CaixaBank marca distancias con 2008

El consejero delegado Gonzalo Gortázar asegura que no prevén cerrar 2020 con pérdidas y alerta que es "el peor momento" para el impuesto a la banca

Gonzalo Gortázar, conseller delegat de CaixaBank. | Cedida Gonzalo Gortázar, conseller delegat de CaixaBank. | Cedida

Si tiramos de hemeroteca, veremos que en la presentación de los resultados del primer semestre de 2008, La Caixa -entonces todavía caja de ahorros- desvelava una caída de los beneficios del 13,7%. Eran los tiempos duros de la crisis financiera. Hoy, en plena crisis de la Covid-19, los beneficios de CaixaBank se han desplomado un 67% durante los primeros seis meses de 2020, después de hacer una provisión extraordinaria de 1.155 millones de euros con objeto de anticiparse a impactos futuros por los efectos económicos de la Covid-19. Unos resultados a priori malos, que el consejero delegado Gonzalo Gortázar ha querido enfocar con optimismo en rueda de prensa: ha destacado que el contexto es muy diferente y que las entidades bancarias ya no son las de hace 2008 y piensan en la sociedad.

"Contigo, ahora más que nunca": moratorias, condonaciones del alquiler y créditos

No en balde, el eslogan de CaixaBank en pleno confinamiento ha sido "Contigo, ahora más que nunca". Y el consejero delegado ha querido remarcar la línea de "compromiso con la sociedad" que ha tenido la entidad durante las semanas más duras: "Hemos mantenido las sucursales abiertas frente a lo que han hecho otros, porque nuestros clientes nos necesitan. Hemos apostado por las personas y por las empresas, pero detrás de las empresas, hay personas". Ha puesto ejemplos concretos como las llamadas del personal a clientes de edad avanzada para explicarles cómo hacer gestiones telemáticas o darles información sobre cómo pedir cita previa para evitar problemas de salud.

Una de las decisiones más relevantes en este sentido ha sido "estar cerca de los sectores más vulnerables y afectados por la crisis" mediante moratorias de hipotecas y préstamos personales: se han concedido un total de 357.488 solicitudes por valor de 9.848 millones de euros, de las que el grueso en número han sido préstamos (el 70%) e hipotecas por importe (86%); la gran mayoría de ellas, ha explicado Gortázar, eran "préstamos que se estaban pagando" y se han concentrado durante la segunda quincena de abril y principios de mayo.

Més info: Caixabank y Ferran Adrià reinventan la restauración para salvarla

Estas moratorias, ha subrayado, las han "hecho a propósito", es decir, no las han pedido los clientes, sino que han sido "proactivos" y han llamado a aquellos que veían que "reducían sus ingresos" fuertemente. "Es una buena ayuda para nuestros clientes y no nos hará daño en el futuro", ha afirmado el consejero delegado. Precisamente por esa proactividad y detección de casos, no prevén un aumento considerable de las moratorias durante el resto del año.

Por otro lado, se han gestionado 164.370 solicitudes de créditos con aval ICO para autónomos, pymes y empresas, por un importe total de 13.726 millones de euros, además de conceder 32.500 millones al sector empresarial al margen de las líneas ICO. Igualmente, se ha condonado el pago del alquiler durante el estado de alarma a 4.600 clientes, se han anticipado subsidios y pensiones por valor de 3,6 millones y se han aportado al fondo sectorial para la protección del personal sanitario 8,5 millones, entre otras medidas.

Coronavirus versus 2008

Todas estas actuaciones rompen considerablemente con el papel y la imagen que tuvieron las entidades financieras en la crisis de 2008. Y así lo ha querido remarcar Gortázar: "La banca está sufriendo la crisis, pero en la anterior sufrió mucho más. Se creó el convencimiento, además, de que se lo merecía porque había hecho sufrir mucho más al resto de la sociedad. Ahora está haciendo su labor y está ayudando a la sociedad. Prácticamente 50.000 millones de crédito de los últimos meses se han destinado a ayudar a sobrevivir".

Gortázar: "En 2008 se creó el convencimiento de que la banca se merecía sufrir porque había hecho sufrir mucho más a la sociedad"

El consejero delegado de CaixaBank ha subrayado que "el sector financiero ha hecho lo que tenía que hacer, estar junto a la sociedad", pero que "esto no lo hubiera podido hacer sin buena salud". En este sentido, a pesar de la caída de los beneficios, ha defendido que son "el primer banco de España lo miremos por donde lo miremos: en crédito, en pensiones, en seguros, en número de clientes, en nóminas, en uso digital...".

"Hemos anticipado las decisiones duras no sólo para salir a solas, sino para hacerlo pronto. Hemos hecho nuestro trabajo en beneficio de los clientes, de la sociedad y, evidentemente, del banco", ha añadido, marcando distancias con los rescates a la banca de la pasada crisis económica.

