automóviles. Lo hace desde su posición como directora del Instituto Catalán de la Energía (ICAEN), donde uno de los planes de actuación más inminentes es la creación de 100 estaciones de recàrrega rápida en Cataluña, 11 de los cuales ya se presentaron el pasado 21 de septiembre. Una fecha enmarcada en la Semana de la Movilidad Sostenible y Segura y muy cercana a la celebración de la Expoelèctric, la feria que acoge Barcelona estos días.

Pero para hablar de una verdadera consolidación de los medios de transporte sostenibles, no sólo hay que hablar de aspectos técnicos. "Tenemos una concepción errónea del coche eléctrico", asegura con dureza, y es que la primera imagen que a una persona le viene a la cabeza es la de un vehículo, de dos, cuatro o más ruedas, con un motor que no sea de combustión. "Una imagen totalmente equivocada", insiste, "el que tenemos que hacer es pensar en un smartphone con ruedas".

A que se refiere con la idea de un teléfono con ruedas?
A que nos tenemos que sacar de la cabeza la palabra vehículo. Hasta ahora no hemos conocido nada más que los coches, por eso el cerebro cambia el motor convencional por uno de eléctrico cuando hablamos de estos nuevos automóviles. De hecho, el único parecido entre los dos son las ruedas, porque el cerebro de un coche eléctrico, el corazón, las venas, las arterias y todo es como un smartphone.

Quiere decir que es un coche inteligente?

No, quiere decir que necesita estar enchufado como un teléfono para tener carga y funcionar. Tal como le pasa a un móvil o una alarma de seguridad, el coche es absolutamente digital y puede ser arreglado desde la central. También se puede actualizar si, a la cabeza de pocos meses de tenerlo, sale una nueva versión. Pero el punto más importante, el que lo hace ser un smartphone con cuatro ruedas, es que trae una batería de ión como la del teléfono, pero más grande.

Una batería que se tiene que ir cargando para poder utilizar el vehículo.

Exacto. Un teléfono lo acostumbras a enchufar cuando marchas a dormir para tenerlo al 100% el día siguiente, en unas 8 o 10 horas. Con el coche se hace el mismo, pero empieza a cargar cuando tú lo decidas o cuando lo necesite. Estará preparado porque sólo se cargue cuando hayas acabado con la lavadora, la secadora... porque el enchufe estará en casa tuya, a tu contador. Esto quiere decir que el coste es marginal, sólo se tiene que bajar un cable hasta el aparcamiento y poner el enchufe indicado. Es decir, esto no vale más de un euro, porque es más cara la potencia que la energía, que es la parte variable. La potencia ya la tienes contratada, y no todo el mundo tendrá que cambiarla.

Y cuando te quedas sin batería afuera de casa, habrá los puntos de carga que ahora se están instalando.

Prevemos que el 2019 habrá unos 25.000 coches eléctricos. Por eso, el objetivo es llegar a este año con 25.000 puntos de carga vinculada, los que tendremos en casa; 400 estaciones de recàrrega semiràpida, que tardarán una media de 2 horas a cargar y que estarán en bares, restaurantes...; y 100 estaciones de recàrrega rápida, que supondrán unos 30 minutos. Si en los primeros el coste es marginal, en los más rápidos será más caro, porque todo depende de la potencia. Ahora bien, el teléfono normalmente se carga en casa, hacerlo afuera es un caso extremo. Con el coche pasará el mismo, por el que pagar será excepcional. Ahora tenemos unas 1.400 benzineres en Cataluña. Nos harán falta 1.400 puntos de carga? No, porque tú de petróleo no tienes en casa, de electricidad, sí. Ahora estos puntos son públicos y son de balde, pero algún día no lo serán porque alguien se tendrá que ganar la vida.

Funcionan igual los puntos de carga de Tesla?

