Las patronales impugnan la huelga general por la sentencia del procés

La Cecot y Pimec están de acuerdo con algunas de las reivindicaciones pero creen que se tiene que acordar otra respuesta ante la sentencia del procés

Imatge d'arxiu de la vaga general del 21 de febrer del 2019 | Europa Press
Imatge d'arxiu de la vaga general del 21 de febrer del 2019 | Europa Press

Las patronales catalanas y los sindicatos mayoritarios -CCOO y UGT- rechazan la huelga general convocada para el 11 de octubre, aplazada hasta el día 18, fechas en las que está previsto que se conozca la sentencia sobre el procés. La Cecot, Pimec y Foment del Treball consideran que una parada de los trabajadores "no es el instrumento adecuado" para unas reivindicaciones que consideran "políticas".

"Como organización empresarial que somos, entendemos que pese a la gravedad de la situación política que estamos viviendo y más allá de los posicionamientos personales de cada uno, reiteramos que la convocatoria de una huelga general no es la respuesta adecuada para canalizar el malestar de una parte importante de la sociedad catalana", ha expresado la patronal de Terrassa a través de un comunicado. En la misma línea, CCOO también cree que es una reivindicación de una parte de los trabajadores: "La mitad de la ciudadanía no está en los intereses de intentar construir una república".

"Confrontación en las empresas"

El secretario general del sindicato, Javier Pacheco, dice que una medida así "puede traer confrontación a los centros de trabajo". Coinciden con esta idea en Cecot, desde donde consideran que "no es conveniente trasladar la conflictividad política a las empresas y generar un impacto económico que perjudica tanto a las empresas como a los trabajadores catalanes".

Mucho más contundente ha sido Foment del Treball. Su presidente, Josep Sánchez-Llibre, se ha mostrado "radicalmente en contra" de la convocatoria de huelga que han registrado la Intersindical-CSC y la Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC). Considera que es una parada "única y exclusivamente política, que no obedece a motivaciones económicas".

Otras vías de movilización

Pimec defiende "otras vías de movilización para cuando se haga pública la sentencia del procés". El presidente de la patronal de las pymes, Josep González, ha explicado que la organización está debatiendo cuál es "la mejor actuación ante unas previsibles sentencias que no gustan nada" y después de dos años de prisión preventiva que "chocan". Cree que la respuesta que haya por parte de patronales y sindicatos tiene que ser "consensuada".

A pesar de que Pimec no da apoyo y que González considera que una parada de país sostenida "no sería buena como respuesta", dice que es una huelga "totalmente legítima". El presidente de la patronal de las pequeñas y medianas empresas ha dejado claro que su oposición a la huelga "no significa" que no estén de acuerdo con otras maneras de "manifestar la preocupación por las sentencias".

Una huelga de estas características "puede poner en peligro una cosa tan seria como es debatir temas laborales cuando toca con los agentes que toca". La Cecot propone, en vez de una huelga general, intensificar la actividad de las mesas de diálogo social, que sirvan para definir "propuestas mayoritariamente consensuadas".

"Construir consensos"

En la misma línea que Pimec, desde CCOO apuestan por una respuesta, que no sólo tiene que venir de aquellos que apoyan a la independencia, en la vía de "construir consensos" y que tenga una "lectura política". Para lograr esta "respuesta conjunta", Pacheco cree que todos "tienen que renunciar a posicionamientos maximalistas". UGT, por su parte, también cree que la respuesta tiene que ser de "consenso y lo más amplia posible". La solución, considera David Papiol, secretario de movilización del sindicato, "es que los presos salgan de la prisión". ​

Más Información
González: "La radialidad es un factor de poder, no un factor económico"
Hoy Destacamos
Comentarios