Incertidumbre de uso turístico

Los primeros turistas llegados en las Islas son una esperanza para los más de 75.000 parados y 155.000 afectados por ERTE en las Baleares

Treballadors d'un hotel esperen els viatgers procedents d'Alemanya després de la seva arribada a Palma Treballadors d'un hotel esperen els viatgers procedents d'Alemanya després de la seva arribada a Palma

El turismo ha quedado congelado por la crisis del Covid-19 y sufrirá un impacto económico todavía difícil de evaluar. No obstante, el sector en las Islas Baleares espera que las consecuencias sean pasajeras y poder recuperar la normalidad una vez se haya acabado la pandemia. Las pruebas piloto de llegadas de turistas al aeropuerto de Palma animan, pero muchos hoteles todavía no se atreven a abrir. Los hasta 10.9000 turistas que han llegado en los últimos 15 días a Mallorca son la esperanza al final del túnel para muchos empresarios turísticos y para los más de 75.000 parados y 155.000 afectados por ERTE en las Baleares. La incertidumbre ahora mismo es una constante en el sector turístico.

El impacto de la crisis del coronavirus reduciría un 40,8% el PIB turístico de las Baleares en cuanto al año pasado, convirtiéndose así en la comunidad más afectada en este sector, según la estimación elaborada por la Alianza por la excelencia turística (Exceltur). En las Baleares, Exceltur calcula unas pérdidas de 6.067 millones de euros. Las pérdidas para las Islas se estiman en 4.464 millones de euros en actividad directa y 1.612 millones de euros en la indirecta.

El vicedecano de la Facultad de Turismo de la Universitat de les Illes Balears (UIB), Tolo Deià, prevé un cambio de hábitos durante unos meses en que se tomarán precauciones para viajar hasta que haya seguridad o una vacuna. El experto no cree que el efecto de la pandemia sea permanente y volveremos al punto donde "estábamos". Deià cree que viendo el casi ininterrumpido incremento del turismo internacional durante el último medio siglo, augura que en perspectiva la crisis actual "quedará como una caída muy importante pero, al fin, una caída muy puntual ".

Deià: "El turismo local, de proximidad, que hasta ahora era una alternativa a los grandes viajes, podría tener un auge"

Deià considera que se pueden modificar los hábitos de consumo, sobre todo en la Europa occidental "muy aislada hasta ahora de catástrofes naturales y pandemias", con "un cierto nacionalismo hacia modelos de consumo local", entre los cuales puede calar la idea del "quédate aquí". "El turismo local, de proximidad, que hasta ahora era una alternativa a los grandes viajes, podría tener un auge", sobre todo para las familias, de las que espera "un comportamiento más conservador".

Maria Frontera, presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), está segura que se impondrán "protocolos de prevención que afectarán a nuestros hábitos cotidianos como ciudadanos, en los centros de trabajo, en los establecimientos hoteleros, relacionadas con el aforo y otras medidas para asegurar la higiene", cambios que los destinos turísticos tienen que promocionar como garantías de seguridad para sus clientes.

La portavoz de la FEHM augura que la reactivación de la actividad turística "será más rápida en territorios peninsulares" y por eso pide un "tratamiento específico y diferenciado" para las Baleares. Las incertidumbres planen sobre todos los hoteles sin distinción: "Nadie tiene certeza de cuando se podrá viajar libremente".

Frontera: "Los destinos turísticos tienen que promocionar la seguridad y la higiene como garantías de seguridad para sus clientes"

Los hoteleros, que cerraron los establecimientos el 19 de marzo, aseguran que el sector turístico será de los últimos al recuperarse por el grado de afectación y por las circunstancias coyunturales que exceden el ámbito español. Muchos de los establecimientos ni se plantean abrir. Sólo 52 hoteles del total de 112 que forman parte de la Asociación de Hoteleros de la Playa de Palma reabrirán este julio, con lo que representa el 47% de la planta hotelera. Esta asociación indica que la mayoría de los hoteles que planean abrir en julio son de 4 estrellas, y que el resto de la planta hotelera de la zona todavía no ha adoptado una decisión al respeto. La presidenta de la Asociación de Hoteleros de Playa de Palma, Isabel Vidal, ha señalado que confía que las reservas se animen para poder así abrir más hoteles durante el verano.

Reservas y reaperturas

Lentamente los hoteles van anunciando sus protocolos de seguridad para prepararse por la reapertura. RIU Hoteles & Resorts ha trabajado durante varias semanas para la creación de un total de 17 protocolos que servirán para guiar la operación de los hoteles en su reapertura post Covid. El incremento de las reservas turísticas desde Alemania y países centroeuropeos con la reapertura de fronteras ha animado las reservas y, por lo tanto, la reapertura de algunos hoteles.

Joan Trian Riu, consejero directivo Corporativo de Riu Hoteles, cree que "el efecto será doble", porque, por un lado, los turistas "escogerán aquellos destinos que sean capaces de proyectar una imagen de situación controlada y seguridad higiénica", y los países , "y muy posiblemente los operadores, exigirán algún tipo de cambio de comportamiento en el disfrute de las vacaciones, extremando las medidas higiénicas".

La platja de s'Arenal

La playa de s'Arenal

Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá Hoteles International, cree que esta crisis "cambiará de manera importante el mundo de los viajes, no sólo porque la recesión económica que dejará influirá durante un tiempo indeterminado en el comportamiento de consumidor, sino también por factores como el miedo a viajar, por el impulso que esto habrá dado a la digitalización y por una mayor concienciación social y medioambiental de los viajeros".

"En China estamos viendo ya nuevas prácticas como los controles de temperatura de los viajeros, el uso de mascarillas o aplicaciones que controlan los flujos de personas'", relata.

Gibert: "Las viviendas de uso turístico serán los primeros a recuperarse es una tipología de alojamiento mucho más seguro"

Finalmente, las perspectivas para las viviendas de uso turístico son "bajas" según Maria Gibert, gerente de HABTUR, la asociación balear que agrupa esta modalidad de establecimiento. La organización calculó que durante el primer mes de confinamiento las viviendas de uso turístico perdieron entre 100 y 120 millones de euros de ingresos directos, una cifra que irá creciendo a lo largo del verano.

No obstante, Gibert afirma que "nuestro sector será el primero que se recuperará", porque son una tipología de alojamiento turístico mucho más seguro, porque no cuenta con zonas comunes, pues la regulación indica que los HUT tienen que ser viviendas unifamiliares. HABTUR calcula que en todas las Baleares hay unas 27.000 viviendas de uso turístico y que el 90% son propietarios particulares.

Més informació
Qué turismo queremos, el de Menorca o el de Ibiza?
Menorca: las prometidas (incomplertes) del turismo
El Govern invierte 7,4 millones de euros para reactivar el turismo
Hoy Destacamos
Lo más leido