Fiscalidad y regulación, las barreras a la competitividad del ecosistema de startups

Los emprendedores y los inversores piden más facilidades a las administraciones para hacer la revolución de la internet a las empresas

El ecosistema startup reclama menos fiscalidad y regulació para impulsar su negocio El ecosistema startup reclama menos fiscalidad y regulació para impulsar su negocio

Catalunya dispone de un ecosistema de startups que tiene que desarrollarse todavía más para asumir mejores posiciones internacionales y ser más atractivo para captar talento. Por este objetivo, emprendedores e inversores detectan que todavía hay algunas barreras a superar. Entre las principales: la fiscalidad y la regulación. Haría falta, aseguran, definir un modelo catalán de startups que sería la base para definir con mejor y más coherencia políticas públicas que beneficien su desarrollo en un ámbito cada vez más competitivo en un entorno cambiante a niveles estrepitosos. En el decurso de la mesa redonda Como hacer todavía más competitivo el ecosistema catalán de las startups se han detectado estas necesidades y se ha tirado un mensaje claro a la administración catalana, coincidiendo con la presentación del proyecto Start Easy que lidera Acció en el ámbito europeo para consolidar el tejido emprendedor.

"La fiscalidad es una lacra". Con esta contundencia ha analizado Albert Bosch de la app Housfy –plataforma del sector inmobiliario para particulares- la situación que se ha encontrado como emprendedor que necesita la ayuda del capital inversor para tirar adelante su compañía. Porque la experiencia de él y otros emprendedores como Almudena del Mar Muñoz de Getaround –alquiler de coches compartidos hasta hace poco llamada Drivy- demuestra que hace falta más colaboración público-privada no sólo para reducir la burocracia a la hora de poner en marcha un negocio, sino también a la hora de hacerlo crecer. Muñoz se ha reflejado en ciudades como París donde la regulación para nuevas fórmulas de movilidad no es ni mucho menos tan restrictiva como Barcelona u otras capitales españolas.

Castellet: "El problema no está tanto en como iniciar un negocio de emprendeduría sino en cómo hacerlo crecer"

"El problema no está tanto en como iniciar un negocio de emprendeduría sino en cómo hacerlo crecer", ha manifestado Ricard Castellet de BCN Tech City, para referirse a las trabas que se van encontrando los emprendedores a medida que desarrollan sus proyectos.

El dinero sigue buscando garantías y sobre todo "es caprichoso" ha explicado Mercè Tell de Nekko, consultora que gestiona inversiones de Venture Capital en Barcelona, Londres y Madrid. Tell ha expuesto como de difícil es competir con otros países como Francia donde no se graba el capital inversor desde el primer momento en que se destina a una compañía. También ha sugerido que desaparezcan las diferencias existentes en esta materia entre las diversas capital españolas, es decir, defiende que hace falta una armonización fiscal en este ámbito.

Els ponents durant l'acte al Movistar Centre

Los ponentes durante el acto en el Movistar Centrre

La jornada de debate ha servido para poner de manifiesto que Barcelona es una ciudad atractiva para tirar adelante proyectos de emprendeduría, donde se puede captar talento local e internacional y dónde hay un alto nivel tecnológico. También para insistir que hay que fomentar todavía más la transferencia de tecnología de las universidades a las empresas y que las grandes corporaciones industriales estrechen lazos de cooperación con las startups, en una aproximación que favorecerá la competitividad de todo el ecosistema catalán

Una nueva clase social

Ponentes y asistentes han contado con una conferencia previa de un experto digital como Aleix Valls, CEO y cofundador de LiquiD. Valls ha advertido que la cuarta revolución industrial "va muy rápida y se basa en el conocimiento". "La tecnología ya no es el problema, el reto es económico y social", ha añadido para defender que la cuarta revolución industrial es de 360 grados y no sólo cambiará nuestra relación con el trabajo sino que dará pie a la creación de una nueva clase social.

"La tecnología ya no es el problema, el reto es económico y social"

Lo ha relacionado con la existencia de una nueva forma de crear empresas que parte de las startups. Una fórmula que implica validar rápidamente un modelo de negocio a un coste muy bajo y con mucha capacidad para conocer qué quiere y necesita el usuario, porque el futuro está en el tratamiento de los datos. Ha puesto como ejemplo la trayectoria de grandes marcas como Google, Amazon, Facebook o Apple, a las que ha calificado de "grandes oligopolios", "de empresas reguladoras" y "de infraestructuras básicas con más poder que alguno de los principales países del mundo".

Valls cree que el futuro será intensivo en conocimiento con ecosistemas de innovación y el usuario estará en el centro de las compañías, hecho que generará una economía muy flexible, la economía del siglo XXI.

Més informació
El Sabadell participa en 75 startups en los últimos cinco años
Más de 1.500 startups aterrizarán en Valencia para el Webit Festival
Lanzadera y Abanca buscan juntas startups 'fintech'
Hoy Destacamos
Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leido