Casamitjana, un siglo de Terrassa a Le Corbusier

La empresa familiar cumple 100 años con el objetivo de acontecer líder en mobiliario de diseño en Cataluña

Oriol Casamitjana, director de la casa de muebles del mismo apellido | Àngel Bravo
Oriol Casamitjana, director de la casa de muebles del mismo apellido | Àngel Bravo

De un pequeño taller en Terrassa a amueblar casas con muebles de Le Corbusier. Entre estas dos imágenes hay 100 años entre mobiliario. Que una empresa familiar llegue a un siglo de vida es un hito. Que además sea un referente en su sector hace que sea un caso de éxito. Es el caso de Casamitjana , una empresa familiar de mobiliario que distribuye y vende las primeras firmas internacionales y nacionales y amuebla casas, hoteles y oficinas de todo el Estado y parte del extranjero desde Terrassa.

La empresa egarenca, reconocida por la Cecot en la Noche del Empresario de este año, se ha consolidado como un referente en la venta de mobiliario tanto del hogar como de oficina. Desde sus dos showroom a la localidad vallesana y en Barcelona ofrece sus productos a clientes particulares, empresas, arquitectas e interioristes, hoteles y restaurantes.

casamit14

El director de Casamitjana, Oriol Casamitjana | Àngel Bravo

Con una facturación de 3,6 millones de euros y un equipo de 12 personas, la empresa está dirigida por la cuarta generación de la familia. Oriol Casamitjana, director de la firma, afirma que "el principal objetivo de la compañía es consolidarse tanto en Barcelona como Cataluña como líder en mobiliario de diseño y como asesora referente para arquitectas e interioristas nacionales".

Una historia entre mobiliario de diseño

El bisabuelo del actual director, Antoni Casamitjana, inició la actividad del negocio familiar el 1916 en Terrassa con un taller de carpintería y los primeros trabajos de compraventa de mobiliario. "Él tenía un asno y llevaba los muebles por Terrassa", rememora el directivo. Antoni hacía muebles, vendía, reparaba, pero el negocio va vascular hacia la distribución.

No fue hasta el 1918 que el negocio se oficializó, bajo el nombre de Antoni Casamitjana - Muebles el buen trato. Con el paso de los años, Josep Casamitjana, hijo de Antoni, toma el relevo a la compañía. La Guerra Civil estalló y el joven tuvo que exiliarse. Al volver, el negocio había cambiado su nombre al castellano Antonio Casamitjana - Muebles lo buen trato.

El 1956 Josep inaugura una segunda tienda en Terrassa denominada Yago Decoración. Después de un viaje en Francia, donde descubre a Le Corbusier, Josep se interesa por las tendencias europeas del diseño más innovador como la Bauhaus o Thonet, etc. "Fuimos los primeros a llevar Le Corbusier en Cataluña", afirma el director de la empresa.

casamit09

Un instante de la entrevista a Casamitjana | Àngel Bravo

"Unos años más tarde el abuelo tuvo un derramamiento cerebral, lo cual lo deja impedido físicamente y mental", recuerda el empresario. Durante los cinco años siguientes, tanto el núcleo familiar como el negocio sufrieron una complicada situación. Serán los hijos (Toni y Santi) y la mujer (Ángela) quienes ayuden a salir adelante la casa.

Santi, que toma las riendas del negocio, compartía con su padre la gran afición por el diseño. El 1980 traslada la tienda a un emblemático local situado en la Calle Portal Nuevo, dentro de un antiguo vapor textil. "Es en esta época que la empresa crece y se firman los primeros contratos con marcas extranjeras: italianas y alemanas", relata. Casamitjana firma, por ejemplo, un contrato con Cassina, la firma que tiene las patentes de los diseños de Le Corbusier.

Actualmente la casa trabaja con más de 80 marcas mayoritariamente internacionales: "Trabajamos con un 85% de extranjeras y un 15% de aquí", puntualiza. Iconos de los años 60 que ya han acontecido clásicos del interiorismo Casamitjana se enorgullece de ser el distribuidor oficial y de más volumen de ventas al Estado de las marcas Carl Hansen & Søn (danesa), Poltrona Fraude (italiana) y Walter Knooll (alemana).

El 2001 se inaugura la nueva exposición de Casamitjana en Terrassa en un espacio de 1.200 metros cuadrados. En aquel momento Terrassa vive un auténtico boom inmobiliario, lo cual favorece al sector del mueble y la decoración. Aprovechando la situación, se adquiere una nave industrial también en la ciudad del Vallés Occidental, a tocar del Parque Vallès, que se empleará de centro logístico.

Durante el ejercicio de 2009, coincidiendo con la crisis económica, se sufre una caída de casi el 50% de las ventas respecto al ejercicio 2007, que había sido lo de mayor facturación de su historia. "La crisis fue muy fuerte para todo el mundo, con el tipo de mueble que tenemos, el público objetivo no son los pisos de nueva promoción del boom inmobiliario, pero si lo del promotor, así que varem recibir igual", exclama.

"A partir del 2010 varem empezar a remontar despacio" y a pesar de que todavía había una situación complicada, un año más tarde se abre el primer establecimiento en Barcelona, que será sustituido el 2016 por el actual en la calle Johann Sebastian Bach.

BOTIGA CASAMITJANA BCN 01
FOTO: Cedida

Antes de la crisis y el estallido de la burbuja inmobiliaria, la facturación del segmento del mobiliario de oficina representó un 60% del total mientras resta de mobiliario para el hogar. Actualmente "el mobiliario para oficinas representa un 40% de la facturación, casa un 30% y hoteles y restaurantes otro 30%", asegura. Entre sus proyectos cuentan hoteles de la cadena Mercer y apartamentos de alta gama en Andorra.

Actualmente, Casamitjana, con Oriol y Pol, hijos de Santi, al frente, tiene unas previsiones de superar los 4 millones de euros de facturación de cara al año próximo. La firma se apoya en tres patas para lograr este objetivo: muebles para oficina, hoteles y restaurantes de mano de proyectos de arquitectos e interioristes y retail .

El consejo para comprar un sofá

Como estiércol para cumplir 200 años? El sector del mueble ha sufrido una fuerte sacssejada a nuestro país en cuanto a la producción con la llegada de Ikea "que ha fulminado la gama baja y media-baja", resalta. Pero este no es el competidor de Casamitjana, que se centra en la gama más alta. "El que sí que ha hecho Ikea es poner el diseño al alcance de todo el mundo, pero esta es otra batalla", río.

Oriol Casamitjana: "Ikea ha fulminado la gama baja y media-baja"

En cuanto a la distribución, han aparecido otros competidores, además de internet. "Nosotros nos diferenciamos con el asesoramiento, hacemos una venta consultiva, no vendemos a pes, si viene un arquitecto o interiorista intentamos darle el mejor consejo y acompañamiento, hasta el montaje", remarca el empresario.

"Creemos que internet está bien como fuente de información, pero un sofá se tiene que poder tocar y ver, por internet diferenciarás el color del tejido apenas", subraya Casamitjana, en referencia al asesoramiento necesario a la hora de comprar una pieza de mobiliario de alta gama. "Valores: esfuerzo, constànça y equipo humano", así es como Casamitjana durará 100 años más.

Más Información
Empresarios, políticos y robots apuestan por un pacto inteligente
Kibuc, la unión de los muebles catalanes
Hoy Destacamos
Comentarios