Cuando UPS era Glovo

Jim Casey funda en Seattle, con sólo 19 años, la primera compañía de mensajería que informaba sobre la hora de entrega de los paquetes (y, además, cumplía)

Jim Casey és el fundador de la empresa de mensajería UPS que va començar a pedales Jim Casey és el fundador de la empresa de mensajería UPS que va començar a pedales

A veces, la historia se obstina a ser circular. Ciudades como San Francisco, Londres o Barcelona conviven con el tránsito constante de las bicicletas de servicios de transporte y mensajería urbanos como Glovo o Deliveroo . Una realidad que parece propia de la época actual, pero que era habitual ya a principios del siglo XX. Concretamente en la ciudad de Seattle, que en 1907 empezó a llenarse con los mensajeros de una nueva empresa que hoy conocemos como United Parcel Services, o UPS .

La historia de UPS empieza cuando su fundador, Jim Casey, abandona la escuela cuando tenía 11 años y encuentra trabajo como asistente de reparto para una tienda de Seattle. Un primer paso dentro del sector, donde adquirió experiencia haciendo también los envíos de diferentes cafeterías de la ciudad y trabajando por las noches como mensajero para la agencia de telégrafos norteamericana. Ocho años en total que le sirvieron para conocer de memoria tanto las calles de Seattle como los secretos de todas las empresas de mensajería que operaban.

Convencido que con esto tenía bastante, con 19 años buscó un sótano, consiguió un préstamo de 100 dólares de un amigo y se alió con el también repartidor Claude Ryan para crear la American Messenger Company, el antecesor del actual UPS.

Emprender a pedales

Casey inició la empresa con seis trabajadores (contratados), dos bicicletas (propias) para distancias largas dentro de la ciudad, dos teléfonos y un lema: "Ofrecemos el mejor servicio al precio más bajo". El emprendedor hizo del servicio al cliente el leitmotiv de la empresa e introdujo una novedad impensable hasta entonces. La American Messenger Company fue la primera compañía de mensajería que indicaba la hora de entrega de sus paquetes y que, además, cumplía.

Así fue cómo bien pronto superó a sus nuevo competidores. A pesar de todo, el hecho de trabajar para particulares comportaba todo tipo de riesgos y trabas. Muchos usuarios trucaban a todas las empresas de mensajería para hacer un solo encargo y acababan dando el paquete al primero que llegaba. Esto provocaba que muchos de los viajes fueran para nada.

"Casey y sus repartidores se vieron acompañante a personas ciegas a entierros, paseando los perros de algún cliente e incluso haciendo de modelos en clases de arte"

Además, la novedad del servicio hacía que muchos usuarios confundieran sus funciones y pidieran encargos que los repartidores aceptaban por la simple necesidad de facturar. Así, durante los primeros años, Casey y sus repartidores se vieron acompañante a personas ciegas a entierros, paseando los perros de algún cliente e incluso haciendo de modelos en clases de arte.

Entregas a motor

El negocio funcionaba, pero Casey no tenía el crecimiento que deseaba trabajando para particulares. La oportunidad llegó el 1913, cuando la empresa se alió con la hasta entonces competidora McCabe's Motorcycle Delivery Company para rebautizar la compañía como Merchants Parcel Delivery. La gran novedad es que el nuevo aliado hacía sus repartos en moto y, bien pronto, en coche. A las séis motos y un solo coche con qué empezó la nueva empresa, bien pronto se unieron muchos más automóviles y, sobre todo, unas nuevas furgonetas que decidieron pintar de amarillo y negro para llamar la atención.

Gracias a la motorización del negocio, Casey pasó de atender particulares a trabajar para empresas y grandes almacenes, y de hacerlo sólo en Seattle a extenderse hasta llegar a California el 1919.

Con la expansión por los Estados Unidos, la empresa pasará a utilizar su denominación actual y empezará a monopolizar el mercado, a través de compras de las pequeñas empresas que operaban allá donde llegaban. A principios de los años 20, UPS era una empresa exitosa, que gestionaba unos 700.000 envíos al año. El año 1929, la compañía hacía más de 11 millones de entregas anuales.

La empresa del joven Casey cuenta hoy con más de 400.000 trabajadores y suma más de 42.500 millones de dólares anuales en ingresos. Mientras UPS transporta sus paquetes por tierra, mar y aire, decenas de nuevos emprendedores vuelven a llenar las ciudades de ciclistas voluntariosos. Eso sí, sin contrato ni bicis de empresa.

Més informació
McDonald's: dos hermanos y una traición
La venganza aérea de los alemanes contra Versalles
Cuando Nintendo fabricaba juegos de cartas
Hoy Destacamos
Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leido