Una de indios y médicos vapuleados

El Brèxit llevar se presenta como la principal amenaza para la economía mientras las elecciones andaluzas y municipales suben la temperatura en medio de huelgas al sector público

Coláis, Mascarell y los presupuestos en lo centro e la actualidad Coláis, Mascarell y los presupuestos en lo centro e la actualidad

El protagonismo económico de la semana ha recaído, en términos nacionales, en la tasa de inflación y los datos de comercio al por menor. El ámbito europeo nos ha traído dos noticias importantes para la economía catalana: la evaluación del Banco Central Europeo sobre los presupuestos presentados por los varios Estados miembros de la eurozona y el informe que ha publicado el Banco de Inglaterra (BoE) sobre los efectos desastrosos que tendría un hard Brexit sobre la economía británica. El ámbito político nos sigue proporcionando horas de gloria infinita con José Borrell, a la vez que socialistas y comunes, comandados por Ada Coláis, han empezado a repartir cera de la buena al bloque independentista por el tema del presupuesto. La polémica actuación de Mozos durante la huelga de médicos y bomberos así como los movimientos sepultados para las municipales completan la actualidad de la semana.

Més info: Una escupinada a la justicia

El comercio detallista catalán parece que se recupera después de unos meses difíciles o al menos esto es el que sugiere el dato del mes de octubre de este año, que ha aumentado un 7,7% en términos anuales y un 9,3% en términos mensuales, cosa que deja la tasa acumulada desde principio de año en un 2%, lejos del 2,7% de crecimiento del PIB. Sin duda una buena noticia pero que no tendría que ser una excusa para no afrontar los problemas de los comerciantes catalanes. Tanto a nivel nacional como municipal las políticas existentes no ayudan al correcto desarrollo de la actividad y por lo tanto es hora de ponerse a trabajar. La tasa de inflación avanzada por la INE, tal como los expliqué hace un par de semanas, vuelve hacia el 1,6% a finales de año y se ha situado este noviembre en el 1,7%. A pesar de que el IPC fluctúa en torno a la energía, el core IPC está bastante estable. Cosa que señala que la demanda interna está estancada y, por lo tanto, no parece que tengamos novedades económicas relevantes de aquí a final de año.

Més info: Waterloo agita el Proceso

De hecho, si hay algo que puede generar problemas es el Brexit. El acuerdo entre la UE y el Reino Unido, que se tiene que validar el próximo 11 de diciembre al Parlamento británico, abre la puerta a un hard Brexit si el acuerdo no es aprobado. A pesar de que esto es del todo improbable -más teniendo en cuenta que el 1922 Committee parece haber fracasado en su intento de hacer caer Theresa May-, el Banco de Inglaterra ha publicado un trabajo sobre los efectos económicos de un Brexit sin acuerdo. Según el BoE el efecto económico sería de un -9,3%. Una cifra enorme que incluso Paul Krugman, la máxima autoridad mundial sobre comercio, ha puesto en entredicho -y de hecho insinúa que difícilmente este efecto llegaría a la mitad-. Según él el modelo utilizado no es demasiado adecuado. Sin duda, Krugman es más creíble que nadie otro en términos de comercio y por lo tanto no hay que perder los papeles con la posibilidad de un Brexit sin acuerdo, pero tampoco menystenir los efectos que puede tener para la economía catalana -y para la industria turística balear-, puesto que los intercambios comerciales anglocatalans han crecido mucho los últimos años.

Por su parte, el BCE ha alertado que el nivel de gasto de los Estados de la eurozona es demasiado elevado y que junto con el Brexit y la incertidumbre política forman un cóctel bastante peligroso para la economía europea. Este parece ser el motivo para ser muy conservador en la retirada de estímulos programada por este 2019 y veremos qué pasa con las subidas de tipos de interés que hace sólo unas semanas se daban por hechos.

Indios americanos

La política ha tenido el ministro de exteriores como gran protagonista. Si la semana pasada los explicaba el número con Gabriel Rufián, esta semana hemos sabido que la CNMV lo ha multado con 30.000 euros por la utilización de información privilegiada en beneficio propio. Los países occidentales suelen castigar esto con prisión y multas muy elevadas, pero ya saben que hace muchos meses que los explico que España pertenece en el segundo mundo y en ningún caso en Occidente. Así que no es extraño que la reacción de Borrell haya sido una declaración espantosa sobre los indios americanos que, por higiene mental, no puedo reproducir aquí. La reacción de los activistas americanos no se ha hecho esperar y a las redes le han dicho, literalmente, de todo. El ministro no se ha disculpado y, para remachar el clave, ha puesto una excusa. El hecho que el gobierno de Pedro Sánchez haya cerrado filas en torno a Borrell en lugar de cesarlo no presagia nada de bono, más teniendo en cuenta que hay elecciones en Andalucía domingo -o quizás es por eso que no lo despiden? Será que creen que los andaluces son idiotas y castigan más una dimisión que la gravedad de los actos de Borrell?-.

Cargas contra los médicos

La batalla por el presupuesto de Sánchez ha cogido una dimensión importante. Los sindicatos del PSOE han convocado vagos, con la inestimable ayuda de la CUP y afines, que se ha saldado con otra lamentable actuación de Mossos d'Esquadra, más propia de Rusia, Turquía o España que de un país occidental: médicos agredidos, un bombero detenido para poner dos ejemplos. Esto ha abierto el paso a Ada Coláis para acusar "los convergentes" de no querer revertir "los recortes de Artur Mas" aprobando el presupuesto de Sánchez. La estrategia de Coláis es anihilar la candidatura de Ernest Maragall -y lo hace muy bien, ciertamente- pero el más extraño es que el desgaste se lo lleve la formación juntera que, curiosamente, sólo gestiona el 15% del presupuesto catalán y, por lo tanto, no tiene ningún margen en las consejerías de sanidad o educación. El que más me extraña todo ello es la dificultad para justificar el no en el presupuesto de Sánchez, puesto que en mi opinión existen motivos económicos y políticos para votar en contra. En el ámbito económico sólo hay que recordar que los gobiernos españoles nunca ejecutan el gasto presupuestado y siempre se quedan muy por debajo. Por qué habrían los catalanes de creer que este golpe será diferente? No, este golpe será como siempre. En el ámbito político aprobar el presupuesto español diría que es una inmoralidad. Aquellos que agredieron los catalanes el pasado primero de octubre todavía no han tenido ni la decencia de disculparse, así que hacer tratos con gente indecente te convierte en alguien igual de indecente.

Mascarell contra Puigdemont

Las elecciones municipales han vivido un episodio que ha sorprendido todo el mundo. Ferran Mascarell ha anunciado que los próximos días presentará su candidatura por Barcelona y que es posible que se presente por su cuenta. Además, Mascarell viene con apoyo de la plataforma Juntos por la República, donde hay miembros de JxC, así que no sé como interpretar que miembros de JxC defiendan abiertamente presentarse contra JxC. El presidente Carles Puigdemont tiene cada día más problemas, pero ve por donde que no se canse, porque si toma decisiones y tiene que poner orden me temo que será doloroso para mucha gente. Los tres candidatos potenciales de Puigdemont -y Mascarell no es uno de ellos- esperan con paciencia su momento.

Més informació
El Rubik 'indepe' se estanca con la economía
Hoy Destacamos
Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leido