El espíritu de startup de Atrápalo en su mayoría de edad

La empresa celebra 18 años del café que unió a sus fundadores con el propósito "que la gente se lo pasara bien" y que los ha traído a tener más de 8 millones de usuarios

Nacho Sala, cofundador de Atrápalo durante la comida tecnológica en el Barcelona Tech City | Cedida
Nacho Sala, cofundador de Atrápalo durante la comida tecnológica en el Barcelona Tech City | Cedida

"En Barcelona las startups no nacen dentro de garajes, sino a los bares", bromea Ricard Castellet, CCO del Barcelona Tech City a la hora de presentar Atrápalo y su cofundador, Nacho Sala, en el año de la mayoría de edad de la empresa. Y es que Atrápalo, una compañía con más de 8 millones de usuarios en todo el mundo y con una facturación de 335 millones de euros el 2017, nace de un encuentro de amigos a un bar de Barcelona para hacer un café hace ahora 18 años.

Desde aquel "Hola, somos Atrápalo" con el cual se presentaron en 2000 cuando salieron al mercado ha pasado de todo: la ilusión de salir adelante un proyecto con el propósito, como dice su cofundador, "de qué todo el mundo pueda disfrutar de su tiempo libre"; el impulso de la internacionalización a diferentes países pero también el fracaso en algunos de ellos; la demanda impuesta por Ryanair contra la compañía; y la apertura de nuevas líneas de negocio como Viernes, presentada en la comida tecnológica que organiza el Pier 01.

Más info: Atrapalo: el usuario con tiempo libre

18 años en los cuales la empresa se ha consolidado en nuevo países de todo el mundo pero con la mentalidad de startup como la del primer día. "Todavía nos consideramos una startup y este espíritu es el que no queremos perder nunca", asegura Sala, también director de marketing y comunicación de Atrápalo. Sala lo afirma porque se impregnó de todo el ecosistema emprendedor de Palo Alto años antes de fundar la empresa.

Impregnarse de cultura emprendedora

Sala es licenciado en derecho y cuenta con un máster en nuevas tecnologías, dos disciplinas un poco extrañas de combinar pero que le permitieron a los años 90 viajar a Palo Alto en el momento en que las empresas empezaban a utilizar internet. "Y esto me cambió la vida", recuerda.

Fue entonces cuando el fundador del Grupo Intercom, Antonio González-Barros, lo trucó para decirle que lo querían fichar a la compañía. "E hice la entrevista en casa suya, en bermudes y comiendo patatas fritas", bromea el emprendedor. Trabajar para Intercom le dio a Sala toda la cultura emprendedora y de innovación que necesitaba para fundar Atrápalo, por lo cual "dar el paso para montar la empresa fue fácil".

Y así lo hizo. Sala, junto con Ignacio Giral, Manuel Roca y Marek Fodor empezaron localizando butacas vacías en los teatros y crearon una plataforma para llenarlas vendiéndolas en promoción. Y de las butacas pasaron a los viajes, ofreciendo habitaciones vacías de hotel y asientos a los aviones.

Expansión internacional

El 2008, los fundadores de Atrápalo recibieron la llamada de un fondo de inversión americano, Tiger Global, interesando a comprar una parte de la compañía. "Qué dependencia tenéis de Google?, nos preguntaron. Cuando le dijimos que un 60% eran visitas directas y sólo un 40% tráfico comprado, los encantó", explica Sala. Así que Tiger Global se hizo con un 32% de la empresa, cosa que "nos permitió a los fundadores respirar un poco", añade. Hace unos años Tiger Global quiso salir de la compañía pero, en no conseguir ningún comprador, sigue como inversor.

A pesar de que mercados como Italia, Francia o Brasil no los funcionaron, Atrápalo tiene presencia en nuevo países en todo el mundo

Gracias a este fondo, Atrápalo tuvo el impulso para hacer la expansión internacional. A pesar de que no todo han sido historias de éxito, sino también de fracasos. La empresa intentó abrir mercado en Italia y después de seis años tuvo que cerrar. Del mismo modo que tampoco los funcionó Francia y Brasil. Ahora mismo, Atrápalo tiene presencia en España, Chile, Colombia, Perú, Panamá, Costa Rica, Guatemala, Argentina y México.

