Esquiar, el deporte elitista con 30.000 años de antigüedad

Una semana de esquí en la pista suiza de Zermatt cuesta unos 1.600 euros entre forfait, equipos y comidas

Esquiadors en el Matterhorn, a Suïssa | iStock Esquiadors en el Matterhorn, a Suïssa | iStock

Aún no ha acabado la temporada de esquí y quizás nuestro lector está pensando en realizar una escapada a la nieve. Esquiar se relaciona muchas veces con elitismo, familias reales deslizándose por laderas blancas y precios hinchados en un resort de alta montaña. ¿Esquiar es caro?

La historia del esquí se remonta a la prehistoria. Hasta hace poco, se pensaba que el origen del esquí estaba en Escandinavia, pero se han encontrado pinturas rupestres de esquiadores en el interior de China que tendrían entre 10.000 y 30.000 años de antigüedad. Un reclamo que les va de perlas a los chinos de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022. Los primeros esquís se encuentran cerca del lago Sindor, en Rusia, y fechan del año 7.000 a.C. El siguiente esquiador que encontramos en la historia se halla en las cuevas de Alta, en Noruega, pintadas hacia 420 o 500 a.C. Los arqueólogos han encontrado diversos esquíes a lo largo de la historia y hay referencia escrita sobre esquiar en textos bizantinos del siglo VI. De hecho, en la mitología nórdica los dioses Ullr y Skadi se representaban sobre esquís.

De ser un método de transporte, hacia mediados del siglo XIX el esquí se populariza como deporte. Aparecen los primeros clubs, sobre todo en Noruega, y aparecen las primeras competiciones. En 1870 se considera que nace el esquí moderno con la industrialización de materiales. En 1879 nace la Federación de esquí noruega, en 1893, se crea la austríaca y en 1924, la Federación de Esquí Internacional para organizar los primeros Juegos Olímpicos de Invierno que se celebraron el mismo año en Chamonix. Curiosamente no hubo ningún evento de esquí alpino.

El primer remontador se ubicó en Schollach en 1908 en Alemania, en un spa para gente adinerada de la Selva Negra. En ese momento se relaciona esquiar con la gente rica

El primer remontador se ubicó en Schollach en 1908 en Alemania, en un spa para gente adinerada de la Selva Negra. En ese momento se relaciona esquiar con la gente rica. Las primeras estaciones de esquí surgieron durante los años 30, aún sin remontadores, en zonas elitistas como St. Moritz o Davos, en Suiza, Kitzbühel, en Austria, Val Gardena en Italia o Magève o Chamonix en Francia.

Precisamente en Davos se ubicó el primer remonte "moderno". Pero la innovación cruzó el charco y el primer telesilla lo encontramos en la pista de Sun Valley en Idaho en 1937, construida por la empresa pública de ferrocarriles estadounidense. En Europa, el primer telesilla se instala en la República Checa en 1940 en Ráztoka y a partir de aquí conquista todas las pistas alpinas.

Durante los 60 y los 70 las pistas aparecen por toda Europa, también en el Estado español. La Molina es la estación más veterana, fundada en 1943.

El precio de esquiar en Europa

La Molina no es una de las estaciones de esquí más baratas de España, precisamente. Su forfait cuesta 42 euros por adulto. Un estudio realizado por la consultora británica Post Office analiza los precios de una semana de esquí en 30 resorts europeos populares, comparando los costes de artículos como forfaits, alquiler de equipos, comida y bebida diaria en las pistas. El alojamiento está excluido, ya que los precios pueden variar enormemente y tampoco incluyen los vuelos.

De 180 a 1.000 euros

Esquiar no es el deporte más barato del mundo. Pero, como en todo, hay extremos. En cuanto a los costes, tendremos que tener en cuenta los de cualquier escapada (medio de transporte, alojamiento y comidas), a lo que le tendremos que sumar la compra del forfait, que depende de la estación y del país, pero puede rondar los 40-50 euros por ocho horas de esquí.

El segundo desembolso de dinero es por el material. Lo natural es que de entrada no se compre todo el equipamiento, normalmente se alquila en la misma estación. Alquilar el material de esquí o snowboard propiamente dicho (botas, esquís, tabla, casco) puede rondar los 180 euros, según un estudio de Idealo.

Comprar un equipamiento completo de esquí sube un poco más, si contamos esquís con fijaciones, bastones, botas, casco y ropa, como mínimo cuesta unos 1.000 euros.

Para empezar, el estudio indica que más del 80% de las estaciones encuestadas han incrementado sus precios. Por países, Bulgaria ha sido el país que ofrece una temporada de esquí más asequible en 2019, pero los centros turísticos italianos desafían a los de Europa del Este por su valor.

