El verano a la inversa: el turismo elige el interior y huye de Barcelona

Las pernoctaciones de visitantes se reducen un 54,4% en Catalunya en julio y agosto, con un fuerte descenso de la capital y menos afectación en los Pirineos

Turistes a la piscina d'un hotel de Salou | ACN Turistes a la piscina d'un hotel de Salou | ACN

El verano de la covid-19 ha dejado un panorama inverso al habitual en cuanto al turismo en Catalunya. El mundo al revés muestra como Barcelona ha perdido buena parte de las pernoctaciones que tuvo el año pasado en julio y agosto, mientras que el interior se ha resentido menos de la caída de visitantes. En general, el número de plazas operativas en todo el territorio ha sido del 84,9% del total, mientras que la ocupación se ha situado en sólo un 37,9% de éstas y un 32,3% del total. Las pernoctaciones han sido un 54,4% inferiores a las del año pasado los dos meses de verano.

Así se desprende de un estudio elaborado por la Dirección General de Turismo a través de datos del Eurecat. La tendencia durante estos dos meses ha sido la reducción de la estancia mediana en un 13% en julio y un 7,8% en agosto. Barcelona ha sido la gran damnificada por la pandemia en cuanto al turismo: en julio la ocupación fue del 15,1%, mientras que en agosto subió levemente hasta el 19,2%. De hecho, el número de plazas operativas ha sido el más bajo en términos relativos, con poco más de un 70% de media.

Las pernoctaciones también han notado una caída acusada. En julio, la ciudad de Barcelona experimentó un 82,8% menos pernoctaciones que durante el mismo mes de 2019, mientras que en agosto la disminución fue del 78,9%. En el otro lado de la balanza se han situado los Pirineos, la zona que menos bajada de las pernoctaciones ha registrado en comparación al año pasado: un 25,2% de media entre julio y agosto. En este caso, el número de plazas operativas ha sido de un 93% en julio y de un 96% en agosto.

Més info: Las Balears, Catalunya y el País Valencià, líderes en turismo en julio

A pesar de que la mayoría de turistas -tanto domésticos como internacionales- han elegido destinos de interior, hay una excepción: la Costa Brava. Las cifras de esta zona se encuentran en un 41,6% menos pernoctaciones en julio y un 42% en agosto, en relación a los datos de 2019. Las plazas operativas eran muy elevadas, de un 93,3% en conjunto. La ocupación, por su parte, ha sido del 37,1% de media entre julio y agosto.

En cuanto al tipo de visitante, este verano Catalunya ha contado, mayoritariamente, con turistas locales. El mercado catalán ha representado el 56,2% de las pernoctaciones de julio, cifra que el año anterior era sólo del 23,7%. En agosto, la tendencia todavía ha ido más al alza, con el mercado local representando el 61,5% del total de pernoctaciones, más del doble del 27% del mismo mes de 2019.

Més informació
Barcelona sube 75 céntimos la tasa turística
Operación retorno inédita en el Prat: un tercio del tráfico habitual
Hoy Destacamos
Lo más leido