El oasis comercial de Lleida

La segunda capital de provincia más poblada de Catalunya, con uno de los ejes de tiendas para peatones más largos de Europa, no dispone de ningún centro comercial a pesar de las 'fuitas' de los leridanos para realizar sus compras

eje comercial
eje comercial

Con más de 137.000 habitantes, Lleida es la segunda capital de provincia más poblada de Catalunya , sólo superada por Barcelona. Su Eje Comercial, que se extiende por una superficie de 3,5 kilómetros, es uno de los más largos de Europa para peatones. Este está formado por unos 400 comercios, la mayoría de ellos pertenecientes a franquicias. A pesar de estos elementos, la ciudad no tiene ningún gran centro comercial. Este escenario se dibuja en un contexto donde el 80% de los leridanos abandonan la capital para realizar sus compras, especialmente del sector de la moda y del hogar. Las cifras forman parte de un estudio que encargó la Paeria para detectar si se producen fuitas comerciales.

A pesar de que esta necesidad siempre ha sido presente, la carencia de un acuerdo entre la Administración y los tenderos del Eje Comercial ha atrasado el proceso. De hecho, en 2016 ya se celebró un pleno monográfico en el Ayuntamiento de Lleida sobre el modelo comercial. Ahora parece que el consenso se articula en torno a la Plana de la Estación, una zona comercial de 60.000 metros cuadrados, que prevé dos edificios (uno a cada lado) de las terminales de la estación de tren. La iniciativa se paralizó en 2010 por la crisis y la falta de financiación.

Compatibilidad con el pequeño comercio

"La oferta de los centros comerciales en Lleida no existe". Con estas palabras, el alcalde, Fèlix Larrosa, defiende y justifica el desarrollo de Torre Salsas, otra zona comercial prevista a las afueras de Lleida, entre los barrios de La Bordeta y Granados. La Paeria ya ha firmado el convenio con Eurofund, la empresa promotora del complejo. Larrosa insiste que "no nos podemos permitir continuar con una fuita comercial y que los ciudadanos se vayan a buscar fuera las grandes superficies". El alcalde no cree que la instalación de una superficie de estas características perjudique el pequeño comercio. Además, garantiza que los impuestos que pague esta nueva superficie se destinarán a mejoras para el comercio local.

Larrosa: "No nos podemos permitir continuar con una fuita comercial y que los ciudadanos marchen a buscar fuera las grandes superficies"

Estas supuestas bondades de la iniciativa no las contemplan igual ni la oposición ni las asociaciones de comerciantes. Las críticas se concretan incluso con la forma en que se ha formalizado el contrato de compraventa. El diputado de En común Podemos en el Congreso de los Diputados por Lleida, Jaume Moya, alerta de determinadas zonas oscuras a la operación. "La Generalitat y el Gobierno del Estado se han desentendido de las vinculaciones de Eurofund, la empresa promotora de Torre Salsas, con paraísos fiscales". Moya recuerda que la Sareb, el banco malo, está incumpliendo su código deontológico. "Se está reforzando la opacidad, la afectación al patrimonio público y se está haciendo cómplice de una recalificación urbanística". La misma Paeria aprobó en un pleno en julio del 2018 una moción en la cual se rechazaban "las operaciones realizadas con firmas radicadas o que colaboren con paraísos fiscales".

A la espera del Plan Urbanístico

El otro proyecto comercial pendiente en la ciudad de Lleida es el de Carrefour. La compañía anunció a mediados del año 2017 su intención de abrir un centro comercial en unos terrenos de su propiedad a la Ll-11, una vía de circunvalación de Lleida. La propuesta incluye un hipermercado de 8.000 metros cuadrados, unas 100 tiendas, restaurantes y cines. Está previsto que cree 5.000 lugares de trabajo.

El pasado mes de octubre, notándose perjudicada por la lentitud administrativa de la Paeria para tramitar los permisos, Carrefour presentó alegaciones al Plan de Ordenación Urbanístico Municipal (POUM). La compañía considera que el futuro POUM favorece el impulso del Plan de la Estación. En aquel momento, el alcalde de Lleida aseguró que "Carrefour no tenía el apoyo institucional necesario".

Más info: Estamos preparados para no dejar morir el 'retail'?

En la última versión del POUM, la Paeria ha hecho unos retoques para no vetar la presencia de Carrefour en la Ll-11. A pesar de que no reconoce de forma explícita su proyecto, deja la puerta abierta a su desarrollo. A pesar de esto, el actual equipo de gobierno todavía no ha podido sacar adelante el nuevo POUM.

Apoyos al Plan de la Estación

Las patronales, como la Cámara de comercio de Lleida, la Federación de Comercio (Fecom) y PimeComerç apoyan al Plan de la Estación, la iniciativa comercial prevista junto a la estación de tren. En un comunicado conjunto, creen que "generaría más sinergias y permitiría dinamizar el Eje Comercial y los barrios periféricos de Pardinyes y Balàfia".

A la espera que se conforme un gobierno local en Lleida después de las elecciones municipales del 26 de mayo, uno de los primeros retos con los cuales se encontrará el nuevo equipo es la definición de un modelo comercial para la ciudad. Quizás está más cerca el momento en qué Lleida deje de ser un oasis.

Más Información
Grandes superficies vs. pequeño comercio: cuando la medida no importa
La batalla (perdida?) del comercio de barrio contra Amazon
Lleida posa en marxa una oficina per atreure inversions al territori
Hoy Destacamos
Comentarios