Tesla es otro mundo, ha perfeccionado mucho la tecnología y está poniendo cargadores de 120 kw porque sus coches traen baterías más potentes. Si una cosa nos demuestra que lo estamos haciendo bien, es que Tesla está eligiendo puntos estratégicos y de paso muy cercanos a los nuestros. Nosotros hemos puesto uno en Amposta, ellos a Aldrea; nosotros en Reus, ellos en La Canonja... Sólo hemos coincidido con Girona. Son pocos puntos, pero muy muy comunicado con varias vías porque saliendo sólo un minuto de tu carretera, puedas acceder. Ahora hay pocos coches y se avanza despacio porque todo lo estamos haciendo desde el sector público, el privado no está poniendo dinero, excepto Tesla.

No interesa al resto de fabricantes?

Esto se lo tendríamos que preguntar a ellos! El que yo tengo muy claro es que, si quieres poner una nueva tecnología al mercado, primero lo tienes que suministrar. Un buen ejemplo es el de las cafeteres Nespresso. Al principio sólo había a los bares y oficinas, y se vendía la máquina y el café todo junto. Si vendes café y no haces la cafetera, no haces nada. En el momento de plantear el vehículo eléctrico no se ha hecho bien este planteamiento. Creo que las marcas de automóviles lo han interpretado como el coche con motor eléctrico y cuatro ruedas, y sólo Tesla ha pensado en qué es un smartphone y que necesita una infraestructura de carga.

Igual que de la nada salió Tesla, cruz que veremos alguno otro productor que apueste firmemente por el coche o moto eléctrica?

En el caso de las motos se han ido viendo cosas. Los de Scutum , por ejemplo, se lo han hecho todo ellos y lo han conseguido con una batería que se puede sacar, llevarla en casa y cargarla sin depender de una red. La batería pesa mucho menos, es más pequeña que la de un coche, y se convierte en una carretilla para desplazarla con facilidad. En el caso del coche es más difícil, no todo el mundo puede montar una infraestructura privada con puntos de carga como Tesla ni tienen el dinero que tiene Elon Musk.

Más allá de la red, que más hace falta para ver estos vehículos en circulación?

Hace falta la confianza del ciudadano, que sepa que el producto funciona y que se puede cargar. Ya hay 450.000 personas en los Estados Unidos que han dado una paga y señal para tener un coche Tesla dentro de unos años. Esta empresa ha conseguido su confianza porque ha invertido en una infraestructura de carga, los otros fabricantes, no. Falta tiempo porque el sector privado se decida como lo ha hecho Tesla, que ha pasado de no existir a estar en el ranking de los 10 primeros fabricantes de vehículos.

En primer semestre del 2016, en España se han vendido un 5,7% más de vehículos alternativos. La ciudadanía parece que poco a poco va tomando conciencia.
Y tanto que lo está haciendo! Pero se ha visto sobre todo en los early adopters, que han hecho el salto porque los gusta la tecnología, ahora tenemos que llegar al ciudadano medio. Por eso se han tomado medidas como poner las autopistas gratuitas por los vehículos eléctricos. Pero a partir de aquí las siguientes acciones que se tienen que hacer pasan para facilitar los enchufes y cubrir bien la red estratégica. Estamos trabajando ya con dos asociaciones de instaladores para formar los profesionales que sabrán poner puntos de carga a los hogares.

Por lo tanto, se tiene que ver como una evolución que también creará lugares de trabajo.
Evidentemente. Estamos hablando de tener mecánicos que se conectarán desde el centro para saber qué tiene tu coche, de tener técnicos que conviertan en inteligente el vehículo, la red, el contador... todo se tiene que digitalizar. También hay el tema de las baterías. No se trata tanto de fabricarlas, ya se están construyendo fábricas grandes en el mundo, sino de hacer su posterior empaquetamiento, una cosa que podríamos hacer aquí. La movilidad generará tantos lugares de trabajo como lo hizo en su momento el smartphone. Pero nada de todo esto pasará si antes no existe una red que motive la compra de los coches. Por eso insistimos a decir que la participación de los fabricantes es vital. Nissan es una de las pocas marcas convencionales que, a pesar de haber abierto los ojos tarde, está reaccionando rápidamente y facilita la instalación de puntos de recàrrega a casa.
Hoy Destacamos
Lo más leido