CA | ES

Miguel Vicente: "El Mobile es el mejor que le ha pasado en Barcelona desde las Olimpiadas"

Fundador de LetsBonus y Wallapop, el emprendedor ha cerrado la ubicación de la sede del clúster BCN Tech City al edificio Palau de Mar de la ciudad condal

Miguel Vicente es uno de aquellos nombres que siempre resuena en las conversaciones sobre emprendedores. Su firma está detrás del éxito de proyectos digitales como LetsBonus o Wallapop pero también apoyando a start-ups cómo, por ejemplo, Mediktor, una app diseñada para evaluar el paciente, a través de la compañía Antai Venture Builder, la cual gestiona junto con su socio Gerard Olivé. Además, preside el clúster BCN Tech City, el agrupamiento de más de 300 empresas del sector online catalán.

Después de la venta de LetsBonus descubrió que su pasión es hacer crecer proyectos empresariales. "A mí el que me inspira y mantiene es emprender, tuve claro enseguida que quería seguir emprendiendo. La adrenalina que me genera ver crecer una compañía me gusta, aunque sea esgotador".

Actualmente, es presidente del clúster BCN Tech City, que factura 6.000 millones de euros y da trabajo además de 10.000 personas.
BCN Tech City es una asociación sin ánimo de lucro que creamos hace dos años y medio con el apoyo de Barcelona Activa que tiene el objetivo de reunir el ecosistema emprendedor en Barcelona. Nos reunimos a pensar qué hay que hacer porque Barcelona gane la Champions a escala europea y pueda competir de igual a igual con otros centros de desarrollo de start-ups como Londres y Berlín.

Qué ha sido la evolución de este proyecto?
Nos fijaremos 10 objetivos estratégicos para cumplir en tres años con un estudio del sector. Nuestra primera conclusión es que hay que tener una sede permanente para llevarlos a cabo, por lo cual constituimos el clúster con los principales emprendedores y fondos de capital riesgo de Cataluña, como Carlos Blanco o Dídac Lee y empresas como Trovit, Groupalia, etc. Incluso fuimos valientes y dijimos que nuestro objetivo a largo plazo era duplicar el sector, pero después hemos visto que ya habíamos conseguido este objetivo apenas en dos años. Es una buena noticia porque demuestra como de sano está el sector en Barcelona, la capacidad de generación de ocupación que ha tenido en años de dificultad con perfiles de cierto valor añadido relacionados con la tecnología y el marketing. Y en este sentido también hemos visto que el 50% de estas compañías se han creado en los últimos tres años y que, además, ya tenían una perspectiva internacional. Cada vez hay más proyectos con base en Barcelona de perfil internacional, como SocialPoint que el 95% de sus ventas son internacionales. Estamos viendo que cada vez más inversores internacionales confían en Barcelona.

El objetivo es también aprovechar las sinergias otros compañeros, entiendo.
Sí, algunos de los objetivos estratégicos implicaban crear un marco fiscal y legal más eficiente para nuestro ecosistema, donde todavía hay que hacer mejoras como en los planes de las stock options, los escudos fiscales -que son cosas que ya existen en algunos países pero que quedan pendientes aquí-, pero otros estaban más relacionados con atraer fondos de capital riesgo en Barcelona, objetivo por el cual hemos colaborado con el Mobile World Congress (MWC) y el 4YFN. Sitúan en Barcelona en el mapa tecnológico porque durante dos meses vienen todos los inversores internacionales y me parece que es una de las mejores cosas que le han pasado en Barcelona desde las Olimpiadas por su capacidad de riqueza y de atracción de inversores, clientes, de donde salen muchas reuniones que hacen que el ecosistema funcione.

Acaban de firmar que el Bcn Tech City se ubicará en palacio de Mar. Qué supondrá? 
El hecho de contar con un icono físico que fuera la representación de este ecosistema y un punto de encuentro obligado para los inversores cuando vinieran a Barcelona era muy interesante. Así que con el apoyo de la Generalitat y del Ayuntamiento, nos pusimos a trabajar buscando un edificio que sea la base física del clúster y de algunas de sus 300 compañías asociadas. Esperamos que este lugar sea el punto de encuentro obligado y el icono tecnológico de la ciudad.

Por qué ir en palacio de Mar?
Nosotros buscábamos un lugar con capacidad para atraer talento porque hay una competencia global para atraerlo, puesto que hay veces que necesitas atraer gente otras ciudades y Barcelona cuenta con bases importantes, a pesar de las mejoras que tenemos que hacer: es una ciudad que combina perfectamente el ocio, tiene un tamaño perfecto, un clima agradable, una oferta gastronómica y cultural muy potente y es atractiva. Y nos gustaba estar en un punto de la ciudad que tuviera atractivo, junto al mar y que fuera una ventaja adicional para atraer talento.