La estación de esquí búlgara de Borovets ha superado por poco a Bansko, la más económica también de Bulgaria en 2018. Concretamente, esquiar durante una semana en Borovets puede costar alrededor de 540 euros. Esto incluye alquiler de material, clases de esquí, forfait, siete comidas en las pistas y bebidas por un importe de 118 euros aproximados.

La estación de esquí de Bansko, Bulgaria | iStock

La estación de esquí de Bansko, Bulgaria | iStock

Italia pisa los talones a Bulgaria en cuanto a precios asequibles. La estación piamontesa de Bardonecchia es la más barata en la eurozona. Una semana en este destino puede costar alrededor de 580 euros.

La más cara de todas las estaciones de esquí analizadas por Post Office es Zermatt en Suiza. Esquiar en sus pistas durante una semana puede costar alrededor de 1.600 euros. Sólo el material de esquí, el forfait y clases puede ascender hasta los 1.000 euros. Ninguna pista española o catalana entra en el top 10, pero en el puesto 13 aparece entre las "más económicas de las más caras" la pista de Soldeu en Andorra. Esquiar en sus pistas puede costar, durante una semana, alrededor de 764 euros. Baqueria-Beret es la pista más cara en España, donde la família real española suele ir a deslizarse sobre la nieve en invierno.

Baqueria-Beret es la pista más cara en España, donde la família real española suele ir a deslizarse sobre la nieve en invierno

Las pistas más caras de Europa son: Zermatt, Suiza; St Anton, Austria; Saas Fee, Suiza; Wengen, Suiza; Obergürgl, Austria; Kitzbühel, Austria; Val d'Isère, Francia; Zell am See, Austria; Méribe, Francia y Les Arcs, Francia. Por contra, las más económicas para esta temporada 2019-2020 son Borovets, Bulgaria; Bansko, Bulgaria; Bardonecchia, Italia; Kranjska Gora, Eslovenia; Sestriere, Italia; Sauze, Italia; Ellmau, Austria; Vemdalen, Suecia; La Thuile, Italia y Cervinia también en Italia.

Las pistas más elitistas de Estados Unidos

De Antonio Banderas a Mariah Carey pasando por Paris Hilton. Las pistas de esquí más exclusivas de Estados Unidos son refugio de las celebrities cada año. La immobiliaria Engel & Völkers ha realizado un ránquing listando cuáles son las más exclusivas de EE.UU. y Canadá.

1. Vail es la pista de esquí con un precio más alto por metro cuadrado y cuenta con una variedad de eventos únicos como la Copa Mundial FIS Audi Birds of Prey.

2. Aspen es, sin duda, la de más renombre en el estado de Colorado. El refugio de actores y actrices, o de cantantes y celebrities para pasar sus vacaciones de invierno se cotiza a un precio medio de 13.600 euros por metro cuadrado.

3. Park City, en Utha, donde Will Smith o Michael Jordan compraron su segunda residencia por 11.000 euros el metro cuadrado.

4. Lago Tahoe, entre California y Nevada alberga los exclusivos complejos Donner Lake, Heavenly Valley o Squaw Valley con precios por encima de los 8.900 euros por metro cuadrado

5. Whistler, la primera pista canadiense de la lista y que desde los Juegos Olímpicos de Vancouver de 2010 es destino favorito de famosos como Reese Witherspoon. El precio medio se sitúa alrededor de los 5.500 euros por metro cuadrado.

6. Sun Valley, en el estado de Idaho, alcanzó su máximo apogeo a finales de 1930 cuando las estrellas de Hollywood viajaban a practicar esquí a Bald Mountain. Actualmente Jamie Lee Curtis, Demi Moore o Clint Eastwood son algunos de los conocidos actores que han optado por el sexto lugar más caro de Norteamérica, posición que ocupan junto a las estaciones canadienses de la provincia de Alberta.

7.Banff y Canmore, en el Parque Nacional de Banff, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, donde es habitual ver a Alec Baldwin, Meg Ryan y Glenn Close.

8. Tremblant con precios de 3.600 euros por metro cuadrado. La estación quebequesa alberga la Ironman Mont-Tremblant, el Torneo de Polo Tremblant y el Campeonato alpino canadiense. Esta es la elegida por actores como Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas

9. Bromont es refugio de la élite empresarial y política de Canadá a unos 2.700 euros el metro cuadrado

10. Lake Placid es el último del ránquing. Esta pista en el estado de Nueva York, alcanza los 2.600 euros por metro cuadrado. El escenario de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1932 y 1980, situado en el Parque Adirondack, es el lugar idóneo para el cantante Bruce Springsteen o el actor Kevin Bacon.

Més informació
El negocio de la nieve se funde
Digitalización y precios más altos en la nieve catalana
Hoy Destacamos
Lo más leido