Biwel: gimnasia al trabajo

La start-up propone un programa de promoción de hábitos saludables a la empresa para reducir las bajas laborales, el que supone un ahorro de 50 euros el año por persona

Biwel diseña programas para cada empresa | Cedida
Biwel diseña programas para cada empresa | Cedida
El trabajo es tanto, o más, importando como la salud, pero no todos los empleados son conscientes que hay que cuidar esta segunda tanto como la primera. Y más si se tiene en cuentas que cada vez la sociedad tiende a pasar más horas sentado en una silla en el entorno laboral; o a hacer movimientos repetitivos que acaban con consecuencias en la musculatura si no se tiene suficiente cura.

La consultoría Biwel ahora ofrece soluciones en salud adaptadas para cada empresa y trabajador. Es una start-up que nació el 2011 en Barcelona para promover unos hábitos de vida saludable a las compañías, desde el fomento del ejercicio físico hasta la adecuación de la alimentación al ritmo de trabajo.

Malos hábitos de salud a la empresa
La idea surge de la experiencia personal de la fundadora y directora general de la compañía, Estrella Mallorquina, quien explica que se dio cuenta de la falta de conciencia que hay en el entorno laboral al ver su padre con problemas de espaldas. "Él es taxista y sufría este malestar por una falta de ejercicio físico", recuerda.

El conocimiento lo tenía, es licenciada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, pero no suficiente experiencia ni casos reales más allá de las cifras de estudios que mostraban el impacto económico de las bajas.

Según indica Mallorquín, en los Estados Unidos sí que hay esta cultura del bienestar en el entorno laboral, por el que decidió estudiar los programas de promoción de la salud de las empresas norteamericanas. "Vi que era efectivo", explica, "así que decidí seguir la vena emprendedora que siempre he tenido y tirarme".

En paralelo en los EE.UU., destaca Argentina y Brasil, dos países que visitó para ver de cerca los programas de las empresas del territorio. "A los dos lugares nos traen 10 años de experiencia", subraya. "Tanto en España como Europa", añade.

Demostrar la viabilidad del proyecto
La primera prueba piloto se hizo con una compañía de servicios de limpieza. Con ella demostró que la implantación de un plan adaptado a cada trabajo puede hacer disminuir las bajas mejorar el estado de salud de los empleados y disminuir las bajas

Y con estos resultados satisfactorios sobre el brazo, pudo demostrar que su proyecto era viable. Una prueba necesaria para convencer quienes lo veían con desconfianza, "porque la idea de una empresa saludable era demasiado nueva", recuerda la fundadora. En aquel momento todavía no había la certificación AENOR, el que ha ayudado a tomar conciencia de la importancia de unos buenos hábitos al trabajo.

El 2011, finalmente, Mallorquín empezó a trabajar como autónoma y a ganarse algunos de los clientes que Biwel tiene hoy en cartera. Lo hizo invirtiendo sus ahorros, cerca de 15.000 euros, y aceptando no cobrar nada a los inicios para dar a conocer los servicios.

En este sentido, la fundadora destaca el apoyo de Barcelona Activa. "Somos un equipo joven, rondamos todos los 30 años, y todo el conocimiento técnico que tenemos nos carece en experiencia, por el que la entidad nos ha ayudado a crear la empresa", detalla.

Mejorar la salud física y mental
A Biwel diseñan e implantan programas integrales de promoción de salud y de bienestar y calidad de vida siguiendo el modelo de la Organización Mundial de la Salud.

Concretamente, Mallorquín dice que se centran al "disminuir el absentismo y al mejorar la satisfacción y el talento de los trabajadores". "Con un buen programa, reduïm los dolores musculares y el estrés y conseguimos que el grado de pertenencia con el equipo o los hábitos alimentarios mejoren", especifica.

50 euros el año de ahorro por emplea
Actualmente el equipo está formado por cinco integrantes y varios colaboradores freelance. Han trabajado con empresas de la talla de Henkel, San Miguel o Asepeyo, así como el Departamento de la Presidencia de la Generalitat

Entre los errores más habituales que se cometen hay el de pasar más de dos horas sentado a la silla. Mallorquín recomienda fer estiramientos o subir escaleras, así como cumplir las cinco piezas de fruta y verdura al día y ver dos litros de agua. Todo ayuda a que la salud, el estado de ánimo y la productividad sean favorables. Y, por supuesto, a reducir el número de bajas laborales. Según el último estudio de Biwel, las empresas pueden ahorrar 50 euros por trabajador cada año si se aplican buenos hábitos y se disminuyen las bajas laborales, el que para algunas compañías suponen cerca de 90.000 euros anuales.

De cara a los próximos meses, prevén tirar una plataforma online con diagnósticos y hábitos de saludables. Con él quieren planificar estratégicamente la situación de cada cliente para adaptar al máximo los programas. También están ya en pleno proceso de integración de wearables  en la plataforma y en sus programas de la mano de Garmin.
Hoy Destacamos
Comentarios