Y no estará operativa antes de la celebración del cercano Mobile World Congress. 
Era una idea, pero no, no estará disponible. El clúster colaborará de pleno con el Mobile, sobre todo con la parte del 4YFN, porque al final tenemos el mismo objetivo que es el de promocionar Barcelona porque ellos son el altavoz, pero nosotros somos las personas. Creo que será uno de los principales edificios, que estará entre los cuatro o cinco primeros del mundo en cuanto a tamaño y concentración de start-ups. El edificio combinará varias cosas: emprendidas incubadoras, companies builders cómo Antai Venture Builder, la misma Mobile tendrá un espacio, habrá un espacio de coworking más abierto para empresas más pequeñas y después otro para start-ups de más tamaño. Toda la agenda tecnológica de Barcelona estará allí.

Será el lugar al cual podrán acudir los emprendedores que tengan un proyecto digital en la cabeza y lo quieran poner en marcha?
Es importante tener un icono físico que dé potencia y que sea la imagen de este ecosistema tecnológico y, además, queremos que esté en una zona atractiva para los inversores. Por eso, queremos que concentre estas cosas, que se traigan una buena impresión. Será casi como tener un congreso permanente. Será un proyecto que consolidará la actividad del clúster.



Cuál es su papel como emprendedor a estas alturas?

Con Gerard Olivé decidimos lanzar Antai Venture Capital, que es una compañero builder. Somos una fábrica de empresas que nuestra diferencia fundamental respecto a una incubadora es que a nosotros no vienen emprendedores con una idea sino que nosotros tenemos un equipo de identificación de oportunidades, definimos el modelo de negocio, incorporamos un equipo emprendedor, financiamos con un fondo de capital riesgo, etc. Y nuestro objetivo es lanzar dos o tres compañías, como máximo, al año. De este modo nacieron compañías como Wallapop, Deliberry, Shopery, etc.; y también tenemos un fondo donde trabajamos como emprendedores. Hay veces que no te das cuenta de desconectar de unas a otras.

Qué tienen en común porque se implique en el proyecto?
En general todos los proyectos que lanzamos son escalables, pueden tener una perspectiva internacional de crecimiento importante, se dirijan a un mercado grande y, por lo tanto, pueden ser grandes proyectos. En general suelen ser proyectos dirigidos al consumidor final, aunque es verdad que en el portfoli tenemos tres compañías con un perfil más B2B, más puramente de negocio, producto de los desarrollos tecnológicos que hemos ido tirando y aunque después cada compañía sigue su ritmo de expansión, nos gusta hacer proyectos que trabajen en España, Italia, Francia, Portugal, México y Colombia, donde ya tenemos relaciones.

Desde su perspectiva del mundo emprendedor, ninguno donde va el sector tecnológico?
Las oportunidades son enormes. Ahora estamos viviendo un ciclo de disrupción tecnológica que se caracteriza porque los ciclos de innovación de la tecnología son cada vez más cortos. Se llama que Internet tardó 10 veces menos que la televisión a llegar a los usuarios, pero es que Facebook tardó cinco veces menos que el e-mail y WhatsApp, cinco veces menos que Facebook a conseguir 100 millones de usuarios. Estamos viviendo un ritmo de auge de las tecnologías tremendo, como por ejemplo con Wallapop, donde la web se come el papel y el móvil se ha comido en la web. Entras en un sector con una propuesta disruptiva donde puedes competir con una gran multinacional y crear una compañía en tiempo récord, es una barbaridad. Es un tiempo de oportunidad tremendo en el cual hay que combinar talento y capital con modelos de negocio que funcionen, pero va tan deprisa que es difícil saber por donde va a ir. Aunque nosotros todas las compañías que hemos lanzado son mobile, así que el futuro es móvil.

Cuál es la sostenibilidad en el tiempo de estas aplicaciones móviles?
Los ciclos de innovación son tan cortos que tienes que estar constantemente innovando porque igual a la cabeza de dos años te encuentras que hay una tecnología nueva y los usuarios se comportan de manera muy diferente. No solamente las grandes multinacionales tienen esta problemática, sino que las start-ups y compañías de Internet se ven sujetas a una competencia de nuevos modelos de negocio y lo hemos visto en Facebook, que ha comprado Instagram y WhatsApp. Los ciclos son cortísimos. Cuando vemos los proyectos me es muy difícil visualizarlos a cuatro años, porque cuatro años me parecen… En nuestras compañías vivimos a la semana, y si la compañía va bien, no esperamos ni un año y medio, a la cabeza de seis meses estamos en cuatro países. El que antes se hacía en cinco años ahora se hace en dos, o en uno y medio.

Espera una burbuja en este sector?
No creo que la situación sea comparable con la burbuja de las puntcom porque ahora si analizas los múltiplos de cotización del Nasdaq son altos respecto a los de entonces, y además son compañías fundamentadas, con ratios altas de cotización que entran dentro de una racionalidad de inversores. El año pasado fue de récord en la inversión en capital riesgo, han entrado mucho dinero en el ecosistema, el que ha hecho que haya una transferencia de poder negociador de los inversores a los emprendedores. Los proyectos buenos tienen ahora más alternativas y pueden hacer más rondas de ampliación de capital. Aunque pueda no haber retorno financiero, forma parte del juego.
Hoy Destacamos
Lo más leido