Más allá de la política: adiós austeridad, hola expansión

Pere Aragonès anuncia una ampliación del presupuesto de la Generalitat de 1.230 millones de euros para afrontar los gastos extras derivados de la covid-19

Aragonès aposta per l'expansió econòmica i deixar l'austeritat a un costat | Europa Press Aragonès aposta per l'expansió econòmica i deixar l'austeritat a un costat | Europa Press

Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor, que decía la canción. La covid-19 todavía ha puesto más de manifiesto estas necesidades y es precisamente por eso que el Govern ha aprobado una ampliación del presupuesto de 1.230 millones de euros para afrontar los gastos extras derivados de la pandemia. "No es el momento de la austeridad, es el momento de la expansión". El vicepresident y conseller d'Economia, Pere Aragonès, tiene claras las prioridades de las administraciones para encarar la etapa de la reconstrucción, unas líneas que se centran, básicamente, en saludprotección social y recuperación económica. Y aquí es donde irá destinada esta primera ampliación del presupuesto de la Generalitat porque, "en momentos complicados, las administraciones tienen que poner toda la fortaleza para la ciudadanía".

Las políticas expansivas no sólo sirven "como un elemento de contención", sino que también marcarán la transformación de las bases económicas en un futuro cercano. Esta es la receta en una situación de urgencia y emergencia como la que estamos viviendo y, en este terreno, la clave la tienen las administraciones. Aragonès, que ha anunciado esta ampliación durante una conferencia híbrida entre el presencialismo y el streaming en el Círculo de Economía, ha apelado a materializar "la tradición keynesiana que ha marcado mucho nuestro funcionamiento". Gastar más cuando más se necesita.

Si durante la crisis de 2008 se apostó por "sostener el sistema financiero", "ahora es el momento de rescatar a trabajadores, familias y tejido productivo" porque, sólo así, se conseguirá encontrar nuevas oportunidades de este momento. "Tenemos que iniciar una etapa de más bienestar y equidad", ha insistido el vicepresident, que ha señalado la importancia de enfocar la etapa de la reconstrucción de Catalunya "con visión estratégica y fijando prioridades". En este sentido, la Generalitat sabe cómo jugar sus cartas -a pesar de las limitaciones presupuestarias-, cosa que se centra en cuatro cambios de actitud.

Cuatro almas para la recuperación

La primera carta de la baraja va sobre la confianza. "Hay que sustituir la cultura de la desconfianza entre la administración y la sociedad por la cultura de la concertación" y, de este modo, hacer ir de la mano a gobiernos y ciudadanía. Con una confianza sólida, será más fácil que Catalunya piense "en grande". Esta es la segunda carta del juego de la recuperación, motivo por el cual Aragonès hace un llamamiento a las empresas catalanas a crecer en dimensiones y "vencer elementos tradicionales que tenemos arraigados".

Aragonès: "No tenemos que crecer porque somos capaces de producir más, sino mejor"

Pero crecer para crecer no es la solución. Según el también conseller d'Economia, "no tenemos que crecer porque somos capaces de producir más, sino mejor" y esto quiere decir que es imprescindible "pasar de la economía del volumen a la economía del valor". Los deberes no acaban aquí. La cuarta carta a jugar, y como no podía ser de otra manera, es la de la equidad de género porque "somos mejores si tomamos las decisiones de forma compartida e incorporamos todas las visiones de la sociedad y rompemos los techos de cristal".

Por todo ello, es esencial "dirigir la gran capacidad inversora a impulsar sectores emergentes y estratégicos" y, por lo tanto, aprovechar las herramientas disponibles. Si el fondo de recuperación europeo de 750.000 millones de euros sale adelante, aparece una oportunidad única con "la mayor movilización de dinero en inversiones públicas de nuestra historia contemporánea" para enfocar el modelo productivo de Catalunya. Y, otra vez, esto va de aprovechar la situación impuesta por la covid-19 y sacar zumo de todas aquellas oportunidades que sean posibles.

