Shopery, la startup que te ayuda a crear tu propio Amazon

La empresa emergente fundada por los impulsores de Wallapop crea un 'software' para facilitar la creación de comercios electrónicos y 'marketplaces' a las pequeñas compañías

La plantilla de Shopery, la startup que ayuda a las pymes a crear su 'marketplace' | Cedida
La plantilla de Shopery, la startup que ayuda a las pymes a crear su 'marketplace' | Cedida

Qué tienen en común Wallapop, Deliberry, Glovo y también Shopery? Que son hijos del mismo padre. Estas cuatro startups, y algunas más, son empresas nacidas bajo el paraguas de Antai Venture Builder, la incubadora de startups liderada por Gerard Olivé y Miguel Vicente. Dos emprendedores en serie que, junto con Franc Vidal y Julián Gómez, han fundado Shopery, una empresa de software para facilitar la creación de marketplaces a pequeñas empresas, para que toda compañía pueda tener su propio Amazon.

Hoy en día, el comercio que no tiene un ecommerce parece que vive en otra era. Y razón no le falta porque el online se ha convertido en una vía esencial para captar clientes. Pero ey!, crear un comercio electrónico no es tan fácil como decirlo. Hace algo más de tres años, Franc Vidal y Gerard Olivé vieron como las herramientas que había en aquel momento para crear un ecommerce eran muy sofisticadas y complejas, cosa que las hacía poco accesibles a las pequeñas empresas. Así que decidieron crear una herramienta que se ajustara a la realidad que viven las pymes: "Nuestro cliente son compañías que cumplen tres circunstancias: no tienen mucho recursos económicos ni tiempo ni conocimientos técnicos", señala Vidal.

Más info: Miguel Vicente: "El Mobile és el millor que li ha passat a Barcelona des de les Olimpíades"

Ahora bien, tener un comercio electrónico no te asegura que vendas más, ni mucho menos. Cuántas tiendas hoy en día no tienen un ecommerce? "Con el tiempo vimos que nos faltaba un paso más, que los vendedores vendieran de verdad", añade. Así que la startup fue evolucionando poco a poco hacia una solución para la creación de marketplaces, puesto que "hoy en día más del 60% de todas las ventas que se hacen a nivel mundial se hacen a través de este canal".

Pero esto no es todo, y es que el software de Shopery permite también integrarse con otros mercados web, como Amazon. De este modo, la startup ha pivotado hacia una solución que permite la creación de ecommerce, la creación de marketplaces y la integración también en marketplaces de terceros. "Y al final lo que conseguimos es que los pequeños comercios se animen a vender online, porque quien se ocupa de traer el tráfico son los propietarios de los mercados web".

El nicho de los mercados web

La startup, que hasta ahora sólo ha operado en el mercado español, se encuentra actualmente en su proceso de internacionalización. De hecho, ya está trabajando en seis proyectos en América Latina que espera que salgan al mercado durante este año. En la parte de ecommerce, Shopery ya cuenta con más de 250 clientes como la startup Marmota o Valy Cosmetics. Así mismo, también tiene ocho marketplaces funcionando en el Estado español con su plataforma, como Las Dalias y El Paracaidista.

Shopery nace bajo el paraguas de Antai, la incubadora de startups liderada por Miguel Vicente y Gerard Olivé

Ahora bien, uno puede pensar que, con toda la digitalización actual, de empresas que ofrecen softwares para la creación de ecommerce hay mil y una. Vidal reconoce que en el caso del comercio electrónico hay muchos actores, pero principalmente enfocados a las grandes marcas. Pero dónde realmente han encontrado un nicho de mercado ha sido en los mercados web: "Quizás no hay más de una quincena de players a escala global y, si concretamos más en un Software as a Service (Saas) que dé una solución completa e integrada como la nuestra, todavía hay menos competidores", explica Vidal, quien añade que aparte de los proyectos en América Latina, también están recibiendo peticiones de todo el mundo, como Australia, Nueva Zelanda, Suiza, Francia, Italia o el Reino Unido.

Imatge del 'software' de Shopery

Imagen del 'software' de Shopery | Cedida

La empresa, que facturó 150.000 euros el año pasado y espera multiplicar por cinco o por seis los ingresos este año, comercializa su solución a través de una cuota mensual por el uso del software en la nube. También cobra un coste inicial de establecimiento, como por ejemplo alguna especificidad concreta de diseño o de configuración, y en el caso de empresas muy grandes y con un alto volumen de transacciones, Shopery se lleva una pequeña cuota de cada venta.

De Barcelona al mundo

Los fundadores de la startup afirman que ya se encuentran en el punto de break-even, pero hasta ahora, la empresa ha ido tirando con dos rondas de inversión -la primera de 600.000 euros el 2016 y la segunda de 1,2 millones de euros el pasado octubre-, en las cuales han participado K-Fund y Antai, así como algunos family officers como el Grup Sorigué. Y es que tener unos partners como Antai es un valor añadido que a muchos emprendedores los gustaría.

La startup, que ha cerrado la última ronda de inversión de 1,2 millones de euros el pasado octubre, ya prepara su internacionalización

De hecho fueron Gerard Olivé, cofundador de Antai Venture Builders, y Franc Vidal quienes tuvieron la idea inicial de Shopery. Los dos ya habían emprendido otro proyecto de telecomunicaciones juntos antes de la crisis pero no acabó de funcionar. Después de unos años separados, los dos emprendedores se volvieron a encontrar para fundar Shopery con el apoyo también de Miguel Vicente. "Desde Antai habíamos arrancado varios marketplaces pero en todos los casos habíamos tenido que desarrollar la plataforma desde cero, cosa que suponía un derroche de tiempo y dinero. En aquel momento nos habría gustado que existiera un SaaS como Shopery", recuerda Olivé. A finales del 2015, cuando la startup nació ya formalmente, entró Julián Gómez, quién había trabajado durante 14 años en Softonic.

De una necesidad de emprendedores en serie surge una nueva startup. Una empresa emergente que, después de tres años y con sólo 10 trabajadores en plantilla, ya prepara su proceso de internacionalización. Del Pier 01 de Barcelona Tech City a todo el mundo.

Más Información
La botiga de barri és l’ecommerce' del futur
Furgo App, el 'marketplace' de les mudances
“Si monetitzes aviat un 'marketplace', la cagues”
Un 'marketplace' català per a botigues 'pop-up'
Hoy Destacamos
Comentarios