Minimakers, robots de cartón montados por niños

El proyecto quiere fomentar el uso de juguetes sostenibles y mejorar el aprendizaje de los fillets en manualidades

Uno de los robots de cartó de Minimakers | Cedida
Uno de los robots de cartó de Minimakers | Cedida

Los juguetes de los niños pueden ser muchas cosas, didácticas, entretenidas..., pero el que no son es sostenibles. Utilizan una gran cantidad de plásticos y vienen en unas cajas de cartón que van directos a la basura. Además de la gran cantidad de juegos que acaban acumulando y con los cuales no juegan. Y de todo esto se dio cuenta Alan Silva mientras tenía cura de sus sobrinos. Es por eso que decidió crear Minimakers, un nuevo tipo de juguetes hechas de cartón y que se pueden montar y desmontar tanto como los fillets quieran.

El proyecto de Minimakers recuerda a los tradicionales juguetes de cartón con las cuales jugaban nuestros padres y abuelos pero que con los años pasaron a un segundo plano. Ahora, la startup nacida el año pasado, recupera este tipo de juguetes creando un robot de cartón que anda con engranajes, un insecto sensible al tacto, un dron formado a partir de la caja que lo rodea o un girascopi que anda.

El 'packaging' es el mismo juguete

El valor añadido de los productos de Minimakers es que están hechos de cartón a partir del mismo packaging del juguete. "Se trata de cajas de cartón que vas desmontando y con ellas se crea el juego, por lo cual no se generan residuos extras", explica Silva. Además, es más fácil de reciclar, puesto que un golpe los niños se han cansado de ella, se pueden recuperar las piezas clave como el engranaje o el circuito electrónico y el resto se puede lanzar.

Los juguetes Minimakers se crean a partir del cartón de su 'packacking'

Los robots de Minimakers están destinados a niños a partir de cinco años, a pesar de que, según Silva, hay mucha gente adulta que se ha interesado por estos juegos y que los quieren por ellos. "Además, también es una buena manera de que padres e hijos jueguen juntos", añade el emprendedor.

Sin embargo, cualquiera puede pensar que es difícil que fillets de cinco años tengan la capacidad para montar un robot. Es por eso que Minimakers llevará a cabo talleres para enseñar a los padres y sus hijos a montar el juguete. Una mezcla entre economía circular, origami y manualidades.

Actualmente, la startup está creando todavía los cuatro prototipos de productos que venderán próximamente en el mercado. La idea es comercializarlos por ecommerce o venderlos directamente en su punto de venta físico.

L'equip de Minimakers
El equipo de Minimakers | Cedida

El equipo de Minimakers está formado por informáticos, arquitectos, diseñadores, profesionales de la electrónica, entre otros.

Proyecto social y sostenible

Al principio, Silva montó el proyecto él solo pero con el tiempo se ha ido añadiendo gente que se ha interesado por la idea y quiere participar ayudando a crear nuevos diseños de robots y a programarlos. El proyecto ganó el tercer galardón de los premios de Emprendeduría Social de Barcelona Activa.

Silva: "El reto es reducir la contaminación producida por la industria de los juguetes y fomentar el consumo responsable entre las familias"

Ahora, el reto de Minimarkers es innovar y "ayudar a reducir la contaminación producida por la industria de los juguetes y fomentar el consumo responsable entre los niños y las familias", concluye Silva.

Más Información
Delso: "El juguete del futuro tiene que dejar a los niños ser niños"
Joguines 'made in' Catalunya
Diset, el juego de reflotar empresas
Hoy Destacamos
Comentarios