Las mutuas, la salvación de los autónomos

Las mutuas han reconocido la prestación extraordinaria por cese de actividad a una tercera parte de los trabajadores autónomos

Una terrassa d'un bar de Sort l'11 de maig del 2020 | ACN Una terrassa d'un bar de Sort l'11 de maig del 2020 | ACN

Las 19 Mutuas Colaboradoras con la Seguridad Social (antes Mutuas de Accidentes de Trabajo) que trabajan en el conjunto del Estado español han abonado 674,16 millones de euros para la prestación extraordinaria por Cese de Actividad que han pedido durante el primer mes de confinamiento un total de 952.348 trabajadores autónomos. Esta prestación, que comporta la exoneración de cuotas a la Seguridad Social de manera temporal, fue aprobada en el Real decreto ley 8/2020, de 17 de marzo, al decretarse el estado de alarma, y se podrá percibir hasta el último día en que esté en vigor.

Més info: Qué tienen que asegurar autónomos y empresas más allá de la incertidumbre?

Esta cifra de solicitantes corresponde al 30,38% de los 3.135.135 afiliados al régimen especial de trabajadores autónomos en España, del colectivo protegido por las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social (97,31%, respecto del total que cubre el sistema de Seguridad Social, que en Catalunya el porcentaje es del 96,16%). La suma de las prestaciones corresponde al 70% de la base reguladora, es decir, un mínimo de 661 euros en el caso de los autónomos que cotizan por la base mínima.

Desde la asociación que las agrupa AMAT (Asociación de Mutuas de Accidentas de Trabajo) ponen en valor la rapidez en que han tramitado todos los expedientes que se los ha llegado porque los autónomos hayan cobrado con la máxima celeridad y consideran que como entidades básicas del sistema saldrán reforzadas de esta crisis puesto que "han demostrado la eficacia de la colaboración publico-privada, siendo capaces de tramitar más de un millón de solicitudes de esta prestación extraordinaria en tiempo récord, movilizando para lo cual además de 5.000 profesionales para conseguir que esta ayuda llegara puntualmente a este número de trabajadores, que lo están necesitando", manifiestan fuentes de AMAT.

Los sectores más afectados

Según los datos de la asociación, Catalunya ha sido, por detrás de Andalucía, la comunidad donde se han registrado más solicitudes, unas 144.968, y lo ha seguido la Comunidad de Madrid con 118.779. Del total de demandas en Catalunya, unas 89.939 han sido por cese total del negocio y unas 55.029 por haber registrado un 75% de reducción de sus ingresos mensuales respecto a la media mensual del semestre anterior por la bajada de su actividad. En cuanto a las solicitudes denegadas, el número total ha estado de 7.589 (6.380 y 1.209, respectivamente).

En el conjunto del Estado sólo se han descartado un 2,7% de las demandas presentadas para acceder a la prestación extraordinaria aprobada con carácter de urgencia por el Gobierno central

A pesar de no disponer de datos por comunidades, la radiografía de los demandantes por sectores, se puede extrapolar a partir de las cifras del conjunto de España. Así, el mayor número de peticiones por cese de actividad se ha concentrado en el sector comercio, con 286.822 peticiones para toda España, mientras que le siguen hostelería (234.469) y construcción (108.420). Respecto a la disminución de ingresos, el número más elevado de demandas corresponde a estancos, hornos de pan, fotógrafos, arquitectos, odontólogos, fisioterapeutas, taxistas, abogados, profesionales liberales y el sector del mantenimiento industrial.

En el conjunto del Estado sólo se han descartado un 2,7% de las demandas presentadas para acceder a la prestación extraordinaria aprobada con carácter de urgencia por el Gobierno central y ha sido en su mayor parte o bien por incompatibilidad con otro tipo de prestación o bien porque la póliza de cobertura del autónomo todavía tenía vigencia las cláusulas de carència estipuladas porque la formalización se había realizado durante el mes de marzo, según fuentes consultadas por este medio.

Los más castigados

La obligatoriedad de tener contratada una mutua colaboradora es relativamente reciente en el Estado español. El enero de 2019 entró en vigor la ley que obligaba a los autónomos a contratar una mutua Colaboradora con la Seguridad Social para cualquier tipo de incapacidad debido a contingencias comunes, contingencias profesionales y al cese de actividad. Pocos se imaginaban entonces que tendrían que recurrir a este último supuesto y menos de forma masiva, como sucedió a raíz del estado de alarma decretado por una crisis sanitaria, la covid-19, y el necesario cierre de su negocio. Sin embargo, a día de hoy todavía quedaban algunos (unos 50.000) que no estaban adscritos a ninguna mutua y se ha aprovechado la situación actual para hacer el traspaso definitivo a las mutuas.

Las mutuas, como agentes privados que gestionan y abonan la prestación a los autónomos, han hecho el pago de los casi 675 millones como anticipo que el Gobierno les tendría que reintegrar en el futuro

Las mutuas, como agentes privados que gestionan y abonan la prestación a los autónomos, han hecho el pago de los casi 675 millones como anticipo que el Gobierno les tendría que reintegrar en el futuro, mediante los créditos presupuestarios que apruebe el Ministerio de Hacienda y que resulten necesarios para el adecuado cumplimiento de las medidas extraordinarias que requiere la aplicación del Real decreto ley establecido con cuyo objeto. Sin embargo, fuentes consultadas por esta medio evidencian que todavía no está claro cómo se tiene que financiar esta prestación extraordinaria y de momento ha supuesto un gran golpe para todo el sector de las mutuas, teniendo en cuenta que la actividad del sector se incluye en los presupuestos generales del Estado y ya había visto reducidos sus ingresos por la rebaja de la cuota de los autónomos que se formalizó a finales del año pasado.

Més info: Küppers, el éxito de todos y la gasolina de los autónomos

Fuentes de la asociación de AMAT consideran que el Gobierno sacará adelante la dotación de los fondos extraordinarios necesarios y por lo tanto "la solvencia de las mutuas no se tendría que ver afectada por el efecto de esta prestación". Respecto a la evolución que puede tener esta situación de crisis económica y sus consecuencias sobre el colectivo de trabajadores autónomos que ya fueron uno de los más castigados por la recesión derivada de la crisis de 2008, las mismas fuentes de AMAT creen que "las dos situaciones no son comparables, dada la excepcionalidad de la situación en que nos encontramos ahora y el carácter extraordinario de la actual prestación por cese de actividad".

La asociación AMAT que actúa como patronal del sector también destaca la excelente gestión y dedicación de los profesionales sanitarios de las mutuas y de sus hospitales en los cuales se está dispensando asistencia a pacientes de la covid-19.

Més informació
Trasteros gratis para pymes y autónomos
Barcelona ayudará a los autónomos con 300 euros
Hoy Destacamos
Lo más leido