Los (nuevos) autocines que vendrán

Sólo hay seis espacios de cine, al aire libre, en el Estado español, de los cuales tres son valencianos y además, son los más veteranos

El projecte de Cinemacar a Alacant obre pròximament | Cinemacar El projecte de Cinemacar a Alacant obre pròximament | Cinemacar

Vuelve el cine vintage. A buen seguro que las salas de cine aplicarán estrictas medidas de seguridad, pero algunos buscarán otras maneras de ver películas en pantalla grande por miedo al contagio. No hay que inventar la rueda, porque la alternativa ya está entre nosotros desde los años 70: los autocines. Ahora pueden aprovechar la pandemia del Covid-19 para recuperar protagonismo, diversificar su oferta y ganar nuevos espectadores. Y en esta opción audiovisual, el País Valencià tiene mucha experiencia.

En la actualidad sólo hay seis autocines en el Estado español, de los cuales tres son valencianos y además, son los más veteranos: el más antiguo es el Drive-in de Dénia (Marina Alta, Alicante), que abrió en 1979; El Sur, en Mutxamel (l'Alacantí, Alicante); Star, en València; otro en Gijón (Asturias) y hace pocos años se instaló uno en Getxo (Vizcaya) y otro en Madrid. La presencia en el País Valencià puede explicarse por un buen clima durante todo el año, con inviernos suaves, pero llama la atención que por ejemplo en Andalucía no haya ninguno.

En Barcelona el Drive in busca espacio en la ciudad o la AMB y en Alicante se inaugura pronto el que será el más grande de Europa

Ahora la pandemia puede acelerar el aterrizaje de nuevos autocines. Uno es el Drive in Barcelona, previsto para la primavera de 2020, que se ha retrasado porque todavía están buscando un espacio -en la ciudad o en su área metropolitana- y financiación, según explican fuentes de la empresa, que admiten que "el coronavirus ha despertado" ahora el interés de patrocinadores. Consecuencia directa de la crisis sanitaria es el Cinemacar que se establecerá en la ciudad de Alicante; ha sido ideado y tramitado de forma exprés durante el confinamiento y se inaugurará a mediados de junio.

Los autocines de siempre abren con la mitad de la capacidad

Hablamos con los responsables de los autocines del País Valencià. Dolores Reig es la gerente del más veterano, el Drive-in Dénia. Con la pandemia, además, ha sido el primero y "único cine abierto" en el Estado español: empezó a proyectar el jueves 14 de mayo, aprovechando que su municipio entró a la fase 1 de la desescalada antes que los grandes cascos urbanos valencianos (los cines cerrados no pueden abrir hasta la fase 2).

Es un parking con una capacidad de 300 coches, pero ahora han decidido dejar un espacio vacío entre vehículos para garantizar una distancia de seguridad, con lo cual el aforo se reduce a la mitad. En los primeros días de apertura, la acogida ha sido buena: una media de 100 personas diarias, a pesar de que todavía no hay estrenos (volvieron con Jurassic Park y Los Minions), porque "la gente tenía muchas ganas de salir de casa". "Es justo para cubrir los gastos porque ya hemos dado de alta los trabajadores del ERTE, pero estamos muy contentos por volver después de dos meses sin trabajar, lo hacemos con mucha ilusión", asegura Reig.

Dolores Reig (Drive-in Dénia): "En 40 años sólo hemos cerrado por Nochebuena y Fin de año, y ahora, por el coronavirus"

La gerente del Drive-in Dénia todavía recuerda sus inicios, cuando los tildaron de "locos": "Empezamos como un negocio de verano que cerraría en octubre. Pero vimos que la gente continuaba viniendo y decidimos no cerrar. En 40 años sólo hemos cerrado en Nochebuena y Fin de año, y ahora, por el coronavirus". Sostiene que siempre ha tenido su clientela y sólo notaron "muy poco" la crisis del boom de los videoclubes. "Ahora nos afecta el hecho de tener dos multisalas a menos de 15 kilómetros, una en Ondara, y otra en Gandia", afirma y añade que la clave del éxito es "una buena programación": hacen sesión doble y ellos ponen una película más comercial y otra de cine independiente.

También matiza que "el cliente del autocine es muy fiel" y es diferente del de las salas cerradas: "Es una persona que no quiere hacer cola, que prefiere tranquilidad, estar al aire libre y alejarse del barullo de los centros comerciales". Suelen ir grupos de amigos y parejas en invierno, y en verano tiene un público más familiar, parejas con niños que aprovechan para cenar allí. Hay que decir que se encuentra en una zona de playas con muchos apartamentos que son segundas residencias o se alquilan a turistas del interior del Estado español y también tiene cinco campings cercanos.

