Cellnex y la Mesa del Tercer Sector amplían convenio por la vivienda social

Las entidades sociales detectan algunas incidencias vinculadas a las condiciones de habitabilidad y y a las condiciones de confort de las personas que viven

Ampliarán hasta 50 el número de viviendas sociales equipadas con varios sensores | iStock Ampliarán hasta 50 el número de viviendas sociales equipadas con varios sensores | iStock

Cellnex Telecom y las cuatro entidades sociales integradas en la Mesa del Tercer Sector que han estado trabajando durante 2018 en el proyecto piloto de sensorización de viviendas sociales han acordado ampliar el alcance del proyecto para seguir avanzando en la aplicación de la conectividad y las tecnologías vinculadas a la Internet de las Cosas (YATE) en este tipo de hogares, especialmente dirigidas a colectivos con riesgo de exclusión social, según han informado en un comunicado.

Més info: Cellnex, una historia de inversiones, ingresos y... números rojos

Fruto del acuerdo, Cellnex y las cuatro entidades sociales que impulsaron la iniciativa en diciembre de 2017, a través del proyecte m4Social, ampliarán hasta 50 el número de viviendas sociales equipadas con varios sensores que permiten recoger y monitoritzar datos vinculados a la eficiencia energética, la temperatura, la humedad y el nivel de CO2 entre otros indicadores, facilitando la tutorización de estos hogares "conectados" por parte de las entidades sociales. El proyecto también incluye la plataforma IoT necesaria para la monitoritzación de los datos a distancia y el almacenamiento, así como el cuadro de mando a partir del cual se puede tratar la información, generar indicadores y extraer conclusiones.

Mediante los sensores -y esta plataforma IoT-, las entidades pueden anticipar cualquier situación anómala o bien de riesgo, optimizar el uso de los recursos y tomar decisiones de posibles actuaciones en función de los parámetros obtenidos. En este sentido, las entidades sociales que han participado en el piloto, ya han podido detectar a través del sistema, analizar y resolver proactivamente algunas incidencias vinculadas a las condiciones de habitabilidad de estas viviendas y al confort de las personas que viven así como también tomar medidas de mejora continúa para evitar situaciones similares en el futuro.

Precisamente a través de la primera fase del proyecto, el grupo de trabajo ha podido validar cómo través de la aplicación de IoT se puede mejorar el confort ambiental de las viviendas y minimizar el gasto energético. Y también cómo puede ayudar a las entidades sociales a optimizar el mantenimiento del parque de viviendas, con el establecimiento de criterios operativos individualizados que permitan el arreglo y la comprobación de la eficacia de las medidas adoptadas. Y sobre todo, minimizar riesgo de accidentes domésticos o situaciones anómalas a través de los avisos o alarmas que se generan a la plataforma a través de cualquier de los sensores implementados.

Hoy Destacamos
Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leido