El papel de la UE en la recuperación económica

El Next Generation EU y el Marco Financiero Plurianual son los dos instrumentos que impulsarán la transformación ecológica y digital para salir de la crisis

Les banderes dels països membre de la Unió Europea, que impulsa instruments per a la recuperació econòmica | iStock Les banderes dels països membre de la Unió Europea, que impulsa instruments per a la recuperació econòmica | iStock

Casi 1,8 billones de euros. Es lo que invertirá la Unión Europea en reactivar la economía después de la covid-19. La estrategia comunitaria para salir de la crisis se basa en la transformación ecológica y digital, que son también dos de los pilares sobre los que el Govern prevé estructurar su hoja de ruta. La UE ha impulsado un instrumento para apoyar a los países miembro en sus esfuerzos para la recuperación económica: el Next Generation EU.

A la vez, ha aprobado el nuevo Marco Financiero Plurianual, para el periodo entre 2021 y 2027. El presupuesto total del primero es de 750.000 millones de euros, mientras que el del segundo sube hasta los 1,074 billones. Así pues, a pesar de que no será el único, el principal mecanismo que la UE ha puesto a disposición de los Estados miembro para hacer frente a las dificultades económicas es el Next Generation EU.

Més info: Catalunya es una de las regiones de la UE más expuestas a la crisis de la covid-19

Del dinero que forman parte de él, 390.000 millones son subvenciones, es decir, transferencias a cada Estado, y los 360.000 millones restantes son préstamos. Toda la partida estará financiada con deuda a largo plazo que ha emitido la Comisión Europea. El grueso de subvenciones y préstamos se enmarcan en un programa concreto, el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR). Aún así, hay otros –el REACT-EU, el InvestEU y el Fondo de Transición Justa–, que juntos suman un presupuesto de 77.500 millones de euros.

El MRR, la piedra angular del Next Generation EU

¿Qué proyectos pueden enmarcarse en el MRR? Son elegibles para obtener financiación los proyectos e inversiones realizados desde el inicio de la crisis. Está previsto que un 70% de los recursos en subvenciones del MRR (de 672.500 millones de euros) se comprometan entre 2021 y 2022, mientras que el resto no se liberarán hasta 2023. Aún así, hay la posibilidad de avanzar una prefinanciación del 10% de esta partida a los Estados el año que viene. Los Estados miembro tienen que elaborar un plan de recuperación y resiliencia para utilizar todo este dinero.

En el caso del Estado español, el MRR repartirá 59.168 millones de euros en subvenciones y unos 63.300 millones en préstamos, a pesar de que esta última cifra no está todavía confirmada. Los planes que los países miembro presenten a Bruselas tienen que cumplir una serie de requisitos. El principal es que un mínimo de un 37% de los recursos se destinen a la transición ecológicos y al menos un 20%, a la digitalización. Concretamente, tendrán prioridad los proyectos que se centren en la sostenibilidad medioambiental, la equidad, la productividad y la estabilidad macroeconómica.

Tendrán prioridad para acceder a los fondos del MRR los proyectos que se centren en la sostenibilidad medioambiental, la equidad, la productividad y la estabilidad macroeconómica

Así pues, los sectores que saldrán más beneficiados se prevé que sean el de las energías renovables, el transporte sostenible, el 5G, la eficiencia energética y la industria 4.0. El plan que ha elaborado el Estado español prevé una cogobernanza con las comunidades autónomas en la ejecución de los fondos. La estrategia sigue la línea de la agenda 2030 y se apoya en cuatro pilares fundamentales: la transición ecológica, la transformación digital, la igualdad de género y la cohesión social y territorial.

Para la Generalitat, uno de los grandes objetivos de estos recursos es reforzar la capacidad productiva y la capacidad del sistema sanitario y sociosanitario. También tienen que servir para reducir las desigualdades sociales que la pandemia ha acentuado y acelerar la transición hacia un modelo económico más sostenible y resiliente.

Més informació
Lagarde revisará las reglas fiscales de la UE
Una cuestión de fondo
Hoy Destacamos
Lo más leido