La Cristalmina es catalana y quiere dar la vuelta al mundo

El antiséptico, con protagonismo durante la crisis de la Covid, supone el 20% de la facturación de la farmacéutica Laboratorios Salvat

Diferents productes de cristalmina | Cedida Diferents productes de cristalmina | Cedida

Explican desde Laboratorios Salvat que la Cristalmina fue uno de los primeros productos lanzados por la empresa y que pronto se convirtió en "la solución para desinfectar pequeñas heridas y quemaduras, tanto en el ámbito familiar como en el profesional". Recomendado por los especialistas de la salud, puesto que la clorhexidina es el antiséptico de referencia tanto en Atención Primaria cómo en el ámbito hospitalario (de hecho, una de las presentaciones de la gama ha sido ampliamente utilizada con finalidades antisépticos durante la pandemia del coronavirus), el producto ya tiene treinta y cinco años y con una salud de hierro ahora da el salto al mercado internacional.

A finales de este año se presentará la documentación de producto a la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios para iniciar los trámites de la autorización en el resto de paises europeos, que podrían tardar un año. Así en 2022 la compañía prevé que la Cristalmina de el salto internacional y se venda en países como Alemania, Francia, Bélgica o Italia, entre otros. En una segunda fase, la intención es entrar en el mercado asiático -donde Salvat ya tiene presencia en China, Corea del Sur, Indonesia, Malasia, Singapur, Filipinas y Vietnam-, Oriente Medio y en el mercado norteamericano. Para Alberto Bueno, director general de Salvat, "Cristalmina es un ejemplo de como la apuesta por la innovación y el uso de las últimas tecnologías en la producción de fármacos consigue que un producto fabricado en España pueda tener proyección internacional".

Planta en Madrid y cambio a botes de vidrio

La apuesta del grupo farmacéutico Salvat para reforzar su posición en el plano internacional se centra ahora en este antiséptico a base de clorhexidina, indicado para evitar infecciones en heridas, quemaduras y en cordón umbilical, que ya supone un 20% de la facturación total de la compañía en España. En los últimos 7 años, la marca insignia de Salvat ha triplicado sus ventas, pasando de facturar 3 millones a 9 millones de euros, y convirtiéndose en líder del mercado de antisépticos en España, vendiendo casi 3 millones de unidades al año

Para su lanzamiento internacional el laboratorio farmacéutico puso en marcha hace medio año una nueva línea robótica automatizada en su planta de producción Pharmaloop en Alcalá de Henares, que permitirá multiplicar la producción de unidades de Cristalmina. Si hasta ahora se producían 2,5 millones de unidades al año, la nueva línea tiene una capacidad para producir 15 millones de unidades, la mayoría de la cuales se destinarán a la exportación.

Según Bueno, "la internacionalización de Cristalmina es una apuesta estratégica de la compañía y ha sido posible gracias a la planta de Pharmaloop, y a nuestra nueva línea robótica que nos ha permitido afrontar capacidades de fabricación para proveer a los mercados internacionales".

La nueva línea supondrá también un importante cambio en la presentación del producto, puesto que está previsto sustituir los frascos de plástico por botes de vidrio reciclable, reforzando así el compromiso del grupo con el medio ambiente.

 

Més informació
Berdac, la Nespresso de los medicamentos
El medicamento más caro del mundo
Hoy Destacamos
Lo más leido