Como seducir tu inversor? | iStock
Como seducir tu inversor? | iStock

10 cosas que no tienes que decir nunca a tu inversor

Pedir un acuerdo de confidencialidad, tener un equipo de un único inversor o presentarse como una empresa sin competidores son algunos de los errores principales

De verdad sabes qué piensa tu inversor? Escuchan, analizan, reflexionan... y lo hacen todo sin ser transparentes al 100%. Especialmente cuando se trata de primeras reuniones, donde escuchan más que no dicen. Y es que al inversor se lo convence por la idea, el equipo y la ejecución, pero también por el discurso. Repasamos, con invitados destacados al Bizbarcelona, las 10 cosas que no tienes que decir nunca si no quieres causar urticària a tu business angel.

Antes de empezar, puedes firmarme este NDA?

Un NDA es un acuerdo de confidencialidad que se puede firmar a la primera reunión. Ahora bien, genera desconfianza. "No firmamos nunca nada", afirma el inversor de Encomenda Oriol Juncosa, "del mismo modo que nosotros confiamos en ellos, esperamos que ellos lo hagan con nosotros".

Juncosa: "Hay que saber que el inversor pondrá dinero y ayudará o, como mínimo, que no molestará"

Una idea que comparte Pol Ferrer, de Ábaco Capital, quien asegura que una idea "no es tan protegible porque muchas empresas pueden estar trabajando". "Invertimos más en equipos que en ideas precisamente porque es difícil ser únicos", añade.

Yo pongo la idea y tú, inversor, el dinero

En Pere Mayol es partner de Summit Venturing, un grupo de business angels que invierte en innovación. Esto hace que no sólo busquen ideas, sino "una conjunción de cosas": "El más impotant no es la idea ni el dinero, lo es que el emprendedor se dé cuenta que el valor está en una idea con un plan, con dinero, con un buen equipo y con bonos indicadores".

Una reflexión que Juncosa, quien ha invertido junto con Carlos Blanco a través de Encomenda en 50 startups en los últimos 5 años, comparte con una coletilla: "Hay que saber que el inversor pondrá dinero y ayudará o, como mínimo, que no molestará. Se tiene que hablar con otras empresas donde ha invertido y cómo se ha comportando cuando las cosas han ido bien y mal".

Oriol Juncosa, Pere Mayol i Pol Ferrer al Bizbarcelona | AC

Oriol Juncosa, Pere Mayol y Pol Ferrer al Bizbarcelona | AC

Detrás el proyecto estoy solo, no necesito nadie más

A pesar de que Mayol reconoce no haber escuchado directamente esta respuesta, le genera cierta recança. "Hay referencia de éxito mundial con un solo fundador, pero son casos excepcionales", comenta, "la experiencia me ha demostrado que hacen falta equipos diversos para hacerme ganar dinero".

Y es que el equilibrio a través de profesionales diversos es básica. Juncosa también lo sabe y lo ratifica con algunas cifras: "En venture, el 75% de las empresas tienen dos o más fundadores, y el 95% de los que tienen éxito, son un equipo". Niega, pero, que esto signifique que haya equidad entre los socios, avala perfectamente compañías donde algunos tienen más pes que otras porque al final, el que importa, es que todos estén comprometidos.

Entre cofundadores, trabajadores, amigos, mentores... somos 25 socios

Pánico. Los tres inversores saben que recibir un proyecto con aquetes características no es bueno. Por un lado, porque en el mundo startup hay que moverse rápidamente, como dice Juncosa, "y esto sólo hace que cada decisión sea lenta de tomar".

Mayol: "Si no están dispuestos a arriesgar y sacrificar debe de ser porque el proyecto no es tan bueno"

Por otro lado, Mayol recuerda que si una idea quiere crecer, tendrá que integrar nuevos socios poco a poco y empezar con este grueso significa no saber hasta donde puede llegar a crecer la cifra.

Hasta que no facture, no dejaré mi trabajo. Combinaré las dos cosas

Para Mayol esto no denota más que desconfianza en el proyecto. "Si no están dispuestos a arriesgar y sacrificar debe de ser porque el proyecto no es tan bueno. No pueden pedir al inversor que asuma un riesgo si ellos no lo hacen", responde de manera tajante.

Somos una startup tecnológica con el desarrollo subcontratado y queremos integrar inteligencia artificial (IA), deep learning y blockchain.

Una afirmación que lo tiene todo. Primero, el inversor de Encomenda lamenta que no se apueste por talento adentro del equipo. Su experiencia lo ha traído a ver que empezar externalizando supone perder dinero porque, si la idea sale adelante, en pocos meses habrá que ejecutar el proyecto con personal contratado para hacerlo a medida y que avance al ritmo deseando.

En segundo lugar, esperar que la idea incluya todas las tecnologías punteras del momento es un error. "Esto genera Frankensteins que acaban al cementerio", critica, "hay que tener simplicidad y tener las ideas claras, y saber que si no hace falta IA, no se tiene que poner".

Gartner dice que nuestro mercado será de 50.000 millones de euros el 2020

Los tres están de acuerdo con qué si lo dice Gartner, no quiere decir nada. Por eso, la pregunta que Juncosa formula cuando escucha comentarios de este sentido es: "Si eres un B2B, cuánto tardarás a tener los primeros 100 clientes? Y si eres un B2C, para cuando los 100.000 usuarios? No quiero saber nada más".

Somos los primeros y no tenemos competencia

Ser los primeros no es sinónimo de éxito. Para Juncosa ser un fasto second mover puede ser todavía mejor porque "no se tiene el agotamiento de ser el primero, de investigar y testejar el mercado". Esto, recomienda que, si no se es lo más rápido, se sea como máximo el tercero aterrizar.

Ferrer afirma que, si la empresa es atractiva y tiene potencial, "el lead investor caerá por su propio peso"

Una idea que complementa Ferrer asegurando que ser first mover sólo tiene ventajas cuando los costes de cambio son muy elevados. "Si tienes clientes y cambiar los supone demasiado dinero, lo tienes bien", concreta. Y responde a la segunda parte de la afirmación de los emprendedores, la de no tener competencia, con un tajante: "Es un poco arrogante". "Tener una idea única es casi imposible y siempre es bueno poderte comparar, es mucho más constructivo y realista", concluye.

Esperamos lograr los 100 millones de euros de ingresos en cinco años

Si en Juncosa se le presenta un emprendedor con aqueta previsión, lo recibe de buen grado porque "nunca tiene que faltar la ambición". Además, "ser conservador es malo", añade a continuación Mayol de Summit Venture, quien recuerda que si una persona no es capaz de vender su proyecto como innovador y con un crecimiento exponencial, es porque no tiene bastante recorrido.

Tenemos inversores interesados que no comprometerán hasta que tengamos un lead investor

"Cuando hacen estos afirmaciones me están diciendo que no han conseguido encontrar gente, el que no es ninguna buena señal", dice Ferrer de Ábaco Capital. Él tiene claro que si la empresa es atractiva y tiene potencial, "el lead investor caerá por su propio peso" y critica que cada vez se esté yendo hacia esta tendencia de mirar la lista de inversores antes de tomar la decisión. "Nosotros intentamos que la idea nos convenza antes de revisar nombres porque tener una persona inteligente detrás no significa nada, siempre puede haber alguna equivocación", concluye.

Más Información
60 segundos con Fabián Mohedano
Cuánto vale mi empresa?
Hoy Destacamos
Comentarios