Alerta FMI, el preludio del rescate en España?

De la E de endeudamiento de España a la posible intervención encubierta con "las mujeres de azul"

Christine Lagarde, Angela Merkel i Ursula Von der Leyen. | EP Christine Lagarde, Angela Merkel i Ursula Von der Leyen. | EP

Primera alerta FMI de mediados de abril: España tendrá un déficit del 9,5% del PIB, el más grande desde el rescate bancario de 2012, la deuda pública se disparará hasta el 113,4% y el PIB caerá un 8%, el descenso más grande desde la Guerra Civil. Segunda alerta FMI de finales de junio: España tendrá un déficit del 13,9%, la deuda pública escalará hasta el 123,8% y el PIB caerá un 12,8% este año. A medida que pasan las semanas, las previsiones sobre el impacto del coronavirus en la economía española van a peor y algunos economistas como Santiago Niño-Becerra no dudan en hablar de rescate: "Cada vez está más claro que lo peor está para llegar". Las previsiones del Banco de España todavía son más desesperanzadoras. El supervisor pronostica una caída "muy intensa", la más grave de la serie histórica, y prevé que el PIB se desplome un 20% en el segundo trimestre del 2020.

Según el Fondo Monetario Internacional dirigido por Kristalina Georgieva, España es el Estado de la Unión Europea junto con Italia que vivirá una caída del PIB más fuerte como consecuencia de la covid-19. "Quizás no es casualidad que dentro de la zona euro, estos dos sean los Estados que reciben peor valoración de los organismos internacionales independientes a la hora de enfrentarse a la pandemia", alerta el economista Enric Llarch.

Més info: Economistas para todo (y para nada)

Del mismo modo que se ha empeorado hasta casi cinco puntos la caída del PIB de abril a junio, también se ha mejorado dos puntos el posterior repunte de la economía hasta un 6,3% para 2021. Así pues, el PIB español e italiano sólo recuperarán la mitad de la caída prevista para este año. A esto todavía se tiene que sumar el último pronóstico del Banco de España que señala que el paro puede llegar al 20% puesto que "la actividad económica se ha visto afectada muy negativamente en el segundo trimestre por las medidas de restricción a la actividad y a los movimientos de la población".

El organismo español avisa, además, que la contracción en el PIB en términos intertrimestrals puede oscilar entre un 16% en el escenario más optimista y un 21,8% en el más pesimista.

Una caída que marcará la historia

"La caída del segundo trimestre será abrupta y el impacto de la ocupación será más persistente de lo que estimaron en las previsiones de abril. Son un punto más negativas que las del Gobierno español, pero punto arriba o punto abajo no es lo más relevante, lo que está bastante claro es que la caída será histórica y superará el 10% del PIB", explica la directora de Análisis Económico de la Cambra de Comerç de Barcelona, Carme Poveda, a VIA Empresa.

Poveda: "El tema decisivo será si aumentan o no las primas de riesgo. Si aumentan es más probable que haya rescate"

A modo de comparación, Francia será la tercera economía europea más golpeada por la pandemia con una caída del PIB del 12,5% y un repunte del 7,3% en 2021. Mientras tanto, Alemania vivirá una caída del PIB del 7,8% este año y tendrá un crecimiento del 5,4% el próximo año. En el conjunto de la Eurozona, las previsiones tampoco son demasiado mejores. Se calcula que su economía caerá un 10,2% el 2020 y repuntarà un 6% al año siguiente.

Así pues, a qué se debe esta revisión a la baja de las previsiones del FMI? Según el organismo internacional, la pandemia ha tenido un "efecto negativo" más importante de lo previsto y la recuperación será "más gradual" de lo que se anticipaba. Además, se alerta de que las proyecciones tienen "un nivel de incertidumbre mucho más alto de lo que es habitual". Estas son también las palabras que utilizó la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, todavía no hace ni un mes, cuando empeoraba previsiones y anticipaba que el PIB de la eurozona caería entre un 8% y un 12% este 2020.

Las limitaciones del Estado

Pero España juega en otra liga y, en este sentido, Enric Llarch defiende que "las limitadas posibilidades financieras del Estado español, con un déficit y, sobre todo, un endeudamiento muy elevado y que no ha mejorado de forma significativa durante los últimos años de recuperación económica, seguro que condicionan los pronósticos a la baja".

