El factor humano, clave para la internacionalización

La empresa catalana Uriach ha explicado su proceso de internacionalización, que en seis años lo ha llevado a países de todo el mundo

Una de les instal·lacions d'Uriach | Uriach Una de les instal·lacions d'Uriach | Uriach

"Internacionalizarse no es tan difícil como parece. Lo más importante es hacer el primer paso". Es una de las reflexiones de Lluís-Marc Carpentier, director de Corporate Development de Uriach, durante un encuentro organizado por Sant Cugat Empresarial sobre el proceso de internacionalización y crecimiento de la empresa catalana.

El responsable de Uriach, compañía con 180 años de historia dedicada a la salud y el bienestar, ha relatado su experiencia al abrirse a nuevos mercados, basada principalmente en la adquisición de compañías y las joint venture. Una estrategia en la que el factor humano y las relaciones son fundamentales.

Carpentier: "Lo peligroso es quedarse quieto"

Pero uno de los primeros mensajes de Carpentier ha sido la necesidad de internacionalizar para garantizar el crecimiento y el futuro de una empresa: "Lo peligroso es quedarse quieto". La compañía decidió dar el paso hace unos siete años y hoy en día el 60% de sus ventas son al exterior. Dieron el paso después de unos años de estancamiento a consecuencia de la crisis y de poner en marcha una nueva línea estratégica, enfocándose en el sector del consumer health (productos para la salud que no requieren receta médica).

Carpentier: "En España ya no podíamos ser un 'player' relevante"

Así, dejaron más de lado su rama farmacéutica, a pesar de que todavía la mantienen. "En España ya no podíamos ser un player relevante, porque no es factible desarrollar fármacos si no facturas 5.000 millones de euros. Cada vez es más caro investigar. No podíamos competir en este mercado", ha explicado Carpentier, que ha añadido: "Queríamos dejar el sector farmacéutico y pasar a ser un player relevante en Europa con el consumer health".

Experiencia fallida en Portugal

Así empezaron a mirar al exterior. En un primer intento probaron de aterrizar en Portugal por su cuenta, empezando de cero. Salió mal y lo atribuye al "gap cultural" que hay entre los clientes de diferentes mercados. Es por eso que decidieron apostar por las adquisiciones de empresas y las joint venture. Así se han implantado ya en Portugal, Italia, Rumanía o Grecia, entre otros.

Y para que funcionen estas estrategias, Carpentier ha recalcado la importancia del factor humano y las relaciones con los nuevos socios. Es por eso que antes de adquirir una compañía o hacer una nueva alianza, organizan jornadas de trabajos con la otra parte, para tejer complicidades y comprobar que hay buena sintonía. "Fortalecer relaciones antes de una adquisición o joint venture es muy importante. Se tienen que crear sinergias juntos", apunta.

Carpentier: "Es más fácil de lo que parece"

Y el último consejo es para encontrar las oportunidades y, en este caso, las relaciones humanas también son fundamentales. "Id a ferias, hablad con gente, cread relaciones con empresarios y ved muchas compañías. Las oportunidades acaban saliendo".

"Es más fácil de lo que parece", ha concluido.

Més informació
Uriach: "La mentalidad emprendedora hace sobrevivir las grandes empresas"
La crema con cannabis de Uriach es el producto de 2020
Hoy Destacamos
Lo más leido