Alerta con el burnout: si os tenéis que quemar, hacedlo por agotamiento profesional

El síndrome de agotamiento profesional ya es reconocida por la Organización Mundial de la Salud como una enfermedad laboral

La síndrome de agotamiento profesional ya és reconocida como enfermedad laboral | Termcat
La síndrome de agotamiento profesional ya és reconocida como enfermedad laboral | Termcat

Estos últimos días los medios se han hecho eco del reconocimiento, por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), del síndrome de agotamiento profesional como enfermedad laboral. Este reconocimiento se hace explícito en la inclusión de esta enfermedad en la undécima edición de la Clasificación internacional de enfermedades, una herramienta de gestión y codificación imprescindible para el sistema sanitario de muchos países, que entrará en vigor en 2022.

El síndrome de agotamiento profesional se origina como respuesta a una situación de estrés emocional crónico, que se mujer especialmente en profesiones asistenciales, las cuales exigen una relación constante y directa con otras personas, y que se manifiesta en forma de agotamiento físico y psicológico, una actitud despersonalizada y un sentimiento de falta de realización personal.

La denominación síndrome de agotamiento profesional es la forma normalizada en catalán para hacer referencia a este concepto. En algunos registros de comunicación más informales, también se documentan otras formas como síndrome del trabajador quemado, síndrome del quemado o síndrome de estar quemado.

En castellano, se suele hablar de síndrome de desgasto profesional o síndrome de estar quemado. Se trata de formas muy paralelas a las del catalán, a pesar de que hay que tener en cuenta que, en castellano, la palabra síndrome es masculino (el síndrome), pero, en catalán, es femenino (el síndrome). El francés utiliza la denominación syndrome de épuisement professionel y el inglés, como sabemos bastante bien, adopta la forma burnout syndrome o, simplemente, burnout.

El reconocimiento internacional de esta enfermedad en el ámbito sanitario puede facilitar el diagnóstico, el tratamiento y la recuperación de las personas afectadas; en el ámbito empresarial, puede ayudar a prevenir y controlar la aparición de la patología; y, finalmente, en el ámbito de la lengua catalana puede favorecer el conocimiento y el uso de la denominación propia, síndrome de agotamiento profesional. Os animamos a no quemaros con el anglicismo burnout.

Podéis consultar este término al Cercaterm.

Más Información
No nos engañamos: en catalán, las 'fake news' son noticias engañosas
Curso de entrenamiento intensivo: 'bootcamp'
Preparados! Empieza la hackató!
Hoy Destacamos
Comentarios