Tal como el economista ya anticipaba hace casi dos meses en un artículo en VIA Empresa, los expertos del FMI tienen en cuenta algunas variables adicionales a la hora de hacer pronósticos: la duración y la intensidad de la pandemia, la estructura económica de cada país y su exposición a distorsiones por la covid-19 así como sus efectos colaterales, la demanda de los socios comerciales y las exportaciones o la situación financiera de cada Estado y su margen de maniobra, entre otros.

Llarch: "Las limitadas posibilidades financieras del Estado español, seguro que condicionan los pronósticos a la baja"

A medida que las previsiones empeoran, se acerca más el rescate de la economía española? En este sentido, Carme Poveda asegura que "hay connotaciones negativas por el pasado por la condicionalidad, pero financieramente puede ser atractivo acogerse porque el coste de la financiación del déficit es más bajo, y por lo tanto, menos gasto financiero en los presupuestos públicos."

"El tema decisivo será si aumentan o no las primas de riesgo. Si aumentan es más probable que haya rescate", añade la directora de análisis de la Cambra de Comerç de Barcelona. Actualmente, la prima de riesgo española se encuentra en 93 puntos y en lo que lleva de año ha aumentado más de una veintena de puntos. La prima de riesgo - diferencial de deuda- es aquello que permite a un país financiarse en los mercados en comparación con otros países.

A más riesgo, más tipo de interés de la deuda y por lo tanto, menos confianza de los inversores en la economía del país.

Un rescate sin rescate

"Cada vez está más claro que lo peor está para llegar". Así de contundente se muestra Santiago Niño-Becerra, que recuerda en un tuit que en sólo dos meses, el organismo internacional ha empeorado la previsión de crecimiento para España. El economista y colaborador de VIA Empresa, además, se muestra contundente en una entrevisa con Público, donde avisa que "España será rescatada, pero no lo denominarán rescate".

Según calcula, el (no) rescate se producirá en otoño porque la situación económica del Estado "está tan degradada que no habrá ninguna otra salida". "Creo que no lo denominarán rescate" porque "el rescate está asociado a cosas muy feas", añade, mientras que insiste: "No creo que haya un rescate como tal, pero sí una intervención, un seguimiento, una monitorización o unas sugerencias".

Més info: Gay de Liébana y el maldito baile del déficit público

En este sentido, José María Gay de Liébana avisaba durante un encuentro virtual organizado por Fomento del Trabajo que España se encuentra en una "situación comprometida" y advertía que "estamos tocadets por nuestro modelo productivo, por la ocupación, la falta de calificación y porque no hemos aprovechado los años de bonanza económica para hacer los deberes". Esto, según apunta, derivará en "una crisis de liquidez en general", que irá seguida de "una crisis de insolvencia" porque, mientras que el Estado está muy endeudado, "no se puede puede pagar a los acreedores". Precisamente con este argumento bajo el brazo, Gay de Liébana insiste en la idea de que "España se escribe con E de endeudamiento" porque "nuestro déficit es terrorífico" y, como apunta el FMI, la covid-19 todavía disparará más el déficit y la deuda.

Niño-Becerra: "España será rescatada, pero no lo denominarán rescate. La situación está tan degradada que no habrá ninguna otra salida"

Si España ya era uno de los países con más déficit público de Europa, la crisis del coronavirus todavía lo ha incrementado más, pero hace falta recordar que el "maldito baile del déficit público" lleva bailando en España desde el 2008. Sólo en 12 años, el déficit se ensarta a 941.000 millones de euros, cifra que representa el 84% del PIB. La contracción de la economía será, pues, mucho más fuerte de lo que se preveía y teniendo en cuenta que haya que volver a parar máquinas. La incertidumbre continúa imperando en los organismos económicos, pero lo que está claro es que, como decía Lagarde, "veremos consecuencias diferentes según países que dependen de muchos factores" y, a escala europea, España e Italia son las grandes perjudicadas.

Por último, el exconseller y catedrático Andreu Mas-Colell ya dejó muy claro en un encuentro organizado por la Cecot que "si Europa te deja el dinero querrá supervisarlo. En vez de los hombres de negro vendrán las mujeres de azul". Una vez más, la macroeconomía que sirve para interpretar lo que ha pasado y quizás también para prever aquello que pasará.

Més informació
La letra pequeña del informe FMI
Al teléfono con Santiago Niño-Becerra
Hoy Destacamos
Lo más leido