El tiro por la culata de Ryanair

Una de las historias más conocidas y que ahora los fundadores de Atrápalo recuerdan con gracia fue el conflicto con Ryanair. El año 2008, la compañía irlandesa low coste denunció a Atrápalo por venta ilegal de billetes a través de su plataforma e hinchar precios. Pero ningún juez dio la razón a la aerolínea, cosa que provocó que iniciara una campaña de competencia desleal contra Atrápalo. Ante esta situación, la empresa de Sala llevó el caso a los juzgados y ganó 40.000 euros de indemnización.

Sala: "Nos gusta mucho jugar con la gente porque siempre nos soprèn"

Cualquier compañía habría cogido este dinero y los habría invertido en la empresa o repartido en forma de beneficios. Pero Atrápalo consiguió, "una de las mejores campañas de nuestra historia, porque no la ideamos nosotros, sino las personas", explica Sala. Así, la empresa pidió a la gente qué podía hacer con estos 40.000 euros y de aquí surgieron tres opciones, que se repartieron la cantidad equitativamente: destinarlos a una obra social, gastarlos en una idea loca -que fue reinvertir-los en Ryanair- e invertirlos en los usuarios -sorteando 36 vales por valor de 100 euros.

Campañas locas, campañas de éxito

Pero esta no ha sido la única campaña loca, y también de éxito, de Atrápalo. El 2009, en plena crisis, la empresa permitió que sus usuarios marcharan de vacaciones donde quisieran y que, al devolver, pagaran la cantidad que ellos encontraran oportuna. "La conclusión que sacamos fue que la gente no tenía ni un euro pero sí ganas de pasarlo bien", comenta Sala.

"Nos gusta mucho jugar con la gente porque siempre nos sorprende", añade el director de marketing de la compañía. Es por eso que el año pasado hicieron una apuesta por Nadal: Atrápalo regalaría 1 millón de euros a los españoles si el Rey incluía la palabra marimorena en su discurso de Nadal. No lo consiguieron pero aun así, de una campaña de 20.000 euros, consiguieron un regreso de 350.000 euros. Ahora, la apuesta por este año es conseguir colocar un villancico en el número 1 de la lista de Spotify de España.

Dinar tecnològic amb Atrápalo al Barcelona Tech City
Comer tecnològic con Atrápalo en el Barcelona Tech City | Cedida

Viernes que te quiero viernes

Pero las ideas curiosas y sorpresivas en materia de marketing y comunicación no es la única innovación de la compañía. "La innovación es presente cada día en todos los productos que tenemos", asegura el empresario. Es por eso que Atrápalo acaba de lanzar nuevos productos en el mercado.

El más nuevo es Viernes, una nueva línea de negocio para traer la creatividad de las campañas de marketing de Atrápalo a otras marcas u organizaciones como oficinas de turismo, hoteles, teatros u otras empresas. De este modo, Viernes ofrece varios servicios de consultoría y también ejecuta campañas de marketing y comunicación con el objetivo de dar respuesta a la creciente demanda de que las ideas creativas de Atrápalo ayuden a otras empresas en el posicionamiento de su marca. Ahora mismo, la empresa ha destinado entre unas 5 o 6 personas a trabajar en esta nueva línea de negocio.

Sala: "La campaña de los 40.000 euros de Ryanair ha sido una de las mejores de nuestra historia porque no la creamos nosotros, sino la gente"

Así mismo, también ha lanzado The Secreto Sauce, una herramienta para gestionar las entradas de los cines, teatros o cualquier proveedor que lo necesite. De este modo, los clientes podrán vender sus entradas de forma fácil y con diferentes fórmulas de pago.

18 años que demuestran la madurez de una empresa que ha sufrido, como muchas, momentos de éxito y momentos de fracasos pero que lo han llevado, hoy en día, a seguir disfrutando como una startup y con una cultura innovadora que los trae a lanzarse continuamente a la piscina a por nuevas oportunidades de negocio y de ocio.

Más Información
Restaurantes a buen precio a tu móvil
Atrápalo creix un 60% a Llatinoamèrica i s'hi consolida
Un gigante nacido de la nada
Hoy Destacamos
Comentarios