La geopolítica de la supercomputación

El Barcelona Supercomputing Center (BSC) tendrá ordenador nuevo, la quinta iteración del MareNostrum. Con una potencia pico de 200 petaflops —200.000 billones de operaciones por segundo— será 20 veces más potente que el actual Marenostrum 4 que tiene 11,1 y entrará en funcionamiento el 31 de diciembre del 2020. La construcción del nuevo MareNostrum 5 se enmarca dentro de la iniciativa europea EuroHPC que destina 840 millones de euros a la construcción de ocho nuevos superordenadores, tres de ellos de más de 150 petaflops que irán a Bolonia, Kajaani (Finlandia) y Barcelona.

Más info: Open Bionics: humanos, cíborgs y superhéroes

El hecho tiene muchas derivadas y todas positivas. La primera a escala europea. En la balanza de la supercomputaciónn Europa tiene un déficit astronómico; consume más del 30% de los recursos mundiales y sólo aporta el 5%. La iniciativa europea permitirá que las empresas europeas consuman recursos europeos restableciendo el balance a la fuerza computacional. Actualmente el superordenador más potente del mundo es el lBM Summit de Oak Ridge (EE.UU.) con 200 petaflops de pico, seguido por otro IBM también en Norte-américa y por dos más de chinos. La única manera que tiene Europa de competir con los EE.UU. y la China, también en supercomputación, es actuando como un mercado único. Lo destacaba Andrus Ansip, el vicepresidente del Mercado Único Digitial: "Nos ayudará a avanzar en tecnologías de futuro como la internet de las cosas, la inteligencia artificial, la robótica y el análisis de datos".

"Ver España encabezando la prensa internacional en positivo y con una noticia tecnológica de primer orden es un hecho al que no estamos acostumbrados"

Para España es también importante. De los 200 millones de euros que cuesta el MareNostrum 5, 100 están financiados por la Comisión Europea (la inversión más alta en investigación en el Estado) y los 100 restantes los aportan España, Catalunya, Portugal, Turquía y Croacia. Ver España encabezando la prensa internacional en positivo y con una noticia tecnológica de primer orden es un hecho al que no estamos acostumbrados. El ministro Pedro Duque le podría explicar al ministro Josep Borrell cómo se tienen que invertir el dinero de los contribuyentes para que hablen bien de tu país.

El que me trae a Catalunya y en Barcelona. Pep Martorell, el director asociado del BSC, me explicaba, por un lado, la capacidad de atracción del MareNostrum 4 y, por el otro, la dificultad de atraer talento a posiciones de investigación debido a la competencia de la empresa privada. En el campo de la IA, por ejemplo, los Google, Facebook y Amazon de turno fichan sin problemas a los mejores investigadores con sueldos estratosféricos, contra los que universidades e instituciones de investigación públicas no pueden competir. El freno que había antes, cuando la empresa privada no permitía publicar los resultados de la investigación, y hacía decantar algunos investigadores por la academia, ya no existe.

"Con el MareNostrum 5, la capacidad de atracción de profesionales y empresas de alto nivel de Barcelona y de Catalunya se acaba de multiplicar por 20"

La torna es que un equipamiento de estas capacidades es un caramelo para cualquier investigador. Ni instituciones públicas ni el nivel de vida de nuestro país permiten competir en sueldos con las privadas en un mercado global, pero en acceso a infraestructuras estratégicas de calidad, sí. El razonamiento es muy simple: para acceder a los recursos del IBM Summit un investigador tiene una cola de meses, aquí puede acceder al MareNostrum 4 en un plazo razonable. Con el 5, la capacidad de atracción de profesionales y empresas de alto nivel de Barcelona y de Catalunya se acaba de multiplicar por 20. Añadid además la calidad de vida de Barcelona y el aceite de las Garrigues.

El mapamundi geo(tecno)político que se dibuja tiene el Pacífico en medio, al este los EE.UU., al oeste China y Europa es el far-west. Es fundamental para nuestro futuro como país y como sociedad que Europa no pierda el tren de la supercomputación. La Comisión Europea ya ha encargado al BSC el desarrollo de un chip europeo para dejar de depender de tecnologías de los EE.UU., de China, Corea y Japón. Si pensamos que los coches son esencialmente ordenadores con ruedas cada vez más inteligentes y que ya saben conducir solos, nos daremos cuenta que Europa es uno de los grandes productores de ordenadores del mundo; tener tecnología propia es, además de estratégico, un gran negocio. La llegada del MareNostrum 5 a Barcelona es la gran oportunidad para que el Mare Nostrum continúe en el centro del mapamundi.

Más Información
Humanos, robots y un gallo en la Festibity
Trump, China y tú
Barcelona acogerá uno de los tres nuevos supercomputadores europeos
Hoy Destacamos
Comentarios