La fiscalidad de Andorra no se toca

El ministro de Economía del Principat, Jordi Gallardo, expone la estrategia de transformación de la economía basada en la sostenibilidad y la innovación

Imagen de archivo de Andorra la Vieja | iStock Imagen de archivo de Andorra la Vieja | iStock

Ni España, ni la Unión Europea ni la covid-19: la fiscalidad de Andorra no se pone sobre la mesa en ninguna negociación ni situación. "Nuestra fiscalidad se mantendrá como está", ha dicho el ministro de Presidencia, Economía y Empresa del Principat, Jordi Gallardo. Ha sido durando un acto organizado por el Círculo Ecuestre, en el que ha expuesto la estrategia del gobierno para transformar la economía andorrana y diversificarla. Los impuestos bajos son uno de los reclamos que hacen atraer inversión extranjera, un factor al que Gallardo añade un "marco jurídico estable".

De hecho, el gobierno ha preferido endeudarse a aumentar la recaudación fiscal para hacer frente a la crisis del coronavirus: "Es nuestra voluntad y hemos tenido que hacer un esfuerzo importante como país". Según Gallardo, Andorra ha hecho frente a la crisis sanitaria y a la económica que se ha derivado de ella con recursos propios. Esto les ha obligado a incrementar la deuda hasta el 46% del PIB. A pesar de que la ley andorrana no permite a la administración pública subir del 45%, en caso de que pase el gobierno tiene dos años para volver a reducir los niveles. El ministro de Economía indica que ahora se ha lanzado una emisión internacional de bonos verdes -por primera vez en la historia del país- por un valor de 500 millones de euros.

Si la pandemia no ha tocado la fiscalidad, tampoco lo hará el acuerdo de asociación que Andorra negocia actualmente con la Unión Europea. Primero el brexit y después la covid-19 han retrasado el proceso, en el que también se encuentran inmersos otros dos Estados pequeños del continente: San Marino y Mónaco. Pero Gallardo es optimista y espera tener tiempo de llegar a una entente en los dos años de legislatura que quedan. Si bien "la fiscalidad se queda fuera de la negociación", sí que se habla sobre otros temas delicados, como el monopolio en las telecomunicaciones y la energía en Andorra.

Andorra ha hecho frente a las crisis sanitaria y económica con recursos propios, hecho que les ha obligado a endeudarse hasta el 46% del PIB

El ministro de Economía tiene claro que cualquier cambio tiene ventajas e inconvenientes. Además, en cuanto a la energía, ha explicado en el Círculo Ecuestre que se encuentran en un proceso de aumentar la producción propia. A pesar de que todavía es residual, quieren llegar a producir un tercio de toda la que consumen, hecho que supondrá que todavía son dependientes, pero no tanto. El resto, la seguirán llevando de Francia y España.

Jordi Gallardo, ministre d'Economia d'Andorra, ha parlat sobre la fiscalitat del país | ACN

Jordi Gallardo, ministre d'Economia d'Andorra, ha parlat sobre la fiscalitat del país | ACN

Más allá del turismo y el comercio

La transformación económica de Andorra empezó en 2012, cuando el país se abrió por primera vez a las inversiones extranjeras. Hasta aquel momento, todo el capital internacional que quisiera entrar al país lo tenía que hacer de la mano de un ciudadano andorrano. "No somos China; el mundo no estaba esperando nuestra apertura", ha ironizado Gallardo para explicar que la llegada de inversiones foráneas fue muy baja al inicio. "Venían empresas y conseguíamos una llegada gradual de capital extranjero, pero no con la fuerza que queríamos", ha explicado. El punto de inflexión lo encontramos justo antes del inicio de la legislatura actual y de que él fuera ministro, en 2018.

Aquel año, la inversión extranjera llegó a representar un 5,8% del total. Los últimos datos disponibles, de 2020, son un poco inferiores -del 5,5%-, por culpa de la covid-19. Aún así, este salto cuantitativo del capital internacional que se produjo en Andorra hace tres años se notaba solo en los servicios que ya eran tractores de la economía del Principat, como la construcción y los servicios. Así que, según Gallardo, el gobierno actual quiso identificar los sectores estratégicos para conseguir la diversificación, que se construiría sobre la sostenibilidad y la innovación.

La transformación de la economía andorrana se basará en dos leyes, una de economía circular y otra de ecnomia digital

Entre estos ámbitos ahora considerados clave para el futuro de la economía andorrana están la tecnología blockchain, los eSports, la biotecnología, las fintech y el wellness, entre otros. Todo esto se basará en dos leyes, ha explicado el ministro: una de economía circular y otra de economía digital. Mientras que la primera se tiene que debatir en el parlamento en las próximas semanas, la segunda está previsto que se apruebe en junio. En términos de sostenibilidad, hay esta nueva normativa y también un proyecto de candidatura "para convertirnos en el primer país en ser reserva de la biosfera en su totalidad" -puesto que normalmente son zonas o regiones-. "Nuestro objetivo no es convertir el país en una reserva donde no se puede hacer nada, pero sí conseguir un modelo para planificar el crecimiento y desarrollo que podemos asumir".

En cuanto a la innovación, el presupuesto para convertir a Andorra en un país competitivo en economía digital es de 15 millones de euros. "Para nosotros es muchísimo; siempre digo que somos un país con un presupuesto total inferior al del Barça", ha justificado Gallardo para acercar la realidad del valle a un público barcelonés. Hay más iniciativas para impulsar la economía andorrana que el ministro ha querido destacar: un proyecto de Zona Franca, un helipuerto nacional para conectar con Barcelona y vuelos regulares entre el aeropuerto de Andorra-La Seu y Madrid y París.

"La administración tiene que tener un rol de acompañamiento, pero el país se tiene que transformar desde el sector privado", considera Gallardo

Talento y empresas

En esta nueva etapa con importancia de la economía digital, serán necesarios más talento y más empresas. "Queremos que la gente venga, aunque no sea para instalarse definitivamente", ha afirmado. Pero también quieren que el talento andorrano no se marche, hecho por el que se tendrá que incentivar la retención y la generación de empleo. Para evitar la destrucción de puestos de trabajo, el gobierno andorrano se ha visto obligado a introducir una figura que hasta ahora no existía: los ERTE. "Los hemos regulado en tiempo récord", ha dicho Gallardo. Está previsto que se acaben el 30 de junio y el ejecutivo espera no tenerlos que alargar.

La llegada de nuevas empresas es tan importante -o más- que el talento. "Grifols instalará un centro de investigación en Andorra, hecho que es una muy buena noticia", ha dicho. Y es que Gallardo tiene muy claro cuál tiene que ser el papel del sector público y del privado en la transformación económica de Andorra: "La administración tiene que tener un rol de acompañamiento y tiene que dar las garantías para que haya seguridad jurídica; pero el país se tiene que transformar desde el sector privado", ha dicho. Y ha añadido que es por eso que "somos un gobierno probusiness".

Més informació
Acuerdo entre el Racc y el Gobierno de Andorra por la seguridad vial
Messi compra su quinto hotel, ahora en Andorra
Hoy Destacamos
Lo más leido