Furgonetas de reparto de Correos aparcadas ante la sede de Vía Laietana 1 en Barcelona. FOTO:ACN
Furgonetas de reparto de Correos aparcadas ante la sede de Vía Laietana 1 en Barcelona. FOTO:ACN

El 'ecommerce' rescata Correos

El operador público se alía con Wallapop y Alibaba para recuperar su posición como un actor importante para la logística, un ámbito donde las compañías privadas se han adaptado con más rapidez a las necesidades del comercio digital

Entrar a una oficina de Correos, coger tanda y esperar mientras voces como entran y salen carretillas llenas de paquetes es una imagen que no tendría que generar ningún tipo de sorpresa. Ahora bien, si básicamente su totalidad de los embalajes trajeran la ya arxiconeguda cinta negra con el nombre de Amazon en moratón, seguramente sí que generaría cierta curiosidad. Y es que el ecommerce por fin ha reavivado la actividad de Correos, una compañía que parecía haber perdido cuota de mercado con la irrupción de los negocios digitales y sus constantes acuerdos con empresas privadas como MRW, Seur o DHL.

Los principales impulsores del cambio son los acuerdos que el operador público ha cerrado con Wallapop y Alibaba en el último año. "Son hechos que demuestran que la compañía ha reaccionado y se ha sumado a las necesidades del mercado", afirma el profesor de Esade y experto en comercio electrónico, Franco Carreras. Considera que de Correos siempre se ha tenido la percepción de ser "el modelo más tradicional", mientras que las otras organizaciones del sector "han demostrado estar más orientadas a la empresa y quizás han sido más ágiles a la hora de adaptarse al cambio".

Ahora, pero, le ha llegado el momento de subirse al carro. Y como para no hacerlo, porque según el Observatorio Sectorial DBK, el sector de la logística incrementó un 15% su negocio el 2016 gracias a la compraventa de productos a través de Internet. Un segmento que generó un negocio total de 1.100 millones de euros.

Sustituir las cartas por compras online

Correos ya intentó responder a toda esta transformación con propuestas como el CityPaq, buzones en lugares públicos que permiten recoger los paquetes a cualquier hora, o Comandia, una solución que permite a las pymes crear su tienda online y vender en más de 50 marketplaces como Amazon o eBay. Esta última herramienta surgió para ayudar "las pymes que tienen menos recursos que las grandes empresas a hacer el salto al online", afirma el director del área de soluciones digitales de la compañía pública, Sergio Peinado, quien asegura que este es un campo que todavía tiene mucho a explotar.

Peinado: "Wallapop nos escoge como 'partner' logístico para salir al mercado y, sobre todo, llegar al cliente del sector C2C. Es una manera de arreciar nuestra posición"

Ahora con el acuerdo con Wallapop se ha hecho una pasa adelante que beneficia las dos partes: "Ellos nos escogen como partner logístico para salir al mercado y, sobre todo, llegar al cliente del sector C2C. Para nosotros es una manera de arreciar nuestra posición como un actor importante".

En el caso de la colaboración con Alibaba, el salto se ha hecho a escala internacional a través de su tienda Tmall Globall, la que permite a las empresas españolas vender en la China productos como vino o aceite y entregarlos en un plazo mediano de nuevo días, y también situar Correos como el encargado de la logística de las ventas del conglomerado chino al Estado español. La previsión es que las transacciones online de compañías nacionales lleguen a un valor de un billón de dólares a finales de año.

A pesar de que no hay datos recientes, Peinado destaca las últimas de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, las cuales muestran que en el periodo de 2013-2015 Correos y Correos Express tenían el 19% de la cuota de mercado. "Nuestra sensación es que hemos crecido a un ritmo de dos dígitos cada año desde el 2012, pero no sabemos como crece la competencia y no hay ningún estudio que lo indique", comenta, y desmiente a continuación que la esfera digital haya ido en detrimento del negocio. Sea cual sea la cifra actual, el que tienen claro desde la compañía es que la apuesta por el comercio electrónico y la paquetería tienen que servir para compensar el descenso de la correspondencia postal tradicional.

Renovarse o morir

Más allá de las plataformas de venta en linea, las startups y nuevos negocios son otra pata que han reactivado la logística. El profesor Carreras es una de las personas que vivió de primera mano la metamorfosis de la mensajería con la llegada de la ecommerce. "En aquel momento estaba en contacto con muchas empresas para encontrar el mejor distribuidor para confiar el servicio del negocio donde trabajaba. Conocí casos como los de MRW o Seur, que tuvieron que transformarse porque no podían seguir haciendo las cosas igual y lo consiguieron con rapidez. Las startups pueden generar una demanda enorme en poco tiempo, es muy diferente del que estaban acostumbradas y no todo el mundo supo adaptarse con la inmediatez que hacía falta", explica.

Así es como se ha visto caer en picado las tarifas de envío y ampliar la oferta de precios para adaptarse a las medidas y pes tan cambiantes de los paquetes que se envían a través de los portales online. Un cambio impulsado principalmente por el sector privado, el que de repente también tuvo que mejorar la técnica de sus procesos o mejorar el seguimiento de los paquetes.

Carreras: "Los clientes pedían flexibilidad con las tarifas, simplificación de la gestión de envío y más velocidad. No tenerlo era una desventaja competitiva"

"Los clientes pedían flexibilidad con las tarifas, descuentos, simplificación de la gestión de envío y los sistemas de información, y más velocidad para hacer lo entrega el más bien posible. No tenerlo era una desventaja competitiva", apunta el especialista, unas demandas que, históricamente, se han podido atender con más facilidad desde la empresa privada por su gestión.

A remolque de las decisiones de Amazon

Nadie manda más que el gigante online Amazon. O bien no es cuestión de mandar, sino de tener bastante poder para dictar las tendencias.

Tal como explica Carreras, su ambición es global y por eso no ha dejado de invertir en sistemas de entrega. "Se ha comprado aviones y camiones para mejorar el transporte y en los países donde está más implantado, incluso está haciendo lo entrega personalmente. Todo son estrategias para evitar dejarlo en manso de un tercero y correr más riesgo", concreta.

Carreras: "Con Wallapop y Alibaba, pasa a tener un cierto dominio de la nueva economía y una puerta de entrada en una plataforma online internacional"

Cuando no hay ni recursos ni posibilidades de esta magnitud, considera que las sinergias son la mejor opción: "Wallapop y Alibaba con Correos son un buen caso. La empresa logística pasa a tener un cierto dominio de la nueva economía y una puerta de entrada en una plataforma online internacional".

Pero la cosa no acaba aquí, porque otra tendencia que ya se está viendo en los Estados Unidos, donde los equivalentes a Glovo o Deliberry ya se enfrentan a Uber. "A una empresa le es muy fácil pasar de repartir personas a repartir paquetes y esto hace que los pequeños comercios opten por esta alternativa a los sistemas centralizados a mensajería".

Peinado, de Correos, responde a este augurio sin temor. Afirma que el operador logístico público cuenta con más de 28.000 repartidores y de 2.400 oficinas que alcanzan todo el territorio nacional de manera "eficiente". "Todas estas nuevas propuestas están enfocadas a la mensajería instantánea, un ámbito que Correos nunca ha tocado", apunta. Aun así, el responsable del área de soluciones digitales reconoce que los cambios son constantes y no descarta que un futuro accedan a este tipo de servicios.

Más Información
Correus, el nou missatger de Wallapop
La milla que encalla la 'ecommerce'
Recollir un paquet d'Amazon a la gasolinera
Hoy Destacamos
Comentarios