Razones para el optimismo... a pesar de la caída del 22,1% del PIB

El optimismo, pero, se tiene que afrontar con datos reales como el del hundimiento del PIB español, que hemos conocido este viernes: ha registrado un retroceso interanual récord del 22,1% que refleja claramente la parada de la economía durante el estado de alarma. Aun así, Gortázar ha manifestado que es "bastante optimista" -ha asegurado que "mejora" lo que esperaban de cara al segundo semestre- y así ha explicado por qué: "Es un dato positivo que refuerza que hemos sido prudentes al hacer una provisión de 1.155 millones de euros. Habrá un impacto sobre las entidades, que ya eran poco rentables sobretodo por la caída del tipo de interés. Pero las entidades españolas son solventes, tienen interés, partimos de niveles de morosidad razonables, no ha habido una burbuja de activos ni inmobiliarios no otros sectores antes de la crisis y el nivel de deuda de las empresas es mucho más bajo del que teníamos hace 12 años. Esto no significa que no tengamos que ser prudentes".

Los datos positivos de CaixaBank son que ha logrado una "cifra récord de volumen de negocio" superando los 400.000 millones en recursos de clientes (+4,3%); ha mejorado las cuotas de mercado de los principales productos (las nóminas llegan al 27,5%; planes de pensiones, 26%; fondo de inversión, 17,5%; crédito, 16,2%; y depósitos, 15,4%); y se mantienen estables los ingresos core, con 4.064 millones de euros (cae sólo un 0,5%).

La penetración de clientes particulares es del 28% en el Estado español y del 13% en Portugal, donde con BPI han llevado a cabo una "labor muy parecida" de estar "junto a los clientes, facilitar moratorias y avanzar en cuotas de mercado". Además, los activos líquidos totales se sitúan en 106.609 millones de euros -la cifra más alta lograda por la entidad-, con un crecimiento de 17.182 millones de euros durante el año a causa, principalmente, de la generación y aportación de colaterales a la póliza del Banco Central Europeo.

No se reajustará la plantilla ni prevén cerrar 2020 con pérdidas

Preguntado sobre si la crisis actual podría desembocar en un nuevo reajuste de la plantilla, Gortázar ha sido categórico: "No está previsto, creo que podamos dar esa confianza. Necesitamos a nuestra plantilla para hacer lo que están haciendo y lo que vendrá. Si tenemos que hacer cambios, como poner más plantilla inTouch, lo haremos negociando con los representantes sindicales". Sí que ha manifestado la voluntad del banco de "seguir reduciendo la red de sucursales" porque los clientes cada día "son más digitales"; en esta línea, potenciarán el modelo de oficina Store, con más asesoramiento.

El consejero delegado ha añadido que tampoco prevén cerrar 2020 con pérdidas por la venta de una parte del negocio de una join venture que sumará 400 millones que entrarán en la segunda mitad del año. Y prácticamente ha cerrado la puerta a futuras fusiones: "Estamos trabajando en un crecimiento orgánico y nos está yendo muy bien. Somos el primer banco de España en todas las divisiones. No está dentro de nuestro escenario buscar una operación, ahora tenemos mucho por hacer y no nos hace falta una operación corporativa. No podemos decir "nunca", si hay oportunidades, las estudiaremos, pero no las estamos buscando activamente, porque con lo que tenemos pensamos que podemos salir bien".

Sobre el impuesto a la banca: "Es el peor momento"

Gortázar también se ha pronunciado sobre el impuesto a la banca que han puesto miembros del Gobierno español encima de la mesa: "La banca está teniendo mucha menos rentabilidad y necesitamos una banca fuerte y sana para dar liquidez a la economía. Independientemente de que no tiene sentido, ahora es el peor momento para cargar a la banca. Como sociedad tenemos que hacer una reflexión sobre como poner las cuentas en orden; ahora, lo más necesario es que la economía recupero su vigor. A medio plazo habrá que tomar medidas para equilibrar las cuentas. Si no, conseguiremos un efecto contraproducente y estrangularemos la economía".

Gortázar: "Independientemente de qué no tiene sentido, ahora es el peor momento para cargar a la banca"

Sí que ha aplaudido medidas gubernamentales como los ERTE o los créditos ICO, que ha pedido que "se mantengan el tiempo que sea necesario" a sectores "de baja actividad que después la recuperarán" como el turismo, incluso "más allá de septiembre". Por el contrario, ha observado que "no tiene sentido mantener vivas empresas subsidiando actividades que pueden no tener futuro", aunque no ha concretado a qué se refería, a pesar de que ha marcado el camino: "Hay que seguir digitalizando España".

Més informació
Caixabank avanza el pago del paro
Gortázar: "No somos responsables de los errores y del dinero que han podido costar otras entidades"
Hoy Destacamos
Lo más leido