En Mutxamel encontramos el autocine El Sur, también veterano, que abrió sólo un año después que el de Dénia. Puede acoger hasta 400 coches en su recinto al aire libre y vuelve a proyectar desde el viernes 29 de mayo. Su gerente, Germán Martínez, considera que la sensación de tener "más seguridad que en una sala de cine" puede favorecer la llegada de más público, pero recuerda que ni podrán ofrecer las plazas habituales ni se hará en las condiciones de siempre: han hecho una cartelera nueva, han adaptado el bar, servirán directamente a los coches, ahora la venta será exclusivamente online y en taquilla sólo se comprobarán las entradas para evitar el contacto... un cúmulo de acciones que calcula que les ha costado unos 3.000 euros.

Germán Martínez (El Sur) piensa que el autocine da la sensación de tener "más seguridad que en una sala de cine" y que esto puede favorecer la llegada de más público

Por último, está el autocine Star, situado en el Parque Natural de la Albufera, junto a la playa del Saler, que nació en 1981 y prevé volver en la fase 2.

Cinemacar en Alicante, un concepto a lo grande y desmontable

Ahora se establecerá en la ciudad de Alicante un nuevo autocine, Cinemacar, que se ha proyectado a correprisas durante el confinamiento. Abrirá el 11 de junio al recinto Rabassa. El concepto está alejado del autocine tradicional: prevé expandirse por 45.000 metros cuadrados, busca ser el "más grande de Europa" y además de la zona de parking -para 400 vehículos-, también tendrá una zona de césped artificial con butacas, "palcos prèmium" privadas para grupos de hasta seis personas, gastrobares y parque de mascotas. Siguiendo la filosofía del gran formato, la pantalla también será gigante: de 500 metros cuadrados, "la más grande instalada en un autocine hasta el día de hoy". Sólo venderán entradas online.

El director de Cinemacar, Nando Coderch, viene del mundo del espectáculo. La pandemia le empujó a repensar la empresa e ideó "nuevas maneras de poder consumir cine, gastronomía y música". Pensado y hecho: en pocas semanas creó el proyecto, puso en marcha la web y registró la marca, que está enfocada como una franquicia. El 4 de mayo lo presentó al Ayuntamiento de Alicante. No hará obras, sino que lo plantea como estructuras y módulos desmontables que pueden estar preparados en 15 días. "Venimos del mundo del espectáculo, donde montamos y desmontamos rápidamente para hacer giras", sostiene. Por lo tanto, podrían compartir el espacio con otros acontecimientos que lo utilizan, como por ejemplo festivales de música o la feria de Navidad.

El coronavirus como oportunidad para hacer más que películas

La pandemia también hará que los autocines sean mucho más camaleónicos. Con sus funcionamientos y estructuras, que garantizan la distancia de seguridad sanitaria, ¿por qué no aprovecharlos para programar otras actividades? Drive-in Dénia ya lo hacía: acogía el Mercado de la Tierra de proximidad, los sábados por la mañana, con juegos infantiles y música en directo. Dolores Reig confiesa que también han proyectado conciertos en pantalla e, incluso, promesas de matrimonio. Ahora previsiblemente estas actividades paralelas se incrementarán. De momento ya han hablado con el grupo vasco Belako, que próximamente pasará un documental hecho por ellos y lo acompañarán de una actuación en directo.

Nacho Coderch (Cinemacar): "Queremos que la gente entienda que no es un autocine al uso, sino un nuevo concepto de entretenimiento con más servicios"

El autocine el Sur de Mutxamel sólo ha proyectado películas durante su larga historia. Ahora Germán Martínez revela que han recibido "muchas propuestas" que están "valorando". El suyo tiene el atractivo de que está en pendiente, es escalonado, como si fuera un anfiteatro: "Sólo necesitaría un escenario". El ambicioso proyecto del Cinemacar de Alicante ya cuenta con el escenario de ofrecer más que películas, como dice Nando Coderch: "Queremos que la gente entienda que no es un autocine al uso, sino un nuevo concepto de entretenimiento con más servicios y dónde también podemos escuchar una banda de música en directo con total seguridad. Tenemos que adaptarnos a los nuevos tiempos".

No hay que renunciar a las palomitas, pizza, película y concierto en vivo durante la pandemia. Y todo sin salir del coche.

Més informació
¿Cuánto dinero pierde el cine cada día en Catalunya?
Hoy Destacamos
Lo más leido