La economía 4.0 de la vida

Con estos cuatro cambios de actitud bajo el brazo, Aragonès también apuesta por tres ejes imprescindibles que servirán de guía para la recuperación. Como ya viene siendo tendencia en todos los progresos económicos y sociales, la moda que ha venido para quedarse es poner a las personas en el centro. En este caso, en el centro de la economía y, por lo tanto, apostar por el sector privado, por la sanidad y por el sector agroalimentario.

Aragonès i Faus durant la conferència del Cercle d'Economia 'Bases per a la recuperació econòmica. De la covid-19 a la Catalunya del 2030'

Aragonès y Faus durante la conferencia del Círculo de Economía Bases para la recuperación económica. De la covid-19 a la Catalunya del 2030

A esto se tiene que sumar la "digitalización masiva para la reindustrialización" porque todo lo que se ha mencionado no será posible sino se hace una apuesta clara por la transformación digital, que va de "cambiar procesos e incorporar la tecnología como una parte fundamental de la organización productiva". Las empresas y administraciones que no tengan esto en cuenta "no sobrevivirán" y, justamente por este motivo, la industria 4.0 juega un papel fundamental. Un papel que tendrá que ir de la mano de la transición ecológica y la sostenibilidad.

Por todo ello, avisa Aragonès, "es importante lo que el Estado consiga en Europa", a parte de que "la flexibilización del déficit se traslade a los ayuntamientos y a las comunidades autónomas". En esta línea, el vicepresident considera que el objetivo de déficit 0 de la Generalitat, "no tiene ningún tipo de sentido" y más en momentos como este, motivo por el cual reclament a los de Pedro Sánchez que lo actualicen al 1%. "Las decisiones tienen que tener una cierta previsión y estabilidad, que permitan que se arriesgue más en el ámbito económico en inversiones".

Faus: "Nos falta más confianza en el sector privado, creemos que se habla poco y, como empresarios, necesitamos la previsión y confianza"

"Muchas de las prioridades que ha comentado son las nuestras", ha querido hacer saber el presidente del Círculo de Economía, Javier Faus, al vicepresident del Govern antes de dar paso al turno de preguntas, a pesar de que ha reiterado, como ha hecho en otras ocasiones, que todavía "nos falta más confianza en el sector privado" porque, ha lamentado, "creemos que se habla poco y, como empresarios, necesitamos la previsión y confianza".

Hacer política con la política

Pero si no se dejan de lado las cuestiones políticas que poco tienen que ver con estas necesidades, el camino será más peliagudo de recorrer. Hoy por hoy, las negociaciones para los presupuestos generales del Estado están paradas y continuamos bajo el paraguas de los prorrogados de 2018. "¿Cuál será el objetivo de déficit del año próximo? ¿Qué impacto tendrán los fondos de la Unión Europea?", se cuestiona Aragonès.

Si la recuperación pasa porque "los conflcites políticos se resuelvan políticamente", ¿qué pasa con las sedes sociales que se trasladaron después del 1 de octubre de 2017? Según el vicepresident del Govern, "la capacidad de atracción de la economía catalana hará inviable el regreso de las sedes empresariales" porque, además, "es mucho mejor tenerlas en los sitios de los centros de decisión".

Aragonès: "Catalunya se tiene que situar como la más dispuesta a aprovechar al máximo los fondos europeos y se tiene que abocar al papel de capitalidad europea"

De momento, anuncios como el de la inversión de 5.000 millones de euros para la movilidad del futuro de Seat de la semana pasada abren más luz en el túnel de la recuperación y el liderazgo económico y esta "es la mejor garantía para conseguir inversiones". Anuncios positivos del sector privado que tienen que ir de la mano del adiós a la austeridad más necesario que nunca para decir hola a una expansión vital para sobrevivir.

Porque, como dice Aragonès, "la salida sólo será salida con políticas expansivas" y "Catalunya se tiene que situar como la más dispuesta a aprovechar al máximo los fondos europeos y se tiene que abocar al papel de capitalidad europea, con nuevos valores, ejes estratégicos y con propuestas de valor añadido".

Més informació
Las infraestructuras de 'nunca jamás'
Lecciones del pasado para la recuperación futura
Hoy Destacamos